Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 783 de 2006 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 12/10/2006  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    
OFICINA JURIDICA NACIONAL

OFICINA JURIDICA NACIONAL

MEMORANDO 0783

Fecha: Bogotá, D. C., 12 de octubre de 2006.

Para: Doctor Fernando Villarreal González. Abogado Instructor. Oficina Nacional de Control Interno Disciplinario.

Referencia: Su oficio ONCDI -2288 de 2006. Investigación Disciplinaria No 1164-06.

Respetado Doctor Villarreal:

Por medio del presente, doy respuesta a la inquietud planteada por Usted, mediante el oficio de la referencia, en el siguiente sentido:

FUENTE FORMAL

Decreto 1210 de 1993.

Acuerdo 11 de 2005 del C.S.U.

Acuerdo 67 de 1996 del C.S.U.

DESCRIPTORES

Personal Administrativo.

Capacitación para personal administrativo.

Contratistas de prestación de servicios.

PROBLEMA JURÍDICO

A la luz de lo dispuesto en el Acuerdo 067 de 1996 del C.S.U ¿La Universidad o cualquiera de sus dependencias puede a su costa, brindar y dar capacitación a particulares vinculados bajo la modalidad de órdenes de prestación de servicios?

TÉSIS JURÍDICA

1. El Decreto 1210 de 1993, por el cual se reestructura el régimen orgánico de la Universidad Nacional, define en su artículo 25, quienes conforman el personal administrativo vinculado a la Universidad así: "de libre nombramiento y remoción, de carrera administrativa o trabajadores oficiales.

Son empleados de libre nombramiento y remoción quienes desempeñen cargos de dirección, confianza, supervisión, vigilancia y manejo. Son trabajadores oficiales quienes desempeñen labores de construcción de obras y de jardinería"

Así mismo, el parágrafo primero del artículo 26 del citado decreto establece lo siguiente con respecto a los contratistas de prestación de servicios:

"Parágrafo I: Las personas que presten sus servicios en forma ocasional o por el tiempo de ejecución de una obra o contrato no forman parte del personal administrativo y su vinculación será por contrato de ejecución de obra o de prestación de servicios."

Cabe destacar, que las estipulaciones señaladas, se reiteran en el actual Estatuto General de la Universidad Nacional, Acuerdo 11 de 2005 del C.S.U, específicamente en su artículo 101.

2. Teniendo en cuenta lo señalado anteriormente, en el Estatuto de Personal Administrativo, Acuerdo 067 de 1996 del C.S.U, se dispuso a quienes se aplicaría el mismo, en la siguiente forma:

"Artículo 3. Campo de aplicación. El presente Estatuto se aplicará en su totalidad a los servidores públicos de carrera administrativa, a los empleados de libre nombramiento y remoción y, en lo pertinente, de conformidad con lo dispuesto en las normas generales y convencionales vigentes y en el presente Acuerdo, a los trabajadores oficiales.

Parágrafo. Quienes presten sus servicios en forma ocasional o por el tiempo de ejecución de una obra o contrato, no forman parte del Personal Administrativo y su vinculación será por contrato de ejecución de obra o de prestación de servicios y a ellos se aplicará, en lo pertinente, el presente Estatuto." (Subrayado y negrilla fuera de texto)

Este artículo, debe ser analizado igualmente en consonancia con lo dispuesto en el artículo 10 del citado Acuerdo 067, el cual reitera que el personal administrativo de la Universidad Nacional esta conformado por el personal de de (sic) carrera administrativa, de libre nombramiento y remoción y por los Trabajadores Oficiales.

3. En ese orden de ideas, los derechos a los que se hace mención en el artículo 7º del Acuerdo 067 de 1996 del C.S.U2, son exigibles sólo por los miembros del personal administrativo de la Universidad, es decir, por los miembros de la carrera administrativa, el personal de libre nombramiento y remoción y por los trabajadores oficiales.

Dentro de los derechos enunciados en la norma en comento, debe destacarse lo correspondiente a la participación en programas de capacitación, el cual se definió en el artículo 25 del Acuerdo 67 de 1996 del C.S.U, como "una obligación de la administración, uno de los objetivos de la Carrera Administrativa, un derecho de los empleados y constituye una obligación de éstos cuando sea patrocinada y permitida por la Universidad, de conformidad con lo dispuesto en el siguiente artículo"

Así las cosas, es claro que la Universidad tiene la obligación de capacitar a sus empleados, teniendo en cuenta claro está, la disponibilidad presupuestal y la pertinencia de la misma, en el marco de las políticas de bienestar universitario. En esa medida, los recursos con que cuente la Universidad para adelantar dichas capacitaciones, deben destinarse a sus empleados, quienes son los directos beneficiarios de la misma y quienes tienen la obligación de retribuir a la Universidad dicho beneficio, con su participación.

4. No sobra recordar, que los particulares que celebran contratos con el Estado, en este caso con la Universidad Nacional, incluyendo la modalidad de órdenes de prestación de servicios, no pierden dicha calidad en virtud del vínculo contractual, lo cual no obsta para que sean considerados como colaboradores en el desarrollo de los fines estatales y para que en ocasiones particulares, como es el caso de los interventores, desarrollen funciones públicas.

Sobre este punto en particular la Corte Constitucional ha señalado lo siguiente:

"Los contratistas, como sujetos particulares, no pierden su calidad de tales porque su vinculación jurídica a la entidad estatal no les confiere una investidura publica, pues si bien por el contrato reciben el encargo de realizar una actividad o prestación de interés o utilidad pública, con autonomía y cierta libertad operativa frente al organismo contratante, ello no conlleva de suyo el ejercicio de una función pública.

Lo anterior es evidente, si se observa que el propósito de la entidad estatal no es el de transferir funciones públicas a los contratistas, las cuales conserva, sino la de conseguir la ejecución práctica del objeto contractual, en aras de realizar materialmente los cometidos públicos a ella asignados. Por lo tanto, por ejemplo, en el contrato de obra pública el contratista no es receptor de una función pública, su labor que es estrictamente material y no jurídica, se reduce a construir o reparar la obra pública que requiere el ente estatal para el alcanzar los fines que le son propios. Lo mismo puede predicarse, por regla general, cuando se trata de la realización de otros objetos contractuales (suministro de bienes y servicios, compraventa de bienes muebles, etc.).

En las circunstancias descritas, el contratista se constituye en un colaborador o instrumento de la entidad estatal para la realización de actividades o prestaciones que interesan a los fines públicos, pero no en un delegatario o depositario de sus funciones." Subrayado fuera de texto. Sentencia C- 543/98 M.P. Antonio Barrera Carbonell y Carlos Gaviria Díaz. (NOTA: Debe entenderse que se hace referencia a la sentencia C-563/98).

CONCLUSIONES

De conformidad con lo anotado anteriormente, ni la Universidad, ni cualquiera de sus dependencias, puede brindar a su costa capacitación a los particulares vinculados bajo la modalidad de ordenes de prestación de servicios, en primer lugar, porque tal derecho de acuerdo con lo estipulado en el Acuerdo 067 de 1996 se concede únicamente al personal administrativo de la Universidad, del cual no hacen parte los contratistas de prestación de servicios y en segundo lugar, porque aún cuando los contratistas son considerados colaboradores de la Administración Pública en el desarrollo de sus funciones, no pierden su calidad de particulares y en tal medida, la Universidad no podría destinar recursos públicos a su capacitación, cuando los mismos están destinados única y exclusivamente a los servidores públicos señalados en la norma.

En los anteriores términos se absuelve la consulta planteada y se expide en duplicado, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 96 de la Ley 734 de 2002 y el artículo 46 del Acuerdo 18 de 1998 del C.S.U.

Cordialmente,

MARÍA MERCEDES MEDINA OROZCO

Jefe

NOTAS DE PIE DE PÁGINA:

1 Artículo 10. Personal Administrativo. El personal administrativo vinculado a la Universidad Nacional de Colombia será: de libre nombramiento y remoción, de carrera administrativa o trabajadores oficiales.

Parágrafo. Las personas que presten sus servicios en forma ocasional o por el tiempo de ejecución de una obra o contrato no forman parte del personal administrativo y su vinculación será por contrato de ejecución de obra o de prestación de servicios.

2 Artículo 7. Derechos. Los miembros del Personal Administrativo de la Universidad Nacional de Colombia, tendrán derecho, además de los Que se deriven de la Constitución Política, de la Ley, del Régimen Orgánico, de este Estatuto y de las normas internas, a:

(...)

4. Participar en eventos y en programas de capacitación, de acuerdo con la reglamentación y política de la Universidad.