Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 33 de 2009 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 24/06/2009  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

OFICINA JURÍDICA NACIONAL

Concepto 033

MEMORANDO 589

Fecha: Bogotá, D. C., 24 de junio de 2009

Para: Doctor Nelson A. Lugo Torres, Presidente Comité de Matrículas de la sede Bogotá.

Asunto: Procedimiento para la expedición extemporánea de recibos de matrícula a la luz del nuevo estatuto estudiantil de la Universidad.

Respetado doctor:

Teniendo en cuenta el oficio de su despacho remitido vía correo electrónico por la abogada asesora Leivy Johanna Muñoz Yate, el 4 de marzo de 2009, mediante el cual teniendo en cuenta los conceptos de esta oficina de fecha 10 de agosto de 2005, 7 de diciembre de 2005 y 29 de noviembre de 2006, solicita se aclare el procedimiento para la expedición extemporánea de recibos de matrícula conforme a la normatividad vigente, al respecto se observa:

FUENTE FORMAL:

1. Acuerdo 101 de 1977

2. Acuerdo 100 de 1993

3. Resolución 2146 de 1993

4. Resolución 240 de 1998

5. Resolución 1231 de 2003

6. Resolución 051 de 2003

7. Acuerdo 33 de 2007

7. (sic) Acuerdo 008 de 2008

PROBLEMA JURÍDICO:

¿Cuál es el procedimiento que debe seguir el Comité de Matriculas de Sede para la autorización de los recibos extemporáneos de matricula de conformidad con la reglamentación vigente?

TÉSIS JURÍDICA:

De conformidad con lo dispuesto por el Acuerdo 008 de 2008 del Consejo Superior Universitario, la facultad de autorizar los recibos extemporáneos de matricula otorgada al Comité de Matriculas de Sede por la Resolución 051 de 2003 del Consejo Superior Universitario, está vigente, en virtud de que dicho Acuerdo no entró a regular los casos excepcionales de estudiantes que por razones justificadas no hayan procedido a realizar el pago de los costos de la matrícula en los plazos establecidos por la Universidad.

Por lo que en virtud de lo anterior, para proceder a otorgar la autorización de expedición de recibos de pago, el Comité de matricula de Sede debe contar con el concepto previo del Consejo de Facultad de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 101 de 1977.

FUENTES FORMALES:

- RESPECTO A LA MATRÍCULA INICIAL, LA RENOVACION DE MATRÍCULAS Y LA RESERVA DE CUPO

Acuerdo 101 de 1977

ARTÍCULO 3. Se pierde la calidad de estudiante:

"2.Cuando no se haya hecho uso, sin causa justificada a juicio del Consejo Directivo de la Facultad, del derecho de matrícula o de renovación de esta, en los plazos señalados por la Universidad, o después de vencidos los términos de reserva de que tratan los artículos 9o. y 10º". (subrayado nuestro).

(...)

ARTÍCULO 24. La matrícula es el acto por el cual el aspirante admitido adquiere la calidad de estudiante; al estampar su firma en el respectivo documento, se compromete a cumplir los estatutos, reglamentos y demás disposiciones vigentes en la Universidad.

La matrícula deberá ser refrendada por el Decano y el Secretario de la Facultad, o por los funcionarios en los cuales el Decano ha delegado esta función.

ARTÍCULO 25. Los aspirantes admitidos que se matriculen por primera vez como estudiantes, deberán llenar los siguientes requisitos:

1. Presentar el diploma de bachiller o el de normalista superior, o su fotocopia autenticada, o en su defecto una constancia de radicación por la autoridad competente, en la que conste que el registro del diploma está en trámite. En este último caso se concede al estudiante un plazo máximo de tres semestres para la presentación del diploma.

2. Haberse inscrito en la División de Registro de la Universidad, la cual remitirá el formulario proforma de registro a la Secretaría de la respectiva Facultad.

3. Presentar el recibo de pago del valor de la matrícula.

4. Presentar la autorización correspondiente del servicio Médico Social Universitario.

5. (Adicionado por Acuerdo 02/88 del CSU.) Presentar el certificado que acredita la asistencia al Programa de Integración a la Universidad Nacional de Colombia, expedido por la Vicerrectoría de Estudiantes y de Bienestar Universitario.

Parágrafo. En las seccionales de la Universidad Nacional de Colombia el certificado de Asistencia será expedido por las dependencias encargadas del Bienestar Estudiantil.

PARÁGRAFO 1. Una vez sentada la matrícula, el estudiante tiene derecho a que se le entregue el carné, debidamente diligenciado, y queda definitivamente registrado en las materias relacionadas en la proforma a que se refiere el numeral 2 del artículo 25 de este Acuerdo.

ARTÍCULO 26. La matrícula debe renovarse para cada período académico mediante el cumplimiento de los siguientes requisitos:

A. Presentar el formulario proforma de registro, que se suministrará al estudiante al terminar el anterior período académico.

B. Presentar el recibo de pago del valor de renovación de la matrícula.

C. Presentar los recibos de paz y salvo exigidos por la Universidad en general, y por la correspondiente Facultad, en particular.

PARÁGRAFO 1. Una vez renovada la matrícula, se autorizará el registro de las asignaturas y se hará la revalidación del carné estudiantil.

PARÁGRAFO 2. Los estudiantes que después de dieciocho (18) meses de iniciada la carrera no hayan presentado su diploma de bachiller o de normalista superior, deberán hacerlo para poder renovar la matrícula. En caso de que no lo hicieren, no se les expedirán certificados de estudios ni se les renovará la matrícula.

ARTÍCULO 27. Tanto la matrícula como su renovación deben realizarse dentro de los plazos establecidos en el calendario académico y causarán los derechos que correspondan al sistema de matrículas según las disposiciones de la Universidad.

ACUERDO 008 de 2008 o NUEVO ESTATUTO ESTUDIANTIL:

"ARTÍCULO 13. Matrícula Inicial. Es el acto inicial e individual por el cual el admitido a la Universidad adquiere la calidad de estudiante. Para este acto el admitido deberá:

a. Entregar la documentación exigida.

b. Pagar los costos establecidos por la Universidad.

c. Realizar la inscripción.

ARTÍCULO 14. Renovación de Matrícula. En cada período académico el estudiante renovará la matrícula una vez cancele el valor de ésta, se encuentre a paz y salvo por todo concepto y realice la inscripción de asignaturas o actividades académicas. En caso contrario se pierde la calidad de estudiante.

(...)

Artículo 19. Reserva de cupo: la reserva de cupo es la suspensión temporal de los estudios por un periodo académico. Los estudiantes que no hagan uso del derecho de renovación de matrícula estarán en reserva de cupo. Durante una reserva de cupo no se tiene la calidad de estudiante.

Artículo 20. Durante el desarrollo de un programa curricular cada estudiante podrá tener hasta dos reservas de cupo. Al término de una reserva de cupo el estudiante podrá reintegrarse automáticamente si cumple con los demás requisitos exigidos para la renovación de la matrícula.

Parágrafo: Cuando habiendo tenido dos reservas de cupo, la programación del plan de estudios o la situación personal, debidamente justificada, no permita el reintegro para continuar los estudios, el Consejo de Facultad podrá autorizar reservas de cupo adicionales. (subrayado nuestro)1

Artículo 62. El presente acuerdo deroga todas las disposiciones y normas que le sean contrarias."

- RESPECTO A LA COMPETENCIA DEL COMITÉ DE MATRÍCULAS DE SEDE.

1. Acuerdo 100 de 1993 del Consejo Superior Universitario:

Artículo 6°: Se faculta al Rector de la Universidad para que establezca mediante Resolución.

c. La composición, funciones y procedimientos de los comités de matrícula encargados de velar por la correcta aplicación del sistema, de evaluar su funcionamiento y de resolver situaciones especiales

2. Resolución 2146 de 1993 del Rector:

Artículo 10°: Con el fin de vigilar el cumplimiento de lo establecido en esta Resolución y en el acuerdo 100 de 1993, de evaluar su aplicación y de establecer criterios y políticas para resolver las situaciones especiales relacionadas con la liquidación y el pago de los derechos de matrícula, crease el Comité Nacional de Matrículas, integrado por un Vicerrector designado por el Rector, quien lo presidirá, el jefe de la Oficina de Planeación de la Universidad, los Jefes de Registro y Matrícula de cada una de las Sedes y dos decanos designados por el Rector.

Artículo 11: Con el propósito de analizar y resolver las situaciones especiales siguiendo los lineamientos del Comité Nacional de Matrículas, crease en cada Sede un Comité de Matriculas integrado por:

- El director de la Oficina de Planeación de la Sede respectiva, quien lo presidirá

- El Vicedecano de Bienestar en la Sede Palmira. Un Vicedecano de Bienestar en las Sedes Manizales y Medellín y dos de la Sede Bogotá, designados por el presidente del Comité respectivo

- Un trabajador social, u otro funcionario de la Sede respectiva designado, según el caso, por el Rector, por los Vicerrectores de las Sedes o por el Decano de la Facultad de Ciencias agropecuarias de la Sede Palmira

- El Director de Registro y Matrícula de la Sede respectiva, quien actuará como secretario.

3. Resolución 240 de 1998 expedida por el Rector:

Dicha composición del Comité de Matriculas de Sede fue reorganizada por el artículo 4° de la Resolución 240 de 1998:

- El Director de la Oficina de Planeación de la Sede o quien haga sus veces, quien la presidirá

- Un Vicedecano de bienestar en las Sedes Manizales y Medellín y dos de la Sede de Bogotá, designados por el correspondiente Comité de Vicedecanos de Bienestar. En la Sede Palmira el responsable de las funciones de Bienestar.

- Un funcionario designado por el respectivo Vicerrector de Sede

- El representante estudiantil ante el Consejo de Sede

- El Director de Registro y Matrícula o quien haga las veces en la respectiva Sede, quien actuará como secretario

Parágrafo: Para los estudiantes de las Sedes Arauca, Leticia y San Andrés y Providencia, funcionará el Comité de Matrículas de la Sede Bogotá

Artículo 5°: Funciones del Comité de Matrículas de las Sede: Son funciones del Comité de Matrículas de las respectiva sede:

a. Estudiar las solicitudes de reubicación de la clasificación económica y decidir sobre ellas antes de la conclusión del periodo académico en que se hayan formulado, o en caso de aspirantes admitidos antes de concluir el primer mes del período académico de ingreso

b. Aplicar el artículo 14 del acuerdo 100 de 1993 del Consejo Superior Universitario2

Parágrafo: El comité levantará actas de sus reuniones, con base en las cuales la dependencia encargada del registro actualizará la información socioeconómica y elaborará los recibos correspondientes a las solicitudes de los aspirantes admitidos. (Subrayado nuestro).

4. La Resolución del Rector 001231 del 2 de octubre de 2003, entra a modificar parcialmente el artículo 10 de la Resolución del Rector N° 2146 de 1993, en el sentido de ampliar la composición del Comité Nacional de Matrículas:

Artículo 1: Modificar parcialmente el artículo 10 de la Resolución de Rectoría N° 2146 de 1993, en el sentido de ampliar la composición del Comité Nacional de Matrículas, el cual queda de la siguiente manera: Un Vicerrector designado por el Rector, quien lo presidirá, el Jefe de la Oficina Nacional de Planeación de la Universidad; los Jefes de Registro y Matrícula de cada una de las sedes; dos decanos designados por el Rector; el Director Nacional de Bienestar UNIBIENESTAR, quien será el secretario; el Director de la Oficina Jurídica Nacional o su delegado, el representante de los estudiantes ante el Consejo Superior Universitario

Artículo 2: Modificar parcialmente el inciso cuarto del artículo 11 de la Resolución de Rectoría 2146 de 1993 y el numeral 5 del artículo 4 de la Resolución 240 de 1998, respecto al integrante que actuará como secretario de cada uno de los Comités de Matrículas de Sede, de la siguiente manera:

Sede Bogotá: Uno de los Vicedecanos de Bienestar en los términos señalados en la Resolución 964 de 2001 de la Rectoría General, designado por el presidente del Comité;

Sede Medellín: El Vicedecano de Bienestar

Sede Manizales: El Director de Bienestar de la Sede

Sede Palmira: El Director de Bienestar de la Sede

5. Acuerdo 036 de 2001 expedido por el Consejo Superior Universitario:

Artículo 2°. El aplazamiento del uso del derecho de matrículas para personas admitidas a la Universidad, podrá ser autorizado por los Comités de Matrículas de las Sedes, previo estudio y demostración de las causas de la solicitud, las que deberán estar relacionadas exclusivamente con las siguientes situaciones: prestación del servicio militar, enfermedad grave, realización de estudios en el exterior y problemas de carácter socioeconómico (subrayado nuestro).

Adicionado por Resolución 051/03 del CSU.

"Por la cual se delega al Comité de Matricula de la Sede, la autorización para expedir recibos de pago a estudiantes que no se matriculen en las fechas establecidas por el calendario académico para este fin"

Artículo 1. Delegar en el Comité de Matrícula de Sede la competencia para autorizar la expedición de recibos de pago a estudiantes que no se matriculen en las fechas establecidas por el calendario académico para este fin.

Artículo 2. La autorización concedida mediante el artículo 1o. de la presente resolución debe contar con concepto previo favorable del Vicedecano de Bienestar, o quien haga sus veces, de la respectiva Facultad. (subrayado nuestro).

Acuerdo 008 de 2008 del Consejo Superior Universitario:

ARTÍCULO 4. Los aspirantes seleccionados adquieren el estado de admitidos y deberán hacer uso del derecho de matrícula inicial en los plazos establecidos por la Universidad. En caso contrario perderán el estado de admitidos.

PARÁGRAFO. El Comité de Matrícula de cada Sede o la autoridad que haga sus veces, podrá autorizar el aplazamiento del uso del derecho de matrícula inicial de acuerdo con la reglamentación que para el efecto expida el Consejo Académico. Dicho aplazamiento no podrá superar dos períodos académicos. (Subrayado fuera de texto).

ARTÍCULO 5. Los admitidos a los programas de pregrado podrán ser clasificados de acuerdo con las políticas que las autoridades académicas establezcan, con el objetivo de identificar si requieren de fundamentación o apoyo adicional para iniciar su carrera o si pueden ser ubicados en un lugar más avanzado del plan de estudios de su programa curricular.

ARTÍCULO 6. Para los admitidos a los programas de posgrado, el Consejo de Facultad, según propuesta del Comité Asesor del programa, podrá establecer actividades académicas adicionales al plan de estudios con el propósito de garantizar el nivel académico adecuado.

ARTÍCULO 7. Las admisiones de exalumnos de la Universidad Nacional serán reglamentadas por la Dirección Nacional de Admisiones.

(...)

ARTÍCULO 14. Renovación de Matrícula. En cada período académico el estudiante renovará la matrícula una vez cancele el valor de ésta, se encuentre a paz y salvo por todo concepto y realice la inscripción de asignaturas o actividades académicas. En caso contrario se pierde la calidad de estudiante.

(...)"

DE ACUERDO CON LA NORMATIVIDAD CITADA SE OBSERVA:

Lo primero que advierte esta oficina es que hay dos temas que deben ser abordados por el despacho para entrar a resolver el problema jurídico planteado:

1. La vigencia del numeral 2° del artículo 3° del acuerdo 101 de 2009:

Al respecto se observa que el numeral 2 del artículo 3 del acuerdo 101 de 2009 dispone como una de las causales para perder la calidad de estudiante, el hecho de que sin causa justificada a juicio del Consejo Directivo de la Facultad, no se hubiere hecho uso del derecho de matrícula o de renovación de esta, en los plazos señalados por la Universidad.

Más adelante se observa que la Resolución 051 de 2003 delegó en el Comité de Matricula de la sede la competencia para autorizar la expedición de recibos de pago a los estudiantes que no se matriculen en las fechas establecidas por el calendario académico para ese fin, autorización que dispuso debe contar con el concepto favorable del Vicedecano de Bienestar.

La expedición de la mencionada Resolución 051 de 2003 se dio por parte del Consejo Superior Universitario en consideración a observar que la puesta en marcha del sistema de información académica de la Universidad exigió a los estudiantes el pago oportuno del costo de matrícula, que el no pago oportuno del costo de matricula conlleva a que pierdan la calidad de tales por no completar el proceso de matricula de acuerdo con lo previsto en el artículo 3° del Acuerdo 101 de 1977 y, además, en virtud de que ninguna autoridad de la Universidad está autorizada para la expedición de nuevos recibos de matrícula en casos excepcionales.

No obstante lo anterior con la entrada en vigencia del nuevo estatuto estudiantil - Acuerdo 008 de 2008 a partir del primer semestre de 2009, se tiene que según lo establecido por él al admitido a la Universidad se le solicitó como requisitos para acceder a la calidad de estudiante hacer su matricula inicial, esto es, entregar la documentación exigida, pagar los costos establecidos por la Universidad y realizar la inscripción, lo cual se debe efectuar en unos plazos establecidos, pues en caso contrario perderá la calidad de admitido.

Respecto a los estudiantes, determinó dicha reglamentación que deben renovar su matrícula semestralmente cancelando el valor de esta, encontrándose a paz y salvo por todo concepto y realizando la inscripción de asignaturas o actividades académicas, estableciendo que quienes no realicen su renovación de matrícula se entienden que pierden la calidad de estudiantes transitoriamente, pues pasan a reserva de cupo.

Como se observa el Acuerdo 008 de 2008 no entró a regular el tema de las justas causas para que los estudiantes y admitidos no hubieran hecho uso de su derecho de matrícula inicial y de su renovación de matricula, pues sólo estableció, para el caso de los admitidos, que de no efectuar su matricula inicial pierden su calidad y, en el caso de los estudiantes que en caso de no renovación de matricula se pierde la calidad de estudiante transitoriamente, esto es, estarán en reserva de cupo.

Debe tenerse presente que el Acuerdo 008 de 2008, taxativamente previó la posibilidad de dos reservas de cupo durante el desarrollo de un programa curricular y, además, que en situaciones personales debidamente justificadas se estudie por el Consejo de Facultad una tercera reserva de cupo.

No obstante lo anterior, debe tenerse presente que el artículo 62 del acuerdo 008 de 2008 estableció que el mencionado Acuerdo deroga todas las normas que le sean contrarias.

Para establecer si lo regulado por el Acuerdo 101 de 1977 es contrario a lo regulado por el Acuerdo 008 de 2008 en lo tocante a las "justas causas" que se previeron en su artículo 3°, al respecto se hace procedente hacer una interpretación finalista de lo establecido por el Acuerdo 008 de 2008 respecto a la pérdida de calidad del admitido y a la reserva de cupo, figuras que estableció el legislador, o, en este caso, el Consejo Superior Universitario, como consecuencia del no ejercicio del derecho de matricula inicial o renovación de la misma.

Respecto a la figura de pérdida de calidad de admitido se tiene de conformidad con lo previsto en el artículo 4° y 13 del Acuerdo 008 de 2008:

1. Que los aspirantes seleccionados adquieren la calidad de admitidos;

2. Que dichos admitidos deben en los plazos establecidos por la Universidad hacer uso del derecho de matrícula;

3. Que la matrícula inicial es el acto mediante el cual el admitido a la Universidad adquiere la calidad de estudiante;

4. Que para ese acto el admitido debe: Entregar documentación exigida; Pagar los costos establecidos por la Universidad y realizar la inscripción;

5. Que al no hacer uso del derecho de matricula inicial se pierde la calidad de admitido.

Ahora bien, respecto a la reserva de cupo y haciendo una interpretación finalista de la norma se tiene que esta institución universitaria ha determinado en el artículo 19 y siguientes del acuerdo 008 de 2008, respecto a dicha figura:

1. Que se da por no cumplir con los requisitos de la renovación de matricula, esto es, cancelar el valor de esta, encontrarse a paz y salvo por todo concepto y realizar inscripción de asignaturas;

2. Que es la suspensión temporal de los estudios por un periodo académico;

3. Que los estudiantes que no hacen uso de su derecho a renovación de matricula, se consideran en reserva de cupo;

4. Que durante la reserva de cupo no se tiene la calidad de estudiante;

5. Que durante el desarrollo de un programa curricular cada estudiante podrá tener hasta dos reservas;

6. Que el término de una reserva el estudiante puede reintegrarse a la Universidad si cumple con los requisitos de la renovación de matrícula;

7. Que habiendo tenido dos reservas de cupo, la programación del plan de estudios o la situación personal debidamente justificada no permita el reintegro para continuar los estudios, el Consejo de Facultad podrá autorizar reservas de cupo adicionales.

Al respecto considera este despacho que lo que quiso el Consejo Superior Universitario (legislador) es establecer unas obligaciones en los aspirantes admitidos a la Universidad y en el estudiantado, a efectos de que puedan ejercer su derecho de matrícula.

Lo anterior en consideración a lo que ha advertido la Corte Constitucional con relación a que el derecho a la educación no sólo involucra la obligación de la Universidad de ofrecer la educación, sino también la obligación del estudiantado de cumplir con sus obligaciones, así ha advertido dicho tribunal:

"La educación es también de proyección múltiple: Es un derecho fundamental y a la vez es un deber. Así una de las características esenciales del derecho a la educación, en virtud de su función social, es generar obligaciones recíprocas entre los actores del proceso educativo. Estas obligaciones significan que la institución educativa, de un lado, tiene el deber de ofrecer educación acorde con los parámetros sociales y culturales exigidos por la comunidad, bajo los supuestos de libertad de enseñanza, aprendizaje, investigación científica y tecnológica. Y por otra parte, desde la óptica del estudiante, el deber se traduce en el cumplimiento de las normas sobre comportamiento, rendimiento personal y académico, previamente establecidas en el manual de convivencia pero que no se restringen exclusivamente al centro educativo sino que se reflejan en otros ámbitos, según se explicará más adelante.

Las obligaciones correlativas constituyen entonces condiciones indispensables para el goce efectivo del derecho a la educación. Dentro de la órbita de su autonomía los establecimientos educativos deben proporcionar una educación acorde con las políticas que fije el estado. A su turno, los educandos tienen el derecho a adquirir los conocimientos propios y adecuados para su desarrollo personal y moral, pero se les exige un determinado rendimiento académico, sin olvidar el cumplimiento al régimen administrativo y disciplinario adoptado en la comunidad educativa a la que pertenecen" (Constitucional. sentencia T- 491 del 6 de junio de 2003. M.P. Clara Inés Vargas).

En armonía con lo anterior el Consejo Superior Universitario estableció unas obligaciones en los admitidos y estudiantado a efectos de que puedan gozar de su derecho de matricula y, por ende, de adquirir sus derechos como estudiantes, así de no cumplir con los requisitos para efectuar la matricula inicial se pierde el estado de admitido y de no efectuar un renovación de matrícula, con todo lo que dicha figura conlleva, se pierde la calidad de estudiante.

Al tenor de lo anterior se tiene que el carácter de deber del derecho a la educación impone, entre otras la obligación de pagar oportunamente el costo de la matrícula (matricula inicial y renovación de la misma), deber que en principio de no cumplirse conlleva a la pérdida de calidad de admitido (para los aspirantes a admitidos) y pérdida de calidad de estudiante.

No obstante lo cual, entiende el despacho que hay casos excepcionales que la Universidad contempló en el estatuto estudiantil anterior que se pueden considerar "justas causas" para no efectuar el pago de los derechos de matrícula, infiriéndose, entonces, que al no haber sido regulados dichos casos que habían sido previstos por el Acuerdo 101 de 1977 y, por ende, por la Resolución 051 de 2003, se entiende que dicha normatividad está vigente.

La vigencia de la mencionada normatividad la entiende esta oficina en razón a que lo dispuesto por el Acuerdo 008 de 2008 respecto de la matricula inicial y la renovación de la matricula no contradice lo dispuesto por el numeral 2° del artículo 3° del Acuerdo 101 de 1977, por lo que a criterio de este despacho dicha normatividad no ha quedado derogada y, por consiguiente, está vigente.

Lo anterior en razón a que este despacho haciendo una interpretación finalista de la norma, concluye que lo que quizó (sic) precisamente el legislador al establecer las figuras de la pérdida de calidad de admitido y la reserva de cupo automática, es establecer unas obligaciones claras para los aspirantes y estudiantes de la Universidad Nacional a efectos de que puedan hacer uso de su derecho de matricula, figuras que de ningún modo entraron a desconocer el hecho de que pudieran presentarse casos excepcionales que por "justa causa" pudieran implicar la expedición de recibos de pago a estudiantes que no se matriculen en las fechas establecidas en el calendario académico.

Una interpretación armónica de lo dispuesto por la norma anterior con relación a la norma nueva, concluye que de no cumplirse por los admitidos los requisitos para la matricula inicial y por los estudiantes los requisitos para la renovación de la matricula, salvo situaciones excepcionales que conlleven "justas causas" para no poder realizar el pago de la matricula, se entenderán que perdieron la calidad de admitidos o transitoriamente la de estudiantes pues quedan en reserva de cupo.

Realizar una interpretación contraria que lleve a concluir que lo que ha querido el Consejo Superior Universitario es determinar que el admitido que no realice su matricula inicial, automáticamente pierde su calidad y que el estudiante que no renueve matrícula pierda su calidad de estudiante transitoriamente, hasta cuando la vuelva a renovar sin tener en cuenta "justas causas" para no hacerlo, implica en consideración de este despacho realizar una inferencia nugatoria de los derechos y garantías constitucionales de los aspirantes admitidos y de los estudiantes de la Universidad.

Dicha interpretación conllevaría a establecer que dentro de la vigencia del Acuerdo 008 de 2008 no pueden haber, ni existir, situaciones excepcionales de estudiantes que por razones justificadas no puedan pagar el costo de su matricula en los tiempos previstos por la Universidad, pues perderían su calidad en el primero de los casos y entrarían a reserva de cupo en el segundo, razonamiento en virtud del cual quedarían derogados el numeral 2 del artículo 3° del Acuerdo 101 de 1977 y la Resolución 051 de 2003 y el cual implica, evidentemente violar el derecho de educación de los estudiantes.

Respecto a la violación del derecho a la educación en casos en que existe tensión entre dicho derecho y el derecho de los planteles educativos de obtener el pago por servicio de enseñanza, ha dicho la corte constitucional:

"La jurisprudencia de esta Corporación ha sido enfática en indicar que frente a un eventual conflicto entre "el derecho del plantel educativo a obtener el pago por el servicio de enseñanza y los derechos fundamentales del educando -entre ellos la educación-, es necesario otorgar a estos últimos una condición prevalente, sin que ello implique desconocer la existencia del derecho de la institución educativa ni la posibilidad de que pueda hacerlo efectivo a través de los medios jurídicos existentes

De esta forma, aún cuando el derecho de las instituciones educativas a obtener el pago de los servicios por concepto de matrículas y pensiones que han prestado es legítimo, debe prevalecer el derecho a la educación, toda vez que no es admisible que un interés meramente económico sacrifique irrazonablemente las finalidades que persigue la relación enseñanza aprendizaje en el marco de la función social anteriormente señalada"3.

Ahora bien, a criterio de este despacho no sólo la mencionada garantía constitucional sería vulnerada por la Universidad, sino la garantía del debido proceso que debe seguirse en todas las actuaciones administrativas, pues los aspirantes a admitidos y los estudiantes al derogarse las normas mencionadas no tendrían ante quien recurrir cuando estén en casos eventuales que no les permitan realizar el pago de su matrícula en los plazos estipulados, al respecto ha dicho la Corte Constitucional:

"por lo tanto toda actuación administrativa deberá ser el resultado de un proceso en el que la persona tuvo la oportunidad de expresar sus opiniones así como de presentar pruebas que demuestren su derecho, con plena observancia de las disposiciones procesales que lo regulen (C.C. sentencia T - 521 de sep.12 de 1992. M.P. Alejandro Martínez Caballero)"

De ahí que interpretar que el querer del Acuerdo 008 de 2008, es hacer caso omiso de posibles eventualidades que se presenten a los estudiantes cuando en casos justificados no puedan pagar los costos de su matricula, implicaría a la luz de lo aquí previsto violentar garantías constitucionales.

Por lo anterior concluye este despacho que la interpretación más razonable a la luz de los principios fundamentales en que se basa la Constitución Política, para el caso materia de examen, conlleva a concluir que el Acuerdo 008 dejó vigente la posibilidad de que la Universidad estudie las "justas causas" que pueden presentárseles a los admitidos o estudiantes para efectos de no poder realizar el pago de los costos de la matricula en los plazos establecidos por la Universidad.

Para establecer las "justas causas", habrá que tenerse en cuenta que no cualquier situación de los admitidos o de los estudiantes pueden considerarse como tales, sino sólo aquellos que equivalgan a una fuerza mayor o caso fortuito, al respecto ha determinado la jurisprudencia del Consejo de Estado:

"...atendiendo a su definición legal, para que el mismo tenga cabida, debe apreciarse concretamente, si se cumplen con sus dos elementos esenciales, la imprevisibilidad y la irresistibilidad.

En efecto, el artículo 1° de la Ley 95 de 1890 que subrogó el artículo 64 del Código Civil, define a la fuerza mayor o caso fortuito, como aquel "imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos (sic) de autoridad ejercidos por un funcionario público."

Es de esta disposición de la que se extraen los elementos esenciales mencionados anteriormente, la imprevisiblidad y la irresisitibilidad.

En cuanto al primero, se presenta cuando el suceso escapa a las previsiones normales, que ante la conducta prudente adoptada por el que alega el caso fortuito, era imposible preverlo, como lo dijo la Corte Suprema de Justicia en sentencia de febrero 27 de 1974; "La misma expresión caso fortuito idiomáticamente expresa un acontecimiento extraño, súbito e inesperado.... Es una cuestión de hecho que el juzgador debe apreciar concretamente en cada situación, tomando como criterio para el efecto, la normalidad o la frecuencia del acontecimiento, o por el contrario, su rareza y perpetuidad."

Y en cuanto a la irresistibilidad, como lo dice la misma sentencia, "el hecho... debe ser irresistible. Así como la expresión caso fortuito traduce la requerida imprevisibilidad de su ocurrencia, la fuerza mayor, empleada como sinónimo de aquella en la definición legal, relieva esta otra característica que ha de ofrecer tal hecho: al ser fatal, irresistible, incontrastable, hasta el punto de que el obligado no pueda evitar su acaecimiento ni superar sus consecuencias."

Pero para que un hecho pueda considerarse como fuerza mayor o caso fortuito, estos dos elementos deben darse concurrentemente..."4

De conformidad con lo anterior la universidad tendrá que establecer si el hecho acontecido en la situación del admitido o del estudiante fue efectivamente imprevisible e irresistible, de tal forma que se considere una "justa causa", para determinar que se puede autorizar el pago extemporáneo de los derechos de matrícula inicial o renovación de matricula.

2. Respecto al procedimiento que se debe seguir para la autorización de recibos extemporáneos:

Teniendo en cuenta lo previsto anteriormente, se tiene que está vigente lo dispuesto por el literal 2 del artículo 3° acuerdo 101 de 1977 y la Resolución 051 de 2003, de ahí que le compete al Comité de Matrículas de la Sede, en virtud de la normatividad vigente, autorizar la expedición de recibos pago a los estudiantes que no se matriculen en las fechas determinadas.

Ahora bien, dicha facultad debe contar con un concepto previó y favorable del Consejo de Facultad, organismo que a la luz de lo dispuesto por el acuerdo 101 de 1977, determinará si hay causa justificada para proceder a hacer uso del derecho de matrícula o de renovación de la misma, casos en los cuales el Comité de Matriculas avocará competencia para autorizar la expedición de los recibos de pago extemporáneos.

En ese contexto se debe observar lo previsto por el artículo 2° de la Resolución 051 de 2003, cuando observa que la autorización concedida por el Comité de Matrículas debe contar con el concepto previo o favorable del vicedecano de bienestar o quien haga sus veces.

Mal podría colegirse que una Resolución expedida por el Consejo Superior Universitario derogó una norma del estatuto estudiantil, por lo tanto al armonizar las normas se colige que lo que quiso la Resolución 051 de 2003, es contar con el aval del Consejo de Facultad del cual hace parte precisamente el Director de Bienestar de conformidad con lo previsto en el artículo 34 del acuerdo 011 de 2005.

Lo anterior lo corrobora el hecho de que el nuevo estatuto estudiantil ha previsto que cuando habiendo dos reservas de cupo, la situación personal debidamente justificada no permita el reintegro para continuar los estudios, será precisamente el Consejo de Facultad el que podrá autorizar las reservas de cupo adicionales.

En ese sentido ratifica esta oficina lo dicho en el oficio OJN- 438 del 10 de agosto de 2005 y en el memorando 0993 del 29 de noviembre de 2006.

CONCLUSIONES:

De conformidad con lo anotado anteriormente y de acuerdo con la normatividad citada, esta Oficina concluye que la facultad que se le otorgó al Comité de Matriculas de la Sedes para expedir extemporáneamente recibos ha quedado vigente, de conformidad con lo dispuesto por el Acuerdo 008 de 2008 con relación a la matricula inicial y la renovación de matricula.

No obstante debe tenerse presente, que el organismo competente para conceptuar sobre las "justas causas" para no realizar el pago de los costos de la matricula inicial o renovación de la misma en los plazos estipulados por la Universidad es el Consejo de Facultad del cual hace parte el Director de Bienestar, organismo que remitirá su concepto al Comité de Matricula de Sede para que este avoque conocimiento y autorice la expedición de recibos de pago extemporáneos.

El Consejo de Facultad respectivo deberá realizar el análisis razonable de la situación de los admitidos o estudiantes, a efectos de determinar que no cualquier situación corresponde a circunstancias de fuerza mayor o caso fortuito, esto es, situaciones imprevisibles e irresistibles.

Ahora bien, teniendo en cuenta que el Acuerdo 008 de 2008 dejó abierta la posibilidad de reglamentar la materia, sugiere este despacho que por el Consejo Académico se entre a estudiar y reglamentar el tema objeto de consulta.

El anterior concepto se rinde en los términos del artículo 25 del Código Contencioso Administrativo.

Cordialmente,

MARÍA MERCEDES MEDINA OROZCO

Jefe

C.C. Dr. Juan Camilo Restrepo, Secretario del Comité Nacional de Matriculas

NOTAS DE PIE DE PÁGINA:

1 Debe tenerse presente que de conformidad con esta normatividad la persona que esté en reserva de cupo no tiene la calidad de estudiante.

2 El estudiante que presente documentación que no corresponda con la situación socio- económica real, oculte información o trate de evadir el pago de los derechos de matrícula, pagará en el periodo lectivo correspondiente la matrícula máxima (9.879 veces el salario mínimo legal mensual vigente), sin perjuicio de las sanciones legales pertinentes y de lo dispuesto en los Acuerdos 101 de 1977 y 116 de 1986.

3 Sentencia t- 086 de 2008, M.P. Jaime Araujo Rentería.

4 Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo. Sección Cuarta. C. P. Juan Ángel Palacio Hincapié. Sentencia del 6 de abril de 2006. Expediente 14378.