Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 72 de 2009 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 28/12/2009  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

OFICINA JURÍDICA NACIONAL

Concepto 72

MEMORANDO 1564

Fecha:

Bogotá, D. C., 28 de diciembre de 2009

Para:

Profesor Jairo Echeverry Raad. Director Nacional de Programas de Pregrado

Referencia:

Su Oficio DNPPr- 1237 de 2009. Solicitud de concepto sobre reingresos a partir del Acuerdo 008 de 2008.

Respetado Profesor Echeverry:

En respuesta a su solicitud de concepto relacionado con los reingresos a partir de la vigencia del Acuerdo 008 de 2008 del Consejo Superior Universitario, le informo lo siguiente:

FUENTE FORMAL

Artículo 71 del Código Civil

Ley 153 de 1887

Acuerdo 101 de 1977 del Consejo Superior Universitario

Acuerdo 020 de 2001 del Consejo Superior Universitario

Acuerdo 008 de 2008 del Consejo Superior Universitario.

Resolución 235 de 2009 de la Vicerrectoría Académica

Resolución 239 de 2009 de la Vicerrectoría Académica

DESCRIPTORES

Efectos de la ley en el tiempo.

PROBLEMA JURÍDICO

¿El artículo 46 del Acuerdo 008 de 2008 que regula los reingresos en la Universidad Nacional de Colombia puede tener aplicación retroactiva?

TÉSIS JURÍDICAS

El artículo 46 del Acuerdo 008 de 2008 no tiene aplicación retroactiva, solamente aplica desde su vigencia.

FUNDAMENTOS NORMATIVOS:

NORMAS INTERNAS QUE RIGEN LA MATERIA:

- REINGRESOS EN MATERIA DE PREGRADO

A. Pérdida de la calidad de estudiante:

Acuerdo 101 de 1977, artículo 3¿ causales de pérdida de calidad de estudiante:

1. Cuando se ha completado el ciclo de estudios previsto.

2. Cuando no se haya hecho uso, sin causa justificada a juicio del Consejo Directivo de la Facultad, del derecho de matrícula o de renovación de esta, en los plazos señalados por la Universidad, o después de vencidos los términos de reserva de que tratan los artículos 9o. y 10o.

3. Cuando por bajo rendimiento académico, de acuerdo con lo establecido en los artículos 38o., 40o. y 41o., no se pueda renovar la matrícula.

4. Cuando se haya impuesto una sanción académica o disciplinaria que en forma temporal o permanente anule dicha calidad.

5. (Modificado por Acuerdo 94/97 del CSU, artículo 1.) Cuando por enfermedad, debidamente comprobada por la División de Salud de la Universidad Nacional, el Consejo de Facultad considere inconveniente la participación temporal o definitiva del estudiante en la vida de la comunidad.

B. Reingresos en pregrado:

Acuerdos 77/90 y 05/91, artículo1 del CSU: "Por el cual se concede una autorización a los Consejos Directivos y a los Consejos de Decanos"

Artículo 1. Autorizar a los Consejos Directivos de Facultad para decidir sobre las solicitudes de reingreso por primera vez de quienes perdieron la calidad de estudiantes, excepto aquellos que fueron sancionados disciplinariamente por los Consejos Académico o Superior.

Artículo 2. La decisión de reingreso se tomará con base en los siguientes criterios:

a. El rendimiento académico, caracterizado por aspectos como el último semestre que cursó, las notas y los promedios obtenidos, número de asignaturas del Plan de Estudios aprobadas, repetidas y por cursar para terminar, aptitudes y capacidades en la disciplina o profesión de que se trate y otros aspectos que se estimen convenientes por el Consejo Directivo.

b. Evaluación de las causas que motivaron o podrían explicar la pérdida de la calidad de estudiantes y su relación con el rendimiento académico.

c. Conceptos del profesor, consejero o tutor, si los hubiere y del Director de Carrera.

d. Las pruebas de suficiencia de que trata el Artículo 3o. del presente Acuerdo.

Artículo 3. Los Consejos Directivos podrán establecer, de acuerdo con los Comités de Programas Curriculares, las pruebas de suficiencia que estime necesarias para ciertos tipos de solicitudes de reingreso, así como todos los aspectos de organización.

Artículo 4. En los casos de reingreso para presentar el Trabajo de Grado, se requiere que el Director del mismo certifique el tiempo máximo previsto para su terminación.

Artículo 5. (Modificado por Acuerdo 05/91 del CSU, Artículo 1.) Los Consejos de Decanos definirán, previo concepto del correspondiente Consejo Directivo, las solicitudes de reingreso de quienes hayan perdido la calidad de estudiante por segunda vez.

Parágrafo. Los Consejos Directivos y los Consejos de Decanos serán las únicas instancias de decisión en las solicitudes de primer o segundo reingreso, respectivamente.

Artículo 6. Los Consejos Directivos informarán a las Vicerrectorías Académica y de Estudiantes sobre reingresos aprobados".

Acuerdos 034/02 del CSU, artículo 2 y 006/04 del Consejo Académico, artículo 1. "Por el cual se modifican algunas disposiciones del Reglamento Estudiantil de Pregrado, del Acuerdo 119 de 1.987 del Consejo Superior Universitario y del Estatuto de Personal Administrativo, y se dictan otras disposiciones"

Artículo 2. (Delegado por Acuerdo 006/04 del Consejo Académico, artículo 1) Delegase en los Consejos de Sede el estudio y decisión de reingreso por tercera y última vez a estudiantes de programas de pregrado, sobre la base de los siguientes criterios:

a. El análisis del rendimiento académico, caracterizado por aspectos tales como el semestre en que inició la carrera, el último semestre que cursó, las notas y los promedios obtenidos, el número de asignaturas del Plan de Estudios aprobadas, repetidas y por cursar para terminar la carrera, las aptitudes y capacidades en la disciplina o profesión de que se trate, el tiempo estimado para concluir la carrera y otros aspectos que se estimen convenientes por parte del Consejo.

b. Evaluación de las causas que motivaron o podrían explicar la pérdida de la calidad de estudiante en las tres oportunidades anteriores y su relación con el rendimiento académico del solicitante.

c. Conceptos del profesor consejero o tutor y del Director del Programa. El Consejo de Sede podrá establecer las pruebas que estime necesarias para evaluar la conveniencia de otorgar el reingreso.

El análisis relacionado con los literales a. y b. precedentes debe ser realizado por el Comité Asesor del Programa Curricular correspondiente y avalado por el respectivo Consejo de Facultad.

- REINGRESOS EN MATERIA DE POSGRADO:

A. Pérdida de la calidad de estudiante:

ARTÍCULO 40 del Acuerdo 20 de 2001. Pérdida de la calidad de estudiante. Se pierde la calidad de estudiante de posgrado cuando:

a. Se haya obtenido el título de posgrado en el programa en el que el estudiante haya estado matriculado.

b. No se haya hecho uso del derecho de matrícula o de renovación de la misma en los plazos señalados o después del término de reserva de cupo.

c. (Modificado por Acuerdo 015/02 del Consejo Académico, artículo 1) Se hayan perdido dos asignaturas a lo largo de todo el programa o la misma asignatura en dos ocasiones.

d. La evaluación integral haya sido insatisfactoria, conforme al artículo 46¿ del presente Acuerdo.

e. Se haya impuesto una sanción académica o disciplinaria que tenga como efecto la pérdida de dicha calidad.

f. Por enfermedad debidamente comprobada por el Servicio de Salud de la Universidad Nacional de Colombia y el Consejo de Facultad considere inconveniente la participación del estudiante para su propio bienestar y el de la vida de la comunidad universitaria, sin perjuicio de los derechos de los enfermos.

g. Se haya cumplido el tiempo máximo de permanencia permitido para la modalidad de programa que se cursa.

h. El estudiante haya recibido dos evaluaciones consecutivas no satisfactorias acerca del avance de la tesis por parte del director de la misma. En este caso el Comité Asesor del respectivo programa comunicará al Consejo de Facultad pertinente para que se decida la exclusión del estudiante del programa.

B. Reingresos en posgrado:

Acuerdo 004 de 2007 del Consejo Superior Universitario, el cual dispone en su artículo 2¿ que entra a modificar el artículo 41 del acuerdo 20 de 2001 del Consejo Académico:

"ARTÍCULO 41. (Modificado por Acuerdo 004/07 del CSU, artículo 2) Reingresos. Los Consejos de Facultad podrán autorizar reingresos a los programas de postgrado cuando existan motivos justificados en los casos en que el tiempo por fuera del programa no exceda los siguientes lapsos:

- Especialización: 2 años

- Especialidades del área de la salud: 4 años

- Maestría: 4 años

- Doctorado: 4 años

PARÁGRAFO 1. De manera excepcional, los Consejos de Facultad, por solicitud motivada del Comité Asesor de Programa Curricular, podrán otorgar reingresos cuando se haya superado el tiempo establecido en el presente artículo. El Comité Asesor de Programa Curricular deberá presentar un plan de actualización académica para ser desarrollado en por lo menos un semestre académico, el cual es obligatorio para el estudiante a quien se le conceda el reingreso.

PARÁGRAFO 2. El costo del reingreso a un programa de postgrado será la suma equivalente al número de puntos correspondiente a una matrícula extemporánea, por cada semestre que haya permanecido excluido del programa, sin que dicho valor supere el que corresponda a cuatro (4) semestres.

PARÁGRAFO 3. En ningún caso existirán reingresos cuando el solicitante haya salido del programa por bajo rendimiento académico o cuando haya reprobado la tesis".

- REINGRESOS PARA PREGRADO Y POSGRADO DESDE EL ACUERDO 008 DE 2008

A. Pérdida de la calidad de estudiante:

ARTÍCULO 44. Pérdida de la calidad de estudiante en Pregrado. "Un estudiante de pregrado pierde la calidad de estudiante por alguna de las siguientes razones:

1. Culminar exitosamente los planes de estudio en los que fue aceptado.

2. No cumplir con los requisitos exigidos para la renovación de la matrícula, en los plazos señalados por la Universidad.

3. Presentar un Promedio Aritmético Ponderado Acumulado menor que tres punto cero (3.0).

4. No disponer de un cupo de créditos suficiente para inscribir las asignaturas del plan de estudios pendientes de aprobación.

5. Recibir sanción disciplinaria de expulsión o suspensión impuesta de acuerdo con las normas vigentes".

ARTÍCULO 45. "Pérdida de la calidad de estudiante en Posgrado. Un estudiante de posgrado pierde la calidad de estudiante por alguna de las siguientes razones:

1. Culminar exitosamente los planes de estudio a los que fue admitido.

2. No cumplir con los requisitos exigidos para la renovación de la matrícula, en los plazos señalados por la Universidad.

3. Presentar un Promedio Aritmético Ponderado Acumulado menor que tres punto cinco (3.5).

4. Obtener dos calificaciones de Reprobado en actividades académicas diferentes a las asignaturas.

5. Superar el tiempo máximo de permanencia, el cual corresponde al doble de duración del programa en períodos académicos. Para calcular el tiempo de permanencia se sumarán los períodos en reserva de cupo.

6. Recibir sanción disciplinaria de expulsión o suspensión impuesta de acuerdo con las normas vigentes".

B. Del reingreso de los estudiantes de pregrado y posgrado:

"ARTÍCULO 46. Los Consejos de Facultad podrán autorizar el reingreso a estudiantes de pregrado, por una única vez, sólo a quienes presenten un Promedio Aritmético Ponderado Acumulado superior o igual a 2.7.

Los estudiantes de posgrado que presenten un Promedio Aritmético Ponderado Acumulado menor que 3.5 no tendrán derecho a reingreso.

PARÁGRAFO 1. Cuando la causa de la pérdida de la calidad de estudiante de pregrado haya sido la de no disponer de un cupo suficiente de créditos para la inscripción, el reingreso otorgado le permitirá al estudiante disponer de un cupo adicional de diez (10) créditos a lo sumo.

PARÁGRAFO 2. Cuando la causa de la pérdida de la calidad de estudiante de posgrado haya sido la de superar el tiempo máximo de permanencia, el reingreso otorgado le permitirá al estudiante disponer de un período académico adicional a lo sumo.

PARÁGRAFO 3. Los Consejos de Facultad no podrán otorgar reingreso a quien lo solicite después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante"

NORMAS GENERALES QUE RIGEN LA MATERIA:

Ley 153 de 1987:

Artículo 17: "Las meras expectativas no constituyen derecho contra la ley nueva que las anule ó cercene". (Subrayado fuera de texto).

Artículo 71 del Código Civil:

1. El artículo 71 del Código Civil dispone lo siguiente:

"La derogación de las leyes podrá ser expresa o tácita.

Es expresa, cuando la nueva ley dice expresamente que deroga la antigua.

Es tácita, cuando la nueva ley contiene disposiciones que no pueden conciliarse con las de la ley anterior.

La derogación de una ley puede ser total o parcial".

Teniendo en cuenta lo anterior, lo primero que concluye este despacho al verificar la regulación de las materias de pérdida de calidad de estudiantes y reingresos, es que el Acuerdo 008 de 2008 ha entrado a derogar lo dispuesto por los anteriores estatutos de estudiantes de pregrado y posgrado sobre la materia, en virtud a que la reglamenta completamente.

En ese orden de ideas lo que se ha efectuado por el Acuerdo 008 de 2008 es una derogatoria tácita de las materias mencionadas. Al respecto de la derogatoria tácita es preciso advertir que se da por que la nueva ley, en este caso el Acuerdo, entró a regular íntegramente la materia, al respecto explica la profesora Victoria Iturralde en su artículo lenguaje legal y sistema jurídico1, que la misma tiene lugar no a través de un enunciado derogatorio sino de otra forma: "Suelen distinguirse dos clases de derogación tácita, la derogación por inconsistencia, cuando el legislador pública una ley o serie de enunciados en contradicción con otros y la derogación por nueva regulación, cuando el legislador publica un conjunto de enunciados normativos estableciendo una regulación totalmente nueva respecto de una determinada materia".

En efecto, según se viene analizando el Acuerdo 008 de 2008, reguló íntegramente las causales de pérdida de calidad de estudiantes y el tema de los reingresos a la Universidad en el pregrado y posgrado, por lo que se entiende que la anterior regulación sobre la materia ha quedado derogada.

En este contexto es preciso aclarar la situación de la pérdida de calidad de estudiante y, además, la figura del reingreso.

RESPECTO A LA PÉRDIDA DE CALIDAD DE ESTUDIANTE Y EL REINGRESO

El derecho a la educación es un derecho ¿ deber pues no sólo involucra la obligación de la Universidad de ofrecer la educación, sino también la obligación del estudiantado de cumplir con sus obligaciones, así ha advertido la Corte Constitucional:

"La educación es también de proyección múltiple: Es un derecho fundamental y a la vez es un deber. Así una de las características esenciales del derecho a la educación, en virtud de su función social, es generar obligaciones recíprocas entre los actores del proceso educativo. Estas obligaciones significan que la institución educativa, de un lado, tiene el deber de ofrecer educación acorde con los parámetros sociales y culturales exigidos por la comunidad, bajo los supuestos de libertad de enseñanza, aprendizaje, investigación científica y tecnológica. Y por otra parte, desde la óptica del estudiante, el deber se traduce en el cumplimiento de las normas sobre comportamiento, rendimiento personal y académico, previamente establecidas en el manual de convivencia pero que no se restringen exclusivamente al centro educativo sino que se reflejan en otros ámbitos, según se explicará más adelante.

Las obligaciones correlativas constituyen entonces condiciones indispensables para el goce efectivo del derecho a la educación. Dentro de la órbita de su autonomía los establecimientos educativos deben proporcionar una educación acorde con las políticas que fije el estado. A su turno, los educandos tienen el derecho a adquirir los conocimientos propios y adecuados para su desarrollo personal y moral, pero se les exige un determinado rendimiento académico, sin olvidar el cumplimiento al régimen administrativo y disciplinario adoptado en la comunidad educativa a la que pertenecen" (Constitucional. sentencia T- 491 del 6 de junio de 2003. M.P. Clara Inés Vargas)

En armonía con lo anterior el Consejo Superior Universitario estableció unas obligaciones en los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia para conservar tal estatus, por lo tanto, se debe entender que con el incumplimiento de los mencionados deberes o compromisos que adquiere el estudiantado para con la Universidad, se pierde la calidad de estudiante.

No obstante lo anterior dada la autonomía académica, entendida como uno de los fines de la Universidad a partir del Decreto 1210 de 1993, se entiende que esta institución tiene la potestad de adoptar decisiones académicas, entre las cuales está la de otorgar nuevamente la calidad de estudiante, de conformidad con la normatividad interna, a una persona que la perdió por determinadas causas y que reúne ciertos requisitos.

Así de acuerdo con el concepto rendido por esta oficina, mediante Memorando 013 del 9 de septiembre de 2004, "El reingreso implica para el estudiante al que se le concede, el ser sujeto de derechos y obligaciones, en tal sentido, puede cursar la asignatura por el número de veces establecido en el Estatuto Estudiantil (...)".

De ahí que el reingreso a criterio de este despacho es un procedimiento académico excepcional mediante el cual se le otorga calidad de estudiante a una persona que la ha perdido por incumplir con sus deberes como tal.

El reingreso lo define la Resolución 239/08 de la Vicerrectoría Académica de la Universidad, por la cual se estableció el procedimiento para el estudio de solicitudes de reingreso presentadas a partir del primer semestre de 2009, como la posibilidad que tiene la persona que haya perdido la calidad de estudiante de la Universidad Nacional de Colombia, por algunas de las razones establecidas en el Estatuto Estudiantil, de recobrar su condición de estudiante y continuar con sus estudios en el programa curricular del cual fue retirado.

Ahora bien, como quiera que el reingreso implica el adquirir nuevamente el estatus de estudiante, el Acuerdo 008 de 2008 ha dispuesto unas condiciones para poder acceder al mismo, así dispone el artículo 46 del nuevo estatuto estudiantil que el reingreso a estudiantes de pregrado se concederá por una única vez, a quienes presenten un promedio Aritmético ponderado acumulado superior o igual a 2.7., determinando que cuando la causa de pérdida de calidad de estudiante de pregrado haya sido la de no disponer un cupo suficiente de créditos para la inscripción, el reingreso otorgado le permitirá al estudiante disponer de un cupo adicional de 10 créditos a lo sumo, observando que los Consejos de Facultad no podrán otorgar reingreso a quien lo solicite después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante.

Con relación a los estudiantes de posgrado establece la norma que los Consejos de Facultad podrán autorizar un reingreso por una sola vez para estudiantes de posgrado que no presenten un promedio aritmético ponderado acumulado menor que 3.5, determinando que cuando la causa de la pérdida de calidad de estudiante de posgrado sea la de superar el tiempo máximo de permanencia, el reingreso otorgado permitirá al estudiante disponer de un periodo académico adicional a lo sumo, aclarando que los Consejos de Facultad no podrán otorgar reingreso a quien lo solicite después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante.

Teniendo claro que el reingreso es la posibilidad que tiene la persona para recobrar su condición de estudiante, debe verificarse como se aplica la nueva reglamentación relacionada con el tema, esto es, los efectos del tránsito de legislación.

RESPECTO A LA APLICACIÓN DE LA LEY EN EL TIEMPO:

Para abordar el mencionado tema, es preciso señalar lo que ha determinado la Corte Constitucional con el tránsito de aplicación de reglamentos estudiantiles, al respecto ha observado:

"Si los reglamentos académicos de las universidades tienen sustento constitucional (arts. 67, 69 y 365) y poseen, como se ha visto, un valor normativo similar a los reglamentos administrativos expedidos por las autoridades públicas, constituyendo por lo tanto normas particulares de derecho aplicables dentro del ámbito universitario y con fuerza obligatoria para sus destinatarios -los educandos adscritos al respectivo programa académico- necesariamente hay que concluir que también a dichos reglamentos les es aplicable el principio de la irretroactividad de la ley y, en general, de las normas jurídicas, según el cual estas empiezan a regir a partir de su expedición y promulgación, lo cual es garantía para la protección de las situaciones jurídicas que han quedado consolidadas bajo la vigencia de una determinada normatividad. Por consiguiente, las instituciones universitarias no pueden dictar reglamentos con efectos retroactivos o aplicar las normas contenidas en nuevos reglamentos a situaciones que han quedado definidas o consolidadas bajo un régimen normativo anterior. Si de hecho lo hacen, violan los arts. 58 y 83 de la Constitución que consagran el respeto por los derechos adquiridos, el principio de la buena fe, y la confianza legítima o debida, íntimamente vinculada a éste, cuyo contenido y alcance ha sido precisado varias veces por la Corte2.

Ha quedado establecido en el proceso lo siguiente:

Cuando las peticionarias ingresaron a la facultad de Fisioterapia de la Universidad Manuela Beltrán, se encontraba vigente el acuerdo 004 del 24 de agosto de 1993 que establecía como requisito para obtener el título la presentación de un trabajo de investigación, el cual debía ser debidamente sustentado.

El referido acuerdo fue modificado cuando las demandantes cursaban el último semestre de sus estudios. En ese momento ya habían presentado el trabajo de investigación y éste había sido aprobado. Además, habían cumplido con la obligación de pagar a la Universidad los respectivos derechos académicos.

Conforme a lo anterior, entiende la Sala, que las actoras eran titulares de un interés o de una situación favorable, ya definida en los términos del acuerdo 004/93 y digna por consiguiente de protección que no podía ser variada o desconocida por la Universidad ni siquiera bajo la circunstancia de haber ejercido ésta la competencia de que es titular para modificar el reglamento contenido en el mencionado acuerdo, pues las nuevas disposiciones tienen una vocación prospectiva, es decir, son aplicables para el futuro, y no para cobijar situaciones que ya habían quedado consolidadas..."3. (subrayado fuera de texto).

Ahora bien, respecto de la aplicación general de las normas en el tiempo ha expresado la Corte Constitucional en sentencia C- 619 de 2001: "Normas constitucionales relativas al efecto de las leyes en el tiempo. Desarrollo legal de las mismas. Normas relativas al tránsito de las leyes procesales.

3. Las normas superiores que se refieren explícitamente a los efectos del tránsito de legislación, son los artículos 58 y 29 de la Constitución Política. Conforme al primero, "se garantizan la propiedad privada y los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, los cuales no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores.  Cuando de la aplicación de una ley expedida por motivos de utilidad pública o interés social, resultare en conflicto los derechos de los particulares con la necesidad por ella reconocida, el interés privado deberá ceder al interés público o social." Al tenor del segundo, "nadie podrá ser juzgado sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le imputa, ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio... en materia penal, la ley permisiva o favorable, aun cuando sea posterior, se aplicará de preferencia a la restrictiva o desfavorable."

Con fundamento en las normas constitucionales transcritas, puede afirmarse que en relación con los efectos de la ley en el tiempo la regla general es la irretroactividad, entendida como el fenómeno según el cual la ley nueva rige todos los hechos y actos que se produzcan a partir de su vigencia. Obviamente, si una situación jurídica se ha consolidado completamente bajo la ley antigua, no existe propiamente un conflicto de leyes, como tampoco se da el mismo cuando los hechos o situaciones que deben ser regulados se generan durante la vigencia de la ley nueva. La necesidad de establecer cuál es la ley que debe regir un determinado asunto, se presenta cuando un hecho tiene nacimiento bajo la ley antigua pero sus efectos o consecuencias se producen bajo la nueva, o cuando se realiza un hecho jurídico bajo la ley antigua, pero la ley nueva señala nuevas condiciones para el reconocimiento de sus efectos. 

La fórmula general que emana del artículo 58 de la Constitución para solucionar los anteriores conflictos, como se dijo, es la irretroactividad de la ley, pues ella garantiza que se respeten los derechos legítimamente adquiridos bajo la ley anterior, sin perjuicio de que se afecten las meras expectativas de derecho. No obstante, la misma Carta fundamental en el mencionado artículo, autoriza expresamente la retroactividad de las leyes penales benignas al reo, o de aquellas que comprometen el interés público o social. Ahora bien, cuando se trata de situaciones jurídicas en curso, que no han generado situaciones consolidadas ni derechos adquiridos en el momento de entrar en vigencia la nueva ley, ésta entra a regular dicha situación en el estado en que esté, sin perjuicio de que se respete lo ya surtido bajo la ley antigua.

Sobre este tema la jurisprudencia de esta Corte, como también la de la h. Corte Suprema de Justicia y del h. Consejo de Estado, han expresado:

"El principio de la irretroactividad de la ley tiene plena aplicación en el ordenamiento jurídico colombiano y ha sido desarrollado por una abundante jurisprudencia de la H. Corte Suprema de Justicia, del H. Consejo de Estado y de esta misma Corte Constitucional.

"Una nueva ley, dispone tal principio fundamental para la seguridad jurídica en el Estado Social de Derecho, no puede regular las situaciones jurídicas del pasado que ya se han definido o consolidado, y que por tanto  resultan incólumes en sus efectos jurídicos, con la fuerza que les presta la ley bajo la cual se constituyeron.

"En la doctrina y la jurisprudencia sobre esta materia jurídica se recurre a términos como los "derechos adquiridos", de mucha raigambre clásica, pero que hoy son sustituido por las expresiones "situaciones jurídicas subjetivas o particulares", opuestas en esta concepción a las llamadas "meras expectativas", que apenas conforman una simple posibilidad de alcanzar  un derecho, y que por tanto sí pueden ser reguladas o modificadas por la ley, según un principio generalmente aceptado en la doctrina universal "Las meras expectativas no constituyen derecho contra la ley nueva que las anule o cercene", dice el art. 17 de la ley 153 de 1887, precepto que además ha adquirido la fuerza expresiva de un aforismo. Vale la pena también anotar que en la C.P. sólo existe una excepción al principio de la irretroactividad en materia penal, por la prevalencia de la ley permisiva o favorable, según lo dispone el artículo 58 en concordancia con el 29 de la C.P.

"En materia de irretroactividad es fundamental la definición del art. 58 de la C.P., cuando establece que la propiedad y los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles "no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores".

"En la sentencia No. 168 de 1995 (M.P. Dr. Carlos Gaviria Díaz), luego de un amplio estudio del concepto de "derechos adquiridos" se recoge parte importante de la jurisprudencia colombiana sobre este particular. Es pertinente recoger parte de esa jurisprudencia de la H.  Corte Suprema de Justicia:

" (¿)

"La noción de derecho adquirido se contrapone a la de mera expectativa...... Por derecho adquirido ha entendido la doctrina y la jurisprudencia aquél derecho que ha entrado al patrimonio de una persona natural o jurídica y que hace parte de él, y que por lo mismo, no puede ser arrebatado o vulnerado por quien lo creó o reconoció legítimamente.

"Lo anterior conduce a afirmar que el derecho adquirido es la ventaja o el beneficio cuya conservación o integridad, está garantizada, en favor del titular del derecho, por una acción o por una excepción. (Subrayado fuera del texto).

"Ajusta mejor con la técnica denominar 'situación jurídica concreta o subjetiva', al derecho adquirido o constituido de que trata la Constitución en sus artículos 30 y 202; y 'situación jurídica abstracta u objetiva', a la mera expectativa de derecho. Se está en presencia de la primera cuando el texto legal que la crea ha jugado ya, jurídicamente, su papel en favor o en contra de una persona en el momento en que ha entrado a regir una ley nueva. A la inversa, se está frente a la segunda, cuando el texto legal que ha creado esa situación aún no ha jugado su papel jurídico en favor o en contra de una persona". (sent. diciembre 12 de 1974)

"Y en sentencia del 17 de marzo de 1977, se expresó:

"Por derechos adquiridos, ha dicho la Corte, se tienen aquellas situaciones individuales y subjetivas que se han creado y definido bajo el imperio de una ley, y que por lo mismo han creado a favor de sus titulares un cierto derecho que debe ser respetado. Fundamento de la seguridad jurídica y del orden social en las relaciones de los asociados y de estos con el Estado, es que tales situaciones y derechos sean respetados íntegramente mediante la prohibición de que leyes posteriores pretendan regularlos nuevamente. Tal afectación o desconocimiento sólo está permitido constitucionalmente en el caso de que se presente un conflicto entre los intereses generales o sociales y los individuales, porque en este caso, para satisfacer los primeros, los segundos deben pasar a un segundo plano. Se trata de afirmar entonces el imperio del principio de que el bien común es superior al particular y de que, por lo mismo, este debe ceder." (Subrayado fuera del texto).

"Por su parte, la Corte Constitucional en reciente fallo expresó en relación con este tema lo siguiente:

"La norma (art. 58 C.N.) se refiere a las situaciones jurídicas consolidadas, no a las que configuran meras expectativas, estas, por no haberse perfeccionado el derecho, están sujetas a las futuras regulaciones que la ley introduzca.

"Es claro que la modificación o derogación de una norma surte efectos hacia el futuro, salvo el principio de favorabilidad, de tal manera que las situaciones consolidadas bajo el imperio de la legislación objeto de aquélla no pueden sufrir menoscabo. Por tanto, de conformidad con el precepto constitucional, los derechos individuales y concretos que ya se habían radicado en cabeza de una persona no quedan afectados por la nueva normatividad, la cual únicamente podrá aplicarse a las situaciones jurídicas que tengan lugar a partir de su vigencia." (sent. C-529/94  M.P. José Gregorio Hernández Galindo)Sentencia C-402 de 1998, M.P. Fabio Morón Díaz.) (Subrayado fuera del texto).

4. Con fundamento en las disposiciones superiores anteriormente comentadas, las cuales también estaban consignadas en la Constitución Nacional de 1886 y que delimitan la órbita de libertad de configuración legislativa en la materia, se desarrolló un régimen legal que señaló los principios generales relativos a los efectos del tránsito de legislación, respetando el límite señalado por la garantía de los derechos adquiridos y los principios de legalidad y favorabilidad penal. Dicho régimen legal está contenido en los artículos 17 a 49 de la Ley 153 de 1887 que de manera general, en relación con diversos tipos de leyes, prescriben que ellas rigen hacia el futuro y regulan todas las situaciones jurídicas que ocurran con posterioridad a su vigencia. A contrario sensu, las situaciones jurídicas extinguidas al entrar en vigencia una nueva ley, se rigen por la ley antigua. Ahora bien, cuando no se trata de situaciones jurídicas consolidadas bajo la vigencia de la ley anterior, sino de aquellas que están en curso en el momento de entrar en vigencia la nueva ley, ni de derechos adquiridos en ese momento, sino de simples expectativas, la nueva ley es de aplicación inmediata. La aplicación o efecto general inmediato de la ley es la proyección de sus disposiciones a situaciones jurídicas que están en curso al momento de su entrada en vigencia. El efecto general inmediato de la nueva ley no desconoce la Constitución, pues por consistir en su aplicación a situaciones jurídicas que aun no se han consolidado, no tiene el alcance de desconocer derechos adquiridos.

En cuanto a la proyección futura de los efectos de una ley derogada, (ultraactividad de la ley), el régimen legal general contenido en las normas mencionadas lo contempla para ciertos eventos. La ultraactividad en sí misma no contraviene tampoco la Constitución, siempre y cuando, en el caso particular, no tenga el alcance de desconocer derechos adquiridos o situaciones jurídicas consolidadas, ni el principio de favorabilidad penal.

(¿)

Ahora bien, a manera de resumen de lo dicho hasta ahora puede concluirse que en materia de regulación de los efectos del tránsito de legislación, la Constitución solo impone como límites el respeto de los derechos adquiridos, y el principio de favorabilidad y de legalidad penal. Por fuera de ellos, opera la libertad de configuración legislativa. Con base en ello, el legislador ha desarrollado una reglamentación general sobre el efecto de las leyes en el tiempo, contenida en la Ley 153 de 1887, según la cual en principio las leyes rigen hacia el futuro, pero pueden tener efecto inmediato sobre situaciones jurídicas en curso. Tal es el caso de las leyes procesales, pues ellas regulan actuaciones que en sí mismas no constituyen derechos adquiridos, sino formas para reclamar aquellos¿".

Aplicando lo dicho por la Corte Constitucional respecto al Acuerdo 008 de 2008 y las situaciones que entra a regular dicho estatuto, se tiene:

1. Que al igual que cualquier otra norma de carácter general, al estatuto estudiantil de la Universidad Nacional de Colombia le es aplicable el principio de la irretroactividad de la ley;

2. Que de conformidad con lo anterior el Acuerdo 008 de 2008 empezó a regir desde su expedición, lo cual implica que rige para todos los hechos y actos que se produzcan a partir de su vigencia;

3. Que el hecho de que rija para las situaciones que se produzcan a partir de su vigencia se constituye en garantía para las situaciones jurídicas que han quedado consolidadas bajo la vigencia de la reglamentación antigua, derechos que no puede ser arrebatados o vulnerados, de ahí que los derechos individuales y concretos que ya se habían radicado en cabeza de una persona no quedan afectados por la nueva reglamentación, la cual únicamente podrá aplicarse a las situaciones jurídicas que tengan lugar a partir de su vigencia;

4. Por el contrario las situaciones que no habían quedado consolidadas con la vigencia de la reglamentación anterior y que como consecuencia no generaron en las personas la titularidad de algún derecho quedaron regidas por la ley nueva; pues dichas situaciones que estaban en curso en el momento de entrar en vigencia la nueva ley, sólo son simples expectativas, donde la nueva reglamentación es de aplicación inmediata.

Se tiene claro entonces que el Acuerdo 008 de 2008 rige hacia futuro, esto es, desde el momento de su promulgación, pues la regla general es la irretroactividad de las leyes en el tiempo, según la cual el Acuerdo 008 de 2008 rige todos los hechos y actos que se produzcan a partir de su vigencia, garantizando que se respeten los derechos consolidados de los estudiantes bajo la vigencia del estatuto anterior, no sucediendo lo mismo cuando se trata de situaciones jurídicas en curso, que al decir de la Corte Constitucional no han generado situaciones consolidadas ni derechos adquiridos en el momento de entrar en vigencia la nueva ley, debiendo entonces el nuevo estatuto entrar a regular dicha situación en el estado en que esté, sin perjuicio de que se respete lo ya surtido bajo la ley antigua, de ahí que, deberá entenderse que cuando se trata de simples expectativas, el nuevo estatuto es de aplicación inmediata.

De lo anterior podrá concluirse que respecto a las situaciones jurídicas consolidadas, esto es, derechos que han entrado a criterio de la Corte Constitucional al patrimonio de una persona natural, esto es, situaciones en virtud de las cuales la persona se hizo acreedora a un interés legítimo, el estatuto nuevo no puede entrar a regularlos porque esas situaciones tienen precisamente la garantía de no ser nuevamente reguladas, mientras que las meras expectativas deben ser entradas a regular en las situaciones en que se encuentren.

De ahí que siendo la aplicación del Acuerdo 008 de efecto hacía futuro, el artículo 46 del Acuerdo 008 de 2008 rige para todos los hechos y actos que se produzcan a partir de su vigencia, lo que implica que los Consejos de Facultad, a criterio de este despacho, podrán autorizar el reingreso de los estudiantes por una sola vez, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos por el Acuerdo 008 de 2008, e independientemente de si con la vigencia de la reglamentación anterior, se les había dado reingresos, siempre y cuando el no derecho al reingreso se hubiera cumplido con la norma anterior, pues dicho estatuto rige hechos y circunstancias que se den a partir de su vigencia.

Siendo así las cosas las personas que quieran acceder al reingreso tendrán que cumplir los requisitos determinados por el artículo 46 del mencionado estatuto, esto es, en el pregrado presentar una promedio aritmético ponderado acumulado superior o igual al 2.7 y a los estudiantes de posgrado 3.5 acumulado, al respecto, debe tenerse presente que la Vicerrectoría académica ya estableció mediante Resolución 239 de 2009 un procedimiento para el estudio de solicitudes de reingreso presentadas a partir del primer semestre de 2009.

Ahora bien respecto a que los Consejos de Facultad no pueden otorgar reingresos a quienes los solicite después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante, debe aclararse que dada la aplicabilidad del acuerdo 008 de 2008 hacía futuro, el artículo 46 del mencionado estatuto sólo puede entrar a regular situaciones que no estén consolidadas, esto es, las meras expectativas se entran a regular con la vigencia del nuevo acuerdo.

De ahí que las personas que piden reingreso después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante, en principio no podrán acceder a esa única posibilidad de reingreso que le genera el nuevo estatuto, salvo que hubieran consolidado un derecho o se encuentren en una situación que implique la titularidad de algún derecho, verbi gracia, haber cumplido con todos los requisitos para optar por un título, situación que puede generar a consideración de este despacho el derecho a hacerse acreedor a un título de pregrado o posgrado de la Universidad Nacional de Colombia, tal y como lo ha sostenido la Corte Constitucional.

CONCLUSIONES:

El artículo 46 del Acuerdo 008 de 2008 rige para las situaciones y hechos que se produzcan a partir de su vigencia, lo que implica que los estudiantes de pregrado y posgrado tienen derecho a un reingreso independientemente de que con anterioridad a la vigencia del mencionado acuerdo hayan accedido a esa prerrogativa, siempre y cuando no se consolide el no derecho al reingreso por el cumplimiento de todos los requisitos.

De ahí que las personas que piden reingreso después de tres años consecutivos de haber perdido la calidad de estudiante, no podrán acceder a esa única posibilidad de reingreso, salvo que se encuentren incursos en una situación que implique la consolidación de algún derecho o su titularidad.

Sin perjuicio de lo anterior y dado que el Acuerdo 008 de 2008 deja abierta la posibilidad para que el Consejo Académico reglamente el proceso de aplicación del acuerdo a los estudiantes regidos por la normatividad anterior, se ve indispensable que dicho organismo entre a reglamentar los criterios para determinar las situaciones que se pueden constituir en derechos consolidados frente a cada uno de los programas curriculares a efectos de acceder al beneficio del reingreso y, además, las opciones que tienen las personas que no pueden acceder al reingreso por haber perdido su calidad de estudiantes después de tres años consecutivos y no haber consolidado un derecho bajo la vigencia de la reglamentación anterior, en el entendido que de conformidad con lo preceptuado por la Resolución 235 de 2009 de la Vicerrectoría Académica, quien haya perdido la calidad de estudiante de la Universidad Nacional de Colombia no puede ser admitido nuevamente al programa académico al cual haya estado matriculado alguna vez.

En los anteriores términos se absuelve la consulta planteada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 25 del Código Contencioso Administrativo.

Cordialmente,

MARÍA MERCEDES MEDINA OROZCO

Jefe

NOTAS DE PIE DE PÁGINA:

1 Texto de la maestría en derecho pág. 22.

2 T-617/907 y SU-250/98 M.P. Alejandro Martínez Caballero.

3 Sentencia T-1288/00.