Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 36 de 2010 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 18/08/2010  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

OFICINA JURÍDICA NACIONAL

CONCEPTO No. 36

Memorando

Para: Profesor Crescencio Huertas Campos. Director Nacional de Servicios Académicos Virtuales

Consecutivo: 860

Asunto: Su memorando DNSAV-197-2010. Concepto sobre Derechos de Autor en Aula Virtual.

Fecha: 18 de agosto de 2010

Respetado profesor Huertas:

En atención al oficio de la referencia en el cual se plantean diversas inquietudes relacionadas con los derechos de autor en el Aula Virtual, le informo lo siguiente:

DESCRIPTORES

- Derechos de autor.

- Derechos patrimoniales de autor.

- Contenidos digitales.

- Derecho de Cita

FUENTE FORMAL

- Decisión Andina 351 de 1993

- Ley 23 de 1982

- Ley 545 de 1999 (Aprobatoria del Tratado de la OMPI sobre Interpretación o - Ejecución y Fonogramas)

- Ley 565 de 2000 (Aprobatoria del Tratado de la OMPI sobre derechos de autor)

- Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico

ANTECEDENTES

De acuerdo con la información suministrada por la Dirección Nacional de Servicios Académicos Virtuales en su página web, se puede establecer lo siguiente:

1. "Aula virtual: Es un escenario creado a través de un LMS, que permite la gestión y administración de un proceso de enseñanza-aprendizaje, en el cual se pueden inscribir grupos de personas con diferentes roles, como estudiante y docente, entre otros.

Un aula virtual proporciona un escenario de interacción y comunicación entre los diferentes participantes del proceso, además de la posibilidad de publicación de información y de desarrollo de evaluaciones, la gestión de calificaciones y el seguimiento. Para lograr estos fines, las aulas integran una serie de herramientas que son diferentes y funcionan de manera distinta, dependiendo el LMS del que son creadas."

2. "Sistema de Administración de Aprendizaje LMS: son programas a través de los cuales se pueden gestionar y administrar procesos de enseñanza por aprendizaje por medio del uso integrado de sus diferentes herramientas"

3. "Contenidos en línea: Los contenidos en línea de la Universidad Nacional de Colombia se encuentran disponibles en el portal de UNvirtual (hyyp://www.virtual.unal.edu.co) en la pestaña Contenidos en línea.

Estos contenidos son recursos digitales que contienen información propia de una asignatura de la Universidad Nacional. En algunos casos tiene actividades de comprensión y de aprendizaje, interactivas o pasivas.

Estos contenidos se encuentran públicos y de libre acceso, de modo que cualquier usuario que navegue por la red puede encontrarlos y acceder a su contenido. El acceso a estos contenidos no implica un proceso de acompañamiento, seguimiento, evaluación ni certificación por parte de los docentes que lo desarrollaron ni por parte de la Universidad Nacional."

PROBLEMAS JURÍDICOS

I. Una vez el docente utiliza el Aula Virtual como apoyo a la docencia y publica contenidos bien sea al interior de la Universidad o bien sea en contenidos en línea abiertos que se enmarcan en alguna de las excepciones previstas en el artículo 20 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico ¿Quién es el titular de los derechos patrimoniales si se trata de notas de clase?

TÉSIS JURÍDICA

El docente es titular de los derechos patrimoniales sobre las notas de clase que ha elaborado o compendiado, razón por la cual es quien debe autorizar a la Universidad para que estas sean incluidas como contenidos en las aulas virtuales.

1. En primer lugar es necesario precisar cuál es el ámbito de aplicación del derecho de autor. Así el artículo 7 de la Decisión Andina 351 de 1993, estableció lo siguiente:

"Articulo 7.- Queda protegida exclusivamente la forma mediante la cual las ideas del autor son descritas, explicadas, ilustradas o incorporadas a las obras.

No son objeto de protección las ideas contenidas en las obras literarias y artísticas, o el contenido ideológico o técnico de las obras científicas, ni su aprovechamiento industrial o comercial." (Subrayado fuera de texto)

En igual sentido, la Ley 23 de 1982 establece que la protección del derecho de autor recae sobre la forma en que se plasman las ideas no sobre éstas últimas en sí mismas.

"Artículo 6.- Los inventos o descubrimientos científicos con aplicación práctica explotable en la industria, y los escritos que los describen, sólo son materia de privilegio temporal, con arreglo al artículo 120, numeral 18), de la Constitución. Las ideas o contenido conceptual de las obras literarias, artísticas y científicas no son objeto de apropiación. Esta ley protege exclusivamente la forma literaria, plástica o sonora, como las ideas del autor son descritas, explicadas, ilustradas o incorporadas en las obras literarias, científicas y artísticas.

Las obras de arte aplicadas a la industria sólo son protegidas en la medida en que su valor artístico pueda ser separado del carácter industrial del objeto u objetos en las que ellas pueden ser aplicadas." (Subrayado fuera de texto)

En esa medida, los contenidos de los cursos virtuales como tales no estarían protegidos por el derecho de autor, en otras palabras, las ideas, los conceptos técnicos o científicos expuestos en los cursos virtuales no son susceptibles de protección de derechos de autor, pero sí lo es la forma en que estos están plasmados en los soportes digitales a partir de los cuales se desarrollan los cursos.

El derecho de autor se ejerce entonces sobre "las creaciones científicas, literarias, artísticas, técnicas, científico- literarias, programas de computador y bases de datos, siempre y cuando se plasmen mediante un lenguaje o una representación física, cualquiera sea el modo o forma de expresión. (...)"1

2. En segundo lugar se analizarán los casos en los cuales la Universidad no ejerce la titularidad sobre obras realizadas por sus docentes, estudiantes y funcionarios administrativos, de acuerdo con lo establecido en el Reglamento de propiedad intelectual (Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico).

El artículo 20 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico, dispone lo siguiente:

"Artículo 20. EXCEPCIONES. La Universidad Nacional de Colombia, no ejercerá derechos de titularidad ni de propiedad sobre las siguientes obras:

a) Las conferencias y lecciones de sus profesores y funcionarios administrativos presentadas oralmente, las interpretaciones de conciertos y obras efímeras.

b) El software producido en condiciones en las cuales el profesor o funcionario administrativo no hizo uso de los medios, ni de facilidades de la Universidad, ni el producto constituye su responsabilidad laboral o académica.

c) Las obras artísticas, científicas y literarias creadas por sus profesores, estudiantes y funcionarios administrativos, elaboradas por fuera de sus funciones y responsabilidades con la Universidad siempre que no hayan hecho uso de las instalaciones o los recursos de la Institución y se refieran a áreas o temas que no den lugar a conflictos de interés.

PARÁGRAFO I. Los profesores ejercen titularidad sobre las notas de clase elaboradas o compendiadas por ellos."

Esta disposición guarda concordancia con lo dispuesto en los artículos 40 y 91 de la Ley 23 de 1982 que señalan lo siguiente:

"Artículo 40. Las conferencias o lecciones dictadas en establecimientos de enseñanza superior, secundaria o primaria pueden ser anotadas y recogidas libremente por los estudiantes a quienes están dirigidas, pero es prohibida su publicación o reproducción integral o parcial, sin la autorización escrita de quien las pronunció.

(...)

Artículo 91. Los derechos de autor sobre las obras creadas por empleados o funcionarios públicos, en cumplimiento de las obligaciones constitucionales y legales de su cargo, serán de propiedad de la entidad pública correspondiente.

Se exceptúan de esta disposición las lecciones o conferencias de los profesores.

Los derechos morales serán ejercidos por los autores, en cuanto su ejercicio no sea incompatible con los derechos y obligaciones de las entidades públicas afectadas"

Es claro entonces, que la Universidad Nacional de Colombia no es titular de derechos patrimoniales sobre las lecciones o conferencias que dictan oralmente sus docentes. De igual forma al ser los docentes titulares de las notas de clase que ellos elaboran o compendian, no pueden publicarse o reproducirse las mismas sin autorización del docente.

3. En ese orden de ideas, cuando el Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico señala que el docente es titular de los derechos sobre las notas de clase, esta haciendo mención a que es este quien ejerce los derechos patrimoniales sobre las mismas en los términos del artículo 12 de la Ley 23 de 1982, así:

"Artículo 12. El autor de una obra protegida tendrá el derecho exclusivo de realizar o de autorizar uno cualquiera de los actos siguientes:

- Reproducir la obra;

- Efectuar una traducción, una adaptación, un arreglo o cualquier otra transformación de la obra, y

- Comunicar la obra al público mediante representación, ejecución, radiodifusión o por cualquier otro medio."

Así las cosas, si el docente desea publicar sus notas de clase como parte de los contenidos en línea de la Universidad Nacional que difunde la Dirección Nacional de Servicios Académicos Virtuales en su página web, lo hace en ejercicio de una prerrogativa legal ya que es el titular de los derechos patrimoniales sobre tales notas. De igual forma si la Universidad pretende publicar estas notas en las Aulas Virtuales debe contar con la autorización respectiva del docente en su calidad de titular de los derechos patrimoniales.

Es necesario precisar que en virtud de lo dispuesto en el literal m, numeral 1 del artículo 26 del Acuerdo 16 de 2005 del Consejo Superior Universitario2, el docente debe dar crédito de su vinculación a la Universidad Nacional de Colombia, en la conferencia y en las publicaciones que de ella se derive.

Debe reiterarse en todo caso, en concordancia con lo señalado en el numeral 1, que lo que se protege es la forma en que el docente ha plasmado determinado contenido o concepto en la obra, no el contenido o la idea por sí sola. En esa medida, la Universidad no requeriría autorización del docente si lo que hace en el Aula virtual es por ejemplo hacer mención a los conceptos del curso, porque en este caso no estarían involucrados derechos de autor, en los términos ya expuestos.

4. Es importante tener en cuenta que la información digital que podría contener un curso virtual, puede ser obtenida por diversos medios, como lo han resaltado algunos autores, así:

"Una de las principales funciones de los ordenadores es la manipulación de información en formato digital. Generalmente la información se almacena en ficheros, que no son más que secuencias de bits organizadas de un modo conocido para representar un determinado tipo de datos (caracteres, puntos de una imagen, etc.) (...)

La información que se almacena en los ficheros se puede obtener por diversos medios:

+ Empleando sistemas de entrada/salida convencionales (como por ejemplo escribiendo texto empleando el teclado),

+ Transformando información que ya está almacenada en formato digital,

+ A partir de la digitalización de la información analógica, usando dispositivos especializados (tarjetas de captura de audio, digitalizadoras de imagen, etc.),

La digitalización es necesaria para poder procesar y manipular la información empleando un ordenador, pero mientras no alteremos el contenido después de digitalizarlo no estaremos hablando de una nueva obra, simplemente se tratará de un cambio de soporte similar al que sufre un manuscrito cuando se compone para la imprenta; el contenido es el mismo pero cambia el soporte.

De cualquier modo, cuando la información esta digitalizada es habitual aprovechar el cambio de soporte para realizar modificaciones que son imposibles o muy costosas en el soporte original (recortar y pegar textos e imágenes, aplicar filtros e imágenes a sonidos, etc.) Además de las obras que son el resultado de la digitalización, la informática favorece la aparición de nuevos géneros creativos al adoptar formatos preexistentes e incorporarles características propias del nuevo medio. (...)"3

En esa medida el curso virtual podría tener de un lado la obra realizada por el docente, es decir sus notas de clase en formato digital, complementadas con otra serie de contenidos o información realizada específicamente para el curso, por ejemplo, para la realización de actividades interactivas con los usuarios de las aulas virtuales.

Estos componentes adicionales del curso virtual, aunque estén relacionados con las notas de clase por su contenido, deben ser analizados en forma independiente con respecto a la titularidad de los derechos patrimoniales, ya que probablemente fueron desarrollados bajo otras modalidades. En ese orden de ideas, si por ejemplo, se desarrolló un software para el desarrollo adecuado del curso y para ello se emplearon recursos o instalaciones de la Universidad, sería ésta última la titular de los derechos patrimoniales, previa cesión de los derechos patrimoniales en los términos establecidos en el artículo 183 de la Ley 23 de 19824, tal como lo establece el literal e) del artículo 16 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico:

"Artículo 16. Momentos en los cuales la Universidad será titular de derechos de Autor. La Universidad Nacional de Colombia será propietaria de los derechos patrimoniales de las obras científicas, literarias, artísticas y software de computación producidos por sus profesores, funcionarios administrativos y estudiantes en los siguientes casos:

(...) e) Cuando sean el producto del esfuerzo realizado dentro del ámbito académico del estudiante, monitor o profesor y que para su desarrollo se hayan utilizado las instalaciones o recursos de la Universidad, evento en el cual debe pactarse de los derechos de autor de conformidad con los requisitos legales".

5. De acuerdo con lo señalado, un curso virtual podría tener dos titulares de derechos de autor: el docente sobre sus notas de clase compendiadas en un formato digital y la Universidad sobre las obras complementarias al curso.

Teniendo en cuenta lo anterior, si la Universidad por ejemplo pretende comercializar o prestar el curso a otras universidades o entes educativos, debe contar con la autorización del docente para reproducir o divulgar sus notas de clase, en el entendido que es el titular de derechos patrimoniales sobre las mismas.

Se recomienda entonces tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 10 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico, relacionado con el Principio de Cooperación, para suscribir un acuerdo o contrato con el docente y permitir la divulgación del curso, así:

"Cuando la Universidad lo considere conveniente podrá asociarse o cooperar con los profesores, funcionarios administrativos o estudiantes para registrar, patentar o explotar comercialmente las obras, productos o procesos protegidos por propiedad intelectual pertenecientes a ellos, por haber sido alcanzados por fuera de la relación laboral, académica o contractual, en cuyo caso se establecerán acuerdos contractuales en los que se consignará las formas de reconocimiento por el apoyo brindado"

CONCLUSIONES

De lo expuesto anteriormente, se concluye lo siguiente:

1. Sobre los contenidos o ideas expuestos en los cursos virtuales, no puede predicarse titularidad, toda vez que el derecho de autor, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 7 de la Decisión Andina No 351 de 1993 y 6 de la Ley 23 de 1982, no protege las ideas ni contenidos científicos o ideológicos, sino la forma en que estos se plasman, describen y explican en obras literarias, científicas o artísticas.

2. La titularidad de las notas de clase elaboradas o compendiadas por los profesores de la Universidad es ejercida por éstos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico y 40 de la Ley 23 de 1982. En virtud de lo anterior, el docente en ejercicio de las facultades previstas en el artículo 12 de la Ley 23 de 1982, puede realizar o autorizar la reproducción, adaptación y comunicación de sus notas de clase. En esa medida si estas notas de clase, son incluidas en los contenidos como aulas virtuales los titulares de las mismas, es decir los docentes, deben autorizar a la Universidad para que se lleve a cabo esta publicación.

3. Si el contenido del aula virtual incluye los conceptos técnicos o científicos que hacen parte de la asignatura, pero no la forma en que estas fueron plasmadas por el docente, es decir, no corresponde a las notas de clase elaboradas por el docente, la Universidad no requiere autorización del docente para publicar las mismas, teniendo en cuenta que sobre estos conceptos o ideas no recae el derecho de autor.

4. Debe tenerse en cuenta igualmente, que pueden existir otra serie de obras complementarias a las notas de clase incluidas en los cursos virtuales, por ejemplo programas de computador u otras obras literarias, que son desarrolladas bajo otro tipo de situaciones o vínculos con la Universidad. En esa medida, será necesario analizar caso por caso, para establecer si se da alguno de los presupuestos establecidos en el artículo 16 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico para considerar que la Universidad es titular de derechos patrimoniales sobre las mismas.

5. Si el curso virtual incluye las notas de clase de los docentes, entendidas estas como una obra científica o literaria, la Universidad debe contar con la autorización del docente si pretende comercializar o prestar el curso a otra entidad educativa o a un tercero. En ese caso en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico, la Universidad puede celebrar un acuerdo con el docente en los que se establezca formas de reconocimiento por el apoyo brindado.

II. ¿Se puede afirmar que el Aula Virtual como apoyo a la docencia se asimila a un salón de clase y por ende todo el material que allí se publica solo debe ser visto como material de apoyo sin necesidad de requerir autorizaciones a los respectivos autores en caso de utilizar material de terceros amparados en lo dispuesto en los artículos 31 y 32 de la Ley 23 de 1982?

TESIS JURÍDICA

No, las aulas virtuales no pueden ser asimiladas a salones tradicionales, por tanto la normatividad aplicable en materia de excepciones y limitaciones al derecho de autor en materia de enseñanza, no es aplicable en su totalidad a las aulas virtuales.

1. En términos generales las aulas virtuales se han considerado como herramientas de apoyo en los procesos educativos5, sin embargo, asimilar las mismas a los ambientes tradicionales de enseñanza no es un proceso que puede adelantarse de manera automática, si se tiene en cuenta que los avances tecnológicos en materia digital implican mayor posibilidad de difusión de la cultura y la información pero a su vez mayor vulneración de derechos de autor que en el entorno tradicional.

Esta problemática ha sido reconocida por varios autores, y en especial por la tensión que se genera entre los derechos de autor y los derechos a la educación y a la enseñanza. Así en el estudio preparado por el profesor Juan Carlos Monroy para la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual-OMPI sobre "Las limitaciones o excepciones al derecho de autor y los derechos conexos en beneficio de las actividades educativas y de investigación en América Latina y el Caribe"6 con respecto a la educación a distancia por medio digital, resaltó lo siguiente:

"Si bien las leyes de derechos de autor tradicionalmente han contemplado excepciones a favor de la ilustración de la enseñanza, el desarrollo que ha tenido la educación a distancia por medio digital plantea nuevas necesidades que deben ser atendidas en materia de disponibilidad de recursos pedagógicos que puedan ser utilizados por profesores y estudiantes en ese entorno. El Libro Verde Derechos de Autor en la Economía del Conocimiento publicado por la Comisión de las Comunidades Europeas plantea esta cuestión en los siguientes términos: "Tanto los profesores como los estudiantes recurren cada vez más a la tecnología digital para acceder o difundir materiales educativos. El uso del aprendizaje en línea representa actualmente una parte importante de las actividades curriculares normales. Si bien la difusión de materiales educativos en línea a través de la red puede incidir positivamente en la calidad de la enseñanza y de la investigación en Europa, también puede entrañar un riesgo de infracción de los derechos de autor cuando la digitalización o la puesta a disposición de copias de los materiales de investigación y estudio están protegidas por derechos de autor."7

SAM RICKETSON, en su "Estudio sobre las limitaciones y excepciones relativas al derecho de autor y a los derechos conexos en el entorno digital" enfatizó la necesidad de que el derecho de autor se ocupara de esta temática al plantear si "¿Queda la "enseñanza" limitada a la que se imparte en las aulas o se incluye también la enseñanza por correspondencia o en cursos por Internet donde los alumnos no tienen contacto con el profesor? Esta cuestión es muy importante para muchos países y por ello se ha sugerido que, a los efectos del artículo 10.2) (del Convenio de Berna), no hay razón para excluirla del alcance de "enseñanza"8

(...)

LOUISE MORAN9 plantea tres razones por las cuales los educadores a distancia han tenido que prestar más atención que ningún otro profesional de la educación a cuestiones relacionadas con los derechos de autor, a saber:

(i) Los educadores virtuales o a distancia seleccionan y reproducen material ajeno en beneficio de sus alumnos en lugar de dejar que cada cual saque su copia al amparo del régimen de limitaciones o excepciones.

(ii) Los materiales didácticos originales creados por estos docentes para ser usados en la enseñanza a distancia son ellos mismos material protegido por el derecho de autor. Surge la cuestión de si ellos deben ser de propiedad de la institución o del profesor que los creó. Las instituciones están interesadas en proteger su propiedad intelectual y en obtener ganancias de ella al vender los cursos en diversas condiciones. Hay forzosamente un conflicto entre, por un lado, la idea de propiedad y el deseo de obtener ganancias, y por otro lado el deseo de reducir al mínimo el gasto de los estudiantes a fin de fomentar el grado de acceso y la igualdad.

(iii) A diferencia de lo que ocurre normalmente en las aulas, el material de aprendizaje a distancia consta de documentos de carácter público, con lo cual toda infracción al derecho de autor resulta más patente. Dado que Internet acentúa ésta circunstancia, los educadores a distancia deben mantenerse alerta en materia de derechos de autor. Sin embargo, eso no va a hacer de nosotros expertos; es pues de agradecer todo tipo de simplificación de las complejidades, tan a menudo inextricables, del derecho de autor en el ámbito nacional, por no hablar del ámbito internacional." (Subrayado fuera de texto).

2. De acuerdo con el marco descrito, las propuestas dirigidas a mantener la proporción entre los derechos de autor y los derechos al acceso a la enseñanza y la cultura, están encaminadas a ampliar el régimen de limitaciones y excepciones de los derechos de autor en materia legislativa10. De hecho, existen tratados internacionales, aprobados por Colombia, como es el caso del Tratado de la OMPI sobre Derechos de Autor aprobado mediante la Ley 565 de 2000 y el Tratado de la OMPI - sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas, aprobado por la Ley 545 de 1999, que disponen que los Estados Parte deben prever limitaciones o excepciones a los derechos de autor en el nuevo marco establecido por las tecnologías de la información. Así el artículo 10 del Tratado aprobado por la Ley 565 de 2000 dispuso que:

"1) Las Partes Contratantes podrán prever, en sus legislaciones nacionales, limitaciones o excepciones impuestas a los derechos concedidos a los autores de obras literarias y artísticas en virtud del presente Tratado en ciertos casos especiales que no atenten a la explotación normal de la obra ni causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor.

2) Al aplicar el Convenio de Berna, las Partes Contratantes restringirán cualquier limitación o excepción impuesta a los derechos previstos en dicho Convenio a ciertos casos especiales que no atenten a la explotación normal de la obra ni causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor."

Sin embargo, hasta tanto se den las reformas o modificaciones propuestas en materia legislativa para equilibrar las necesidades de educación y enseñanza frente a los derechos de los autores, es necesario acudir a las disposiciones actualmente vigentes y determinar si son aplicables al entorno digital.

Para comenzar, es necesario tener en cuenta que las excepciones no pueden ser interpretadas de manera extensiva o analógica, es decir, no puede aplicarse a aspectos o temáticas establecidas expresamente por la norma. En esa medida si en la normatividad no se ha establecido de manera expresa, por ejemplo, la posibilidad de difundir obras digitalizadas para fines de enseñanza e investigación, esta posibilidad no estaría contemplada dentro de los límites a los derechos de autor.

3. El artículo 31 de la Ley 23 de 1982, con respecto al derecho a cita dispuso lo siguiente:

"Es permitido citar a un autor transcribiendo los pasajes necesarios, siempre que éstos no sean tantos y seguidos que razonablemente puedan considerarse como una reproducción simulada y sustancial, que redunde en perjuicio del autor de la obra de donde se toman. En cada cita deberá mencionarse el nombre del autor de la obra citada y el título de dicha obra. Cuando la inclusión de obras ajenas constituya la parte principal de la nueva obra, a petición de parte interesada, los tribunales fijarán equitativamente y en juicio verbal, la cantidad proporcional que corresponda a cada uno de los titulares de las obras incluidas."

El derecho a cita exige: 1) Que los pasajes trascritos sean proporcionales y razonables, para no perjudicar al autor de la obra. 2) Debe indicarse el nombre del autor y el título.

De igual forma, el literal a) del artículo 22 de la Decisión Andina 351 dispuso que:

"Artículo 22.- Sin perjuicio de lo dispuesto en el Capítulo V y en el artículo anterior, será lícito realizar, sin la autorización del autor y sin el pago de remuneración alguna, los siguientes actos:

a) Citar en una obra, otras obras publicadas, siempre que se indique la fuente y el nombre del autor, a condición que tales citas se hagan conforme a los usos honrados y en la medida justificada por el fin que se persiga;

(...)"

En esa medida, si en los contenidos del curso virtual se incluyen citas de obras, es indispensable que se reúnan los requisitos establecidos en el artículo 31 de la Ley 23 de 1982 y el literal a) del artículo 22 de la Ley 23 de 1982. Así las cosas, no se esta autorizando la reproducción total de una obra con fines de enseñanza e investigación en el entorno digital, sino que se debe procurar que solo se transcriban los párrafos que razonablemente se requieran para ilustrar una idea, indicando siempre el autor y la fuente de la que es tomado.

4. El artículo 32 de la Ley 23 de 1982 dispone lo siguiente:

"Es permitido utilizar obras literarias o artísticas, o parte de ellas, a título de ilustración en obras destinadas a la enseñanza, por medio de publicaciones, emisiones de radiodifusión o grabaciones sonoras o visuales, dentro de los límites justificados por el fin propuesto, o comunicar con propósitos de enseñanza la obra radiodifundida para fines escolares, educativos, universitarios y de formación profesional sin fines de lucro, con la obligación de mencionar el nombre del autor y el título de las obras así utilizadas."

Con respecto a esta misma limitación, el literal b) del artículo 22 de la Decisión Andina 351 dispuso lo siguiente:

"Artículo 22.- Sin perjuicio de lo dispuesto en el Capítulo V y en el artículo anterior, será lícito realizar, sin la autorización del autor y sin el pago de remuneración alguna, los siguientes actos:

(...)

b) Reproducir por medios reprográficos para la enseñanza o para la realización de exámenes en instituciones educativas, en la medida justificada por el fin que se persiga, artículos lícitamente publicados en periódicos o colecciones periódicas, o breves extractos de obras lícitamente publicadas, a condición que tal utilización se haga conforme a los usos honrados y que la misma no sea objeto de venta u otra transacción a título oneroso, ni tenga directa o indirectamente fines de lucro;"

La ley 23 de 1982 exige que la utilización de obras literarias o artísticas para fines de enseñanza, se realice en tres ámbitos: 1) Publicaciones, 2) Emisiones de radiodifusión o 3) Grabaciones sonoras o visuales. La excepción no cobija la difusión de las obras en entornos digitales, así como tampoco lo establece la normatividad andina, que sólo autoriza la reproducción de las obras por medio reprográficos. En esa medida si se requiere emplear estas obras en el entorno de las aulas virtuales, debe solicitarse la autorización correspondiente al autor.

5. Para finalizar es importante tener en cuenta que con la adopción de los Tratados de la OMPI sobre Derechos de Autor y sobre Interpretación o ejecución de fonogramas, se pretende adoptar medidas que salvaguarden el derecho de los autores frente a los nuevos avances tecnológicos11. En esa medida, es obligación de Colombia como Estado parte, y con ello a la Universidad Nacional, adoptar las medidas adecuadas para proteger estos derechos dentro del ámbito legislativo vigente.

CONCLUSIÓN

De acuerdo con lo expuesto anteriormente, se concluye que no es posible afirmar que el Aula Virtual como apoyo a la docencia se asimila a un salón de clase y por ende todo el material que allí se publica solo debe ser visto como material de apoyo sin necesidad de requerir autorizaciones a los respectivos autores en caso de utilizar material de terceros amparados en lo dispuesto en los artículos 31 y 32 de la Ley 23 de 1982, teniendo en cuenta lo siguiente:

1. Las excepciones y limitaciones al derecho de autor para fines de investigación y enseñanza previstos, tanto en la ley 23 de 1982, como en la Decisión Andina No 351 de 1993, deben ser interpretadas de manera taxativa y no analógica. En esa medida, estas disposiciones no son aplicables para entornos digitales como los empleados en el Aula virtual, sino única y exclusivamente para los ámbitos previstos expresamente en estas normas, es decir, para publicaciones (reprografías), emisiones de radiodifusión y grabaciones sonoras o audiovisuales.

2. El derecho a cita sería aplicable al entorno digital, siempre y cuando, las citas que se realicen cumplan con los requisitos establecidos en el artículo 31 de la Ley 23 de 1982, es decir que la trascripción sea razonable y proporcional y que se indique quien es el autor y la fuente de la que se obtiene el texto.

3. El empleo de obras literarias o científicas para enseñanza, debe contar con la autorización del autor de la obra.

III. En concordancia con la pregunta planteada en el numeral II ¿Qué presupuestos se deben manejar cuando el contenido es abierto?

Acogiendo la definición de contenidos abiertos de la Universidad de Alicante12 y de acuerdo con lo señalado en el numeral II de este concepto, es necesario contar con la autorización de los autores de las obras que pretendan emplearse como materiales o recursos del Aula virtual, teniendo en cuenta que la normatividad actual y vigente en materia de derechos de autor, no ha previsto dentro de las excepciones y limitaciones la posibilidad de usar estas obras en entornos digitales.

IV. Recomendaciones sobre el formato "Declaración de aceptación de responsabilidad en materia de derecho de autor por los contenidos entregados a la DNSAV para publicación en el portal."

Con respecto a la declaración, en principio no existen observaciones o recomendaciones adicionales sobre el mismo. Sin embargo, es importante que también exista una declaración de la Universidad, frente a los contenidos publicados en los cursos virtuales, es decir, una declaración en la que se precise que los contenidos son de propiedad de la Universidad y los autores, que el contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen el pensamiento oficial de la Institución, como lo establece el artículo 8 del Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico.

En los anteriores términos se absuelven las consultas planteadas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 25 del Código Contencioso Administrativo.

Cordialmente

MARÍA MERCEDES MEDINA OROZCO

Jefe

NOTAS DE PIE DE PÁGINA:

1 Acuerdo 35 de 2003 del Consejo Académico. Artículo 14.

2 Dar crédito de su vinculación a la Universidad Nacional de Colombia en todas las actividades de orden académico, tales como conferencias, exposiciones y publicaciones, entre otras, derivadas de su trabajo en la Universidad Nacional, de manera clara y explícita

3 Talens Oliag, Sergio. El Marco Tecnológico, publicado en La autoría en la era digital: industria cultural y medios de comunicación. Editores Andrés Boix Balop y Guillermo López García. Editorial Tirant lo Blanch. Valencia (España) 2006.

4 Artículo 183.- Todo acto de enajenación del derecho de autor, sea parcial o total, debe constar en escritura pública, o en documento privado reconocido ante notario, instrumentos que, para tener validez ante terceros, deberán ser registrados en la Oficina de Registros de Derechos de Autor, con las formalidades que se establecen en la presente Ley.

5 "Aula virtual: Concepto que se ha venido desarrollando a partir de la década de los ochenta, éste término se le adjudica a ROXANNE HILTZ quien la define como "el empleo de comunicaciones mediadas por computadores para crear un ambiente electrónico semejante a las formas de comunicación que normalmente se producen en el aula convencional".

A través de éste entorno el alumno puede acceder y desarrollar una serie de acciones que son propias de un proceso de enseñanza presencial como conversar, leer documentos, realizar ejercicios, formular preguntas al docente, trabajar en equipo, etc. Todo ello de forma simulada sin que medie una interacción física entre docentes y alumnos." Cabañas Valdiviezo, Julia Emilia; Ojeda Fernández, Yessenia Magaly. "Aulas virtuales como herramienta de apoyo en la educación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos." Lima, 2003. Publicado por la Oficina General del Sistema de Bibliotecas y Biblioteca Central. http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/tesis/ingenie/caba%C3%B1as_v_j/cap1.htm

6 Estudio preparado por Juan Carlos Monroy, profesor de la Universidad Externado de Colombia. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual-OMPI. Comité Permanente de Derechos de Autor y Derechos Conexos. SSCR/19/4. Décima novena sesión, Diciembre 14 al 18 de diciembre de 2009, Ginebra. http://www.wipo.int/edocs/mdocs/copyright/es/sccr_19/sccr_19_4.pdf

7 Comisión de las Comunidades Europeas. Libro Verde Derechos de Autor en la Economía del Conocimiento. Bruselas, 2008.

8 RICKETSON, Sam. "Estudio sobre las limitaciones y excepciones relativas al derecho de autor y a los derechos conexos en el entorno digital", Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, Novena Sesión, 23 a 27 de junio de 2003, p.15.

9 LOUISE MORAN. Educación a distancia y derecho de autor. UNESCO, Boletín de Derecho de Autor, Abril- Junio 1999. Página 13.

10 En el estudio del profesor Juan Carlos Monroy presentado ante la OMPI, se concluye, con respecto a la educación a distancia digital lo siguiente: "¿Debería aclararse la limitación o excepción relativa a los fines educativos y de investigación con el fin de adaptarla a las formas modernas de aprendizaje a distancia?

Creemos que los países de la región deberían desarrollar limitaciones o excepciones aplicables al entorno digital para favorecer la educación a distancia por medio de las redes digitales, así como adoptar políticas públicas y desarrollar otros ámbitos de la normatividad, en procura de garantizar el equilibrio de derechos e intereses en materia de la educación a distancia por medios digitales. Específicamente, estas medidas que consideramos necesarias son las siguientes:

1. Consagrar una limitación o excepción destinada a facilitar en ciertos casos la digitalización de obras y prestaciones para su uso en educación virtual (ver tema 4.3)

2. Consagrar una limitación o excepción destinada a facilitar en ciertos casos la transmisión digital de obras y prestaciones para fines de la educación a distancia por medio digital (ver tema 4.4), lo cual implica facilitar la transmisión digital de obras audiovisuales con fines de enseñanza (4.2)

3. Regular la copia privada garantizando el equilibrio de derechos e intereses (ver tema 4.7) y regulando la aplicabilidad de la limitación o excepción de copia privada en el entorno digital (ver tema 4.8);

4. Desarrollar la normatividad de limitaciones o excepciones a las medidas tecnológicas, para facilitar la educación y regular la interfaz o interacción entre la tutela jurídica de las medidas tecnológicas y las limitaciones o excepciones en beneficio de la educación e investigación (ver tema 4.12);

5. Formular y desarrollar políticas públicas respecto del uso para fines de enseñanza de obras amparadas en modelos alternativos de licenciamiento: licencias libres y los recursos educativos abiertos (REA) y para facilitar la reutilización y transformación de objetos virtuales de aprendizaje (ver tema 4.5);

6. Dar seguridad jurídica a los establecimientos de enseñanza respecto a su responsabilidad por infracciones al derecho de autor en el entorno digital cometidas por estudiantes (ver tema 4.10);

11 El artículo 11 de la Ley 565 de 1999 dispone que: "Las Partes Contratantes proporcionarán protección jurídica adecuada y recursos jurídicos efectivos contra la acción de eludir las medidas tecnológicas efectivas que sean utilizadas por los autores en relación con el ejercicio de sus derechos en virtud del presente Tratado o del Convenio de Berna y que, respecto de sus obras, restrinjan actos que no estén autorizados por los autores concernidos o permitidos por la Ley"

En igual sentido la Ley 545 en su artículo 18 estableció como obligación de los Estados Parte, lo siguiente:

"Artículo 18. Obligaciones relativas a las medidas tecnológicas. Las Partes Contratantes proporcionarán protección jurídica adecuada y recursos jurídicos efectivos contra la acción de eludir medidas tecnológicas efectivas que sean utilizadas por artistas intérpretes o ejecutantes o productores de fonogramas en relación con el ejercicio de sus derechos en virtud del presente Tratado y que, respecto de sus interpretaciones o ejecuciones o fonogramas, restrinjan actos que no estén autorizados por los artistas intérpretes o ejecutantes o los productores de fonogramas concernidos o permitidos por la ley."

12 Los contenidos abiertos son los materiales, documentos, y en especial, los recursos educativos que se exponen de manera libre con la finalidad expresa de que puedan ser reutilizados por el resto de la comunidad educativa. http://www.contenidos-abiertos.org/index.php/ES/IN/ES