Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 2 de 2012 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 24/01/2012  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

OFICINA JURÍDICA NACIONAL

CONCEPTO 02 DE 2012

MEMORANDO No. 0080

FECHA: 24 de enero de 2012

PARA: Profesor Carlos Alberto Agudelo Calderón. Decano de la Facultad de Medicina. Sede Bogotá

DE: Johanna Milena Aragón Sandoval. Jefe (E) Oficina Jurídica Nacional

AL RESPONDER FAVOR CITAR: Reparto No. 523 de 2011 - Oficio DEC-636 del 16 de Diciembre de 2011, el cual fue radicado en esta Oficina el día 19 de Diciembre de 2011 - Solicitud de Concepto Jurídico.

Respetado Profesor Agudelo:

A través del oficio DEC-636 del 16 de Diciembre de 2011, el cual fue radicado en esta Oficina el día 19 de Diciembre de 2011, bajo el No. 3391 a cuyo trámite interno se le asignó el reparto No. 523 de 2011, se solicita concepto jurídico frente a la aplicación del concepto de concurrencia contenido en la Ley 269 de 1996 y mencionada en el Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social frente a la participación de docentes de la Universidad Nacional de Colombia. En este contexto este Despacho procede a observar:

I. FUENTE FORMAL

Constitución Política de Colombia.

Ley 30 de 1992.

Ley 269 de 1996.

Decreto 1210 de 1993.

Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social.

Acuerdo 011 de 2005 del Consejo Superior Universitario.

Acuerdo 016 de 2005 del Consejo Superior Universitario.

II. OTRAS FUENTES:

Jurisprudencia de la Corte Constitucional.

Jurisprudencia del Consejo de Estado.

III. ANTECEDENTES

Oficio DEC-636 del 16 de Diciembre de 2011, el cual fue radicado en esta Oficina el día 19 de Diciembre de 2011, bajo No. 3391 a cuyo trámite interno se le asignó el reparto No. 523 de 2011, en el cual la Decanatura de la Facultad de Medicina de la Sede Bogotá solicita concepto jurídico en los siguientes términos:

"Como es de su conocimiento la Universidad Nacional de Colombia no admite que los docentes de la misma puedan adelantar labores contratadas con otras instituciones en los mismos horarios establecidos en las respectivas jornadas docentes (concurrencia). Sin embargo, en el caso del sector salud, el Decreto 2376 de Julio de 2010 admite la concurrencia en las instituciones Prestadoras de Servicios de Salud-IPS. Esto ha llevado a que los hospitales, de manera creciente, contraten a docentes para el desempeño de labores asistenciales con base en la figura de la concurrencia. En consecuencia tenemos una situación en la cual las normas involucradas son contradictorias y no tardará en presentarse conflictos al respecto. Me permito preguntarle si la Universidad Nacional ha definido alguna posición sobre este asunto o considera estudiarlo más adelante." (Cursiva por fuera del texto original)

Teniendo en cuenta la solicitud, este Despacho informa que la interpretación que se realizará en este documento corresponde a la competencia que ha atribuido el Acuerdo 026 de 2010, emanado del Consejo Superior Universitario a la Oficina Jurídica Nacional frente al proferimiento de conceptos jurídicos, lo cual en los términos del numeral 7 del artículo 2 comporta una interpretación normativa que contribuye a la adopción de decisiones académico administrativas por parte de las autoridades de la Universidad, por lo cual no constituye en sentido estricto una posición institucional de la Universidad Nacional de Colombia.

IV. PROBLEMA JURÍDICO:

Teniendo en cuenta los términos en que se realiza la solicitud, este Despacho planteará el siguiente problema jurídico:

¿Es posible que un Docente del área de la salud de la Universidad Nacional de Colombia, pueda desempeñar labores asistenciales bajo la figura de la concurrencia?

V. TESIS:

De la lectura en contexto del Acuerdo 016 de 2005 o Estatuto de Personal Académico de la Universidad Nacional de Colombia y el Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social "Por medio del cual se regula la relación docencia - servicio para los programas de formación de talento humano del área de la salud", si es posible que un docente de la Universidad Nacional de Colombia pueda, bajo la figura de la "concurrencia", desempeñar labores asistenciales en otras instituciones.

Lo anterior teniendo en cuenta que de acuerdo con las dos normas jurídicas mencionadas en líneas anteriores y del análisis en contexto estas instituciones, se consideran escenarios de práctica que hacen parte de la Universidad Nacional de Colombia (parágrafo 1 del artículo 17 del Decreto 2376 de 2010) a la cual esta vinculado el docente que realiza las actividades.

No obstante, es importante mencionar que contextualizando el Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010 del Ministerio de la Protección Social "Por medio del cual se regula la relación docencia - servicio para los programas de formación de talento humano del área de la salud", que contiene la figura de la "concurrencia" se deben tener en cuenta las obligaciones y exigencias que establece la norma regulatoria entre las que se encuentran la necesidad de suscripción de un convenio entre las instituciones, con lo cual la participación del docente se realizará a través del conducto institucional y no simplemente personal, en otras palabras, esto significa que el profesor en virtud de la "concurrencia" no puede suscribir contratos personalmente con instituciones para la prestación del servicio, pues aquella actuación no sería de carácter institucional y en ese sentido contrariaría el Estatuto de Personal Docente que prohíbe en el literal b del numeral 3 del artículo 26 la concurrencia de horarios.

VI. DESARROLLO DEL PROBLEMA:

+ CON RELACIÓN AL PRINCIPIO DE AUTONOMÍA UNIVERSITARIA1.

La Autonomía Universitaria como principio es una garantía constitucional para la defensa de principios (democrático y pluralista) y derechos (educación, cátedra, libre desarrollo de la personalidad y enseñanza entre otros) fundamentales en el Estado Social y Democrático de Derecho. Así las cosas, en palabras del máximo órgano de cierre de la Jurisdicción Constitucional se concibe esta garantía institucional de la siguiente manera:

"Teniendo en cuenta el fundamento jurídico que inspira el principio de autonomía universitaria, la Corte ha definido su campo de aplicación a partir de dos grandes escenarios que facilitan la realización material de los fines que persigue. Tales escenarios abarcan, por una parte, (i) la autorregulación académica propiamente dicha, la cual se desenvuelve en el espectro de la libertad de pensamiento y pluralismo ideológico, permitiendo a cada institución adoptar los ideales filosóficos y pedagógicos que van a servir de medio a la transmisión del conocimiento, y por la otra, (ii) la autorregulación administrativa o funcional, cuyo objetivo principal se concentra en permitir a los centros de enseñanza organizarse internamente para garantizar el cumplimiento de su objetivo básico: la trasmisión del conocimiento. Así entendido, la propia jurisprudencia constitucional dispone que el derecho de autorregulación de los centros universitarios, en los campos académico y administrativo, se manifiesta en la opción reconocida a éstos para: "(i) darse y modificar sus estatutos; (ii) establecer los mecanismos que faciliten la elección, designación y períodos de sus directivos y administradores (iii) desarrollar sus planes de estudio y sus programas académicos, formativos, docentes, científicos y culturales; (iii) seleccionar a sus profesores y admitir a sus alumnos; (iv) asumir la elaboración y aprobación de sus presupuestos y (v) administrar sus propios bienes y recursos".2 (Cursiva por fuera del texto original)

Así las cosas, y dando alcance legal al precepto constitucional antes mencionado, el legislador expidió la Ley 30 de 1992 "Por la cual se organiza el servicio público de la Educación Superior" en la cual se establecieron criterios generales para el desarrollo de la Educación Superior, en este contexto señaló en su artículo 28 que se reconoce a las universidades el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional, prerrogativa que en palabras de la Corte Constitucional configura el precepto constitucional contenido en el artículo 69 de la Constitución Política de Colombia.

Consecuencia de lo anterior y en aplicación estricta del mandato legal contenido en el artículo 142 de la Ley 30 de 1992, el Gobierno Nacional expidió el 28 de Junio de 1993 el Decreto 1210 "Por el cual se reestructura el Régimen Orgánico Especial de la Universidad Nacional de Colombia". En este orden de ideas, a su vez, el Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional de Colombia, profirió el día 12 de Marzo de 2005 el Acuerdo No. 011 de 2005 "Por el cual se adopta el Estatuto General de la Universidad Nacional de Colombia".

El Acuerdo No. 011 de 2005 del Consejo Superior Universitario, establece en su capítulo segundo lo atinente al personal académico de la Universidad Nacional de Colombia, en este capítulo se estipula la forma en la cual se encuentra estructurado el personal docente, las actividades que desarrollaran en la institución, la forma de selección de los docentes y el régimen jurídico de los profesores, entre otros aspectos.

Por otra parte el Consejo Superior Universitario expidió el Estatuto de Personal Docente de la Universidad Nacional de Colombia, el cual fue adoptado a través del Acuerdo 016 de 2005. Dicho Estatuto contiene el margen funcional sobre el cual se estructura el sistema docente en la institución, tanto para los profesores pertenecientes a la carrera docente en los términos del artículo 43, como para los profesores que no son vinculados bajo la modalidad de carrera con las particularidades especiales de esta categoría.

Así las cosas, el Estatuto de Personal Académico de la Universidad Nacional de Colombia -preceptúa en el capítulo sexto los deberes, derechos, prohibiciones, inhabilidades, incompatibilidades y conflicto de intereses aplicables al personal académico indistintamente sean de carrera profesoral o no. En este contexto establece el numeral 3 del artículo 26 del Acuerdo 016 de 2005 preceptúa:

"ARTÍCULO 26. El presente Estatuto enfatiza en los siguientes deberes, derechos, incompatibilidades y conflictos de intereses:

(...)

3. Incompatibilidades:

a. La celebración de contratos con la Universidad Nacional de Colombia, en los casos del personal académico de carrera, en período de prueba y de los expertos.

b. El ejercicio de otras actividades que interfieran con el horario, la categoría y el programa de trabajo académico acordado con la Universidad.

c. Ser apoderado, asesor o asistente de persona natural o jurídica, nacional o extranjera, en actuaciones judiciales o administrativas contra la Universidad Nacional de Colombia.

d. La dedicación exclusiva es incompatible con la realización de actividades de enseñanza o investigación, con el ejercicio de cargos administrativos o actividades de asesoría en otras instituciones. Se exceptúan:

- Las actividades realizadas en desarrollo de convenios o contratos de la Universidad;

- Las desarrolladas durante el Año Sabático, siempre y cuando guarden relación con el plan de trabajo aprobado por el Consejo de Facultad;

- La participación como par académico, jurado o evaluador de la productividad académica;

- Las demás que contemple el Consejo Superior Universitario en reglamentación especial..." (Cursiva, negrilla y subrayado por fuera del texto original)

Teniendo en cuenta lo referenciado por la normatividad en cita, es importante mencionar que de acuerdo con el literal b del numeral 3 del artículo 26 del Estatuto de Personal Docente de la Universidad, es incompatible4 y por consiguiente de carácter prohibitivo y de imperativa aplicación dichas disposiciones al personal docente, esto en concordancia con lo señalado con la jurisprudencia constitucional cuando estableció:

"INCOMPATIBILIDADES-Definición

La incompatibilidad comporta una prohibición dirigida al titular de una función pública a quien, por ese hecho, se le impide ocuparse de ciertas actividades o ejercer, simultáneamente, las competencias propias de la función que desempeña y las correspondientes a otros cargos o empleos, en guarda del interés superior que puede verse afectado por una indebida acumulación de funciones o por la confluencia de intereses poco conciliables y capaces, en todo caso, de afectar la imparcialidad y la independencia que deben guiar las actuaciones de quien ejerce la autoridad en nombre del Estado.5" (Subrayado y negrilla por fuera del texto original)

Así las cosas, frente al concepto de incompatibilidad general adoptado por la Jurisprudencia del máximo órgano de cierre de la jurisdicción constitucional y descendiendo tal concepto al personal docente de la Institución se tiene que no podrán ejercer otras actividades que interfieran con el horario, la categoría y el programa de trabajo académico acordado con la Universidad.

Sobre este punto es importante aclarar que el presente concepto se emite teniendo en cuenta únicamente la incompatibilidad establecida en el literal b del numeral 3 del artículo 26 del Acuerdo 016 de 2005 y no la referida a que dedicación exclusiva es incompatible con la realización de actividades de enseñanza o investigación, con el ejercicio de cargos administrativos o actividades de asesoría en otras instituciones con las excepciones que dispone la normatividad (literal d del numeral 3 del artículo 26), por cuanto dicha situación no es observable en los términos de la solicitud que da origen a la presente interpretación normativa.

Ahora bien, teniendo en cuenta los términos de la solicitud que origina este concepto, la cual se presenta en relación con el horario de los docentes y la "concurrencia" de estos en la prestación de sus servicios en el sector salud, este Despacho conceptuará en el entendido de que la solicitud versa sobre la incompatibilidad establecida en el literal b del numeral 3 del Artículo 26 del Acuerdo 016 de 2005.

En este sentido se tiene que en principio y bajo la órbita del Estatuto Docente de la Universidad Nacional de Colombia, no es posible predicar la señalada "concurrencia", máxime si aquel estatuto no menciona ninguna excepción a la regla que por más valga decirlo es de carácter restrictivo y de imperativa observancia.

+ CON RELACIÓN AL CONCEPTO DE CONCURRENCIA.

En los términos del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española frente al concepto de concurrencia se sustrae que dicha palabra puede entenderse como el concurso simultáneo de varias circunstancias6, por lo cual, para efectos del presente caso esa interpretación es adecuada.

En vista de lo denotado en líneas anteriores, se tiene que de acuerdo con lo señalado en el Estatuto de Personal Académico de la Universidad Nacional de Colombia, el personal académico en sentido amplio y genérico, entiendo por tal los profesores de carrera docente y aquellos que no pertenecen a esta, no pueden al tenor de lo señalado en el artículo 26, numeral 3, literal b realizar otro tipo de actividades que interfieran con el horario, la categoría y el programa de trabajo académico acordado con la institución y para el cual ha sido vinculado a la Universidad en las diferentes formas que preceptúa el Acuerdo 016 de 2005.

Ahora bien, es importante mencionar que la Ley 269 de 1996 "Por la cual se regula parcialmente el artículo 128 de la Constitución Política, en relación con quienes prestan servicios de salud en las entidades de derecho público" en su artículo 1 señala que se aplica a todo el personal de salud que cumpla en forma directa funciones de carácter asistencial en entidades prestadoras de servicios de salud, sin perjuicio del sistema de salud por el cual se rija, y adicionalmente contempla en su artículo 3 lo relacionado con el tema de la concurrencia, como se pasará a evidenciar:

Menciona el artículo 3 que para los efectos de la Ley 269 de 1996 y a partir de su vigencia, se prohíbe la concurrencia de horarios a todo el personal de salud que cumpla en forma directa funciones de carácter asistencial en entidades prestadoras de servicios de salud con excepción de las actividades de carácter docente asistencial que se realicen en las mismas instituciones en las cuales se encuentre vinculado el profesional de la salud, y que por la naturaleza de sus funciones, ejerza la docencia y la prestación directa de servicios de salud.

Así las cosas, se encuentra que existe normativamente una prohibición directa frente a la utilización del concepto de "concurrencia" en el sector de la salud, que solo es superable específicamente por la excepción que por vía de regla se podría aplicar a determinadas condiciones de hecho que se encuadren en la norma jurídica.

+ CON RELACIÓN A LO SEÑALADO EN EL DECRETO 2376 DE 2010.

Enunciado lo anterior, se tiene que la Decanatura de la Facultad de Medicina de la Sede Bogotá, hace relación al Decreto 2376 de Julio de 2010, con el fin de que se analice desde esta perspectiva la aplicación o no del concepto de "concurrencia" del personal docente en el sector salud. Así las cosas, este Despacho previo a realizar el análisis de la solicitud considera procedente realizar la contextualización sobre esta norma reglamentaria y regulatoria.

El Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social "Por medio del cual se regula la relación docencia - servicio para los programas de formación de talento humano del área de la salud", contiene normas que buscan la regularización de la relación docencia - servicio en el área de la salud, tal como su nombre lo indica. Dicha norma contempla diversos aspectos, los cuales se enunciaran en las siguientes líneas:

Menciona la norma que el objeto de aquel Decreto se circunscribe a regular los aspectos que se pueden llegar a involucrar en la relación docencia - servicio, entendida por tal el vínculo funcional que se establece entre instituciones educativas y otras organizaciones, con el propósito de formar talento humano en salud o entre instituciones educativas cuando por lo menos una de ellas disponga de escenarios de práctica en salud, de acuerdo con el artículo 2.

Adicionalmente este vínculo funcional se funda en un proceso de planificación académica, administrativa e investigativa de largo plazo, concertado entre las partes de la relación docencia - servicio, por lo cual se entiende que aquel vínculo es la manifestación de la voluntad institucional y no simplemente personal, es decir de determinado docente con una institución.

Por lo anterior, la relación docencia - servicio se encuentra encaminada a programas académicos del área de la salud, tal como lo señala el artículo 1 cuando menciona:

"ARTÍCULO 1.- OBJETO Y ÁMBITO DE APLICACIÓN. El presente decreto tiene por objeto regular los aspectos atinentes a la relación docencia - servicio en programas académicos del área de la salud, sin importar el grado de participación o ausencia de ella en la propiedad que las instituciones educativas tengan sobre los escenarios de práctica o la naturaleza jurídica de los participantes.

La relación docencia servicio referida a los programas de educación para el trabajo y el desarrollo humano, está sujeta en lo pertinente a lo dispuesto en este decreto y a la reglamentación que para el efecto expida la Comisión Intersectorial para el Talento Humano en Salud." (Cursiva, negrilla y subrayado por fuera del texto original)

En lo referente a la definición de escenarios de práctica del área de la salud, el artículo 2 menciona que estos deben entenderse como espacios en los cuales se desarrollan prácticas formativas del área de la salud, entre los que se pueden concebir los siguientes: a. Espacios institucionales, que intervienen en la atención integral en salud de la población, b. Espacios comunitarios que intervienen en la atención integral en salud de la población, y c. Otros espacios diferentes a los del sector salud, en los cuales se consideren pertinentes las prácticas formativas en programas del área de la salud, en los términos del numeral 2 del parágrafo 1 del artículo 13 de la Ley 1164 de 2007.

Ahora bien, es importante mencionar que según la disposición reglamentaria la relación docencia - servicio se encuentra fundada en unos principios en abstracto contenidos en la Constitución Política de Colombia, en las normas de educación y salud vigentes, pero principalmente por los que de manera específica menciona el artículo 3 tales como: a). El principio de Autorregulación, b). El principio de Calidad, c). El principio de Respeto de los derechos de los usuarios, d). El principio de Planificación, y e) El principio de Autonomía.

Teniendo en cuenta los principios que deben ilustrar la relación docencia - servicio, específicamente aquellos que de forma taxativa se mencionan en los términos del Decreto, se considera necesario extraer los principios de Autorregulación y de Autonomía, los cuales mencionan:

"ARTICULO 3.- PRINCIPIOS DE LA RELACION DOCENCIA - SERVICIO. La relación docencia - servicio se regirá por los principios estipulados en la Constitución Política, en las normas de educación y salud vigentes y por los siguientes:

(...)

b. Autorregulación: Las instituciones que participen en la relación docencia - servicio deben prever procesos, con roles y mecanismos idóneos para asegurar el cumplimiento de objetivos, principios y normas previstas en el presente decreto, en los convenios docencia - servicio y en las demás normas que regulan las actividades de las instituciones educativas y las instituciones donde se desarrollen las prácticas.

(...)

f. Autonomía: La relación docencia - servicio se desarrollará en el marco de la autonomía de las instituciones participantes.

Estos principios regirán las relaciones entre las partes involucradas en la relación docencia - servicio y, cuando sea del caso, guiarán la interpretación de las normas establecidas en el presente decreto y la reglamentación complementaria." (Cursiva, negrilla y subrayado por fuera del texto original)

Teniendo en cuenta lo anterior, se encuentra que la relación docencia - servicio en el marco de la redacción y el fin perseguido del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social, tiene un carácter de aplicación institucional y no personal.

En relación con los fines que se persiguen con la relación docencia - servicio, es pertinente mencionar que estos se encuentran contenidos en el artículo 4 de la norma objeto de análisis y los mismos se circunscriben y concretan en el siguiente orden:

- Asegurar alianzas y planes de largo plazo entre instituciones educativas e instituciones prestadoras o aseguradoras de servicios de salud, instituciones de servicios, de investigación o espacios comunitarios que intervienen en la atención integral en salud de la población, para el desarrollo y fortalecimiento de escenarios de práctica fundados en objetivos, principios y estrategias pedagógicas compartidas.

- Asegurar la formación de talento humano en salud competente, con alto sentido ético, de responsabilidad y compromiso social con la salud de la población.

- Asegurar espacios adecuados para la docencia, la extensión, la investigación, la generación de conocimiento y el desarrollo de soluciones a los problemas de salud de la población.

Así las cosas, en las anteriores líneas se establecen los aspectos generales en la reglamentación de la relación docencia - servicio, sin embargo es importante y ajustado a la enunciación y contextualización de la norma regulatoria indicar algunos aspectos los cuales se mencionaran posteriormente.

En este orden de ideas, el capítulo segundo del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010 del Ministerio de la Protección Social, señala los siguientes aspectos:

"ARTICULO 6.- CONCEPTO PREVIO DE LA RELACÍÓN DOCENCIA - SERVICIO. Los programas de educación superior del área de la salud requieren, para su aprobación, concepto previo favorable respecto de la relación docencia - servicio emitido por la Comisión Intersectorial para el Talento Humano en Salud. Este concepto involucra la evaluación de las condiciones de los escenarios donde se desarrollarán las prácticas formativas, los convenios marco de dicha relación y los planes de formación acordados entre las instituciones que conforman la relación docencia - servicio.

PARÁGRAFO 1.- La Comisión Intersectorial para el Talento Humano en Salud será la competente para disponer sobre la vigencia del concepto de que trata el presente artículo.

PARÁGRAFO 2,- Los conceptos emitidos por la Comisión Intersectorial para el Talento Humano en Salud sobre la relación docencia - servicio a la fecha de expedición del presente decreto, se entenderán vigentes hasta tanto se realice una nueva visita de verificación según lo establezca dicha Comisión.

PARÁGRAFO 3,- Las solicitudes de registro calificado de que trata la Ley 1188 de 2008, que a la fecha de expedición del presente decreto se encuentren radicadas en el Ministerio de Educación Nacional, se tramitarán conforme a las normas y procedimientos vigentes a la fecha de su presentación, en lo atinente a la relación docencia - servicio.

ARTÍCULO 7,- RELACIÓN DOCENCIA - SERVICIO ENTRE INSTITUCIONES ACREDITADAS. Los programas académicos de educación superior que cuenten con acreditación en calidad o que pertenezcan a instituciones de educación superior acreditadas, en términos de la relación docencia-servicio, estarán sujetos al concepto y evaluación de que trata el artículo anterior, bajo las condiciones definidas para el efecto en el presente decreto y demás normatividad aplicable.

ARTÍCULO 8.- PARTICIPANTES EN LA RELACIÓN DOCENCIA SERVICIO. Pueden participar en la relación docencia - servicio para la formación en programas de educación del área de la salud:

i) las instituciones de educación superior;

ii) instituciones de formación para el trabajo y desarrollo humano;

iii) las instituciones prestadoras de servicios de salud;

iv) instituciones aseguradoras de servicios de salud;

v) instituciones de servicios o investigación relacionadas con las áreas de formación en salud en las cuales se consideren pertinentes las prácticas formativas;

vi) instituciones u organizaciones que gestionen programas cuyas misiones sean acordes con las necesidades de formación de talento humano en salud.

ARTÍCULO 9,- DURACIÓN DE LA RELACIÓN DOCENCIA - SERVICIO, Los convenios que formalizan la relación docencia - servicio deberán suscribirse por un término no inferior a diez (10) años. En todo caso, deberán prever mecanismos para garantizar la culminación de las prácticas formativas de los estudiantes que las hayan iniciado estando vigente la relación docencia - servicio, ante una eventual terminación de los mismos.

ARTÍCULO 10,- CONVENIOS DOCENCIA - SERVICIO. La relación docencia - servicio tiene carácter institucional y no podrá darse sin que medie la formalización de un convenio marco que se ajuste a lo establecido en el presente decreto. Dicho convenio deberá contener como mínimo los siguientes ítems:

a. Objeto del convenio.

b. Vigencia del convenio.

c. Deberes y responsabilidades de forma clara y precisa de las partes en las áreas académica, científica, de servicios, financiera y administrativa.

d. Instancias, mecanismos y procesos de coordinación, control y solución de diferencias.

e. Garantías para usuarios, estudiantes y docentes y responsabilidades de las partes intervinientes frente a las mismas.

f Causales de terminación de la relación docencia - servicio.

g. Constitución de pólizas.

h. Mecanismos de supervisión, así como los criterios y procedimientos de evaluación de las obligaciones adquiridas por las partes.

i. Las formas de compensación o contraprestación que se deriven de la relación docencia - servicio, en caso de pactarse.

j. El convenio marco deberá estar acompañado de un anexo técnico por programa académico que deberá establecer como mínimo, el plan de formación acordado entre las instituciones que conforman la relación docencia - servicio, el número de estudiantes y docentes por programa, los planes de delegación, horarios, turnos y rotaciones.

Las obligaciones docentes y asistenciales del personal vinculado a las instituciones que participan en la relación docencia - servicio, deberán quedar establecidas en sus respectivos contratos de vinculación. El convenio establecerá las condiciones bajo las cuales el personal del escenario de práctica puede realizar actividades de docencia y aquellas en las cuales los docentes de la institución educativa pueden prestar servicios asistenciales.

PARÁGRAFO 1.- Cuando el escenario de práctica y la institución educativa tienen integración de propiedad, el documento donde se definan los lineamientos de la relación docencia - servicio, deberá contemplar los items establecidos en el presente artículo.

PARÁGRAFO 2.- Los convenios docencia - servicio deberán articularse con las normas y reglamentos internos y académicos del escenario de práctica y de las instituciones educativas participantes, estableciendo las condiciones y procedimientos para la aplicación de los mismos en los casos relacionados con la relación docencia - servicio.

PARÁGRAFO 3.- Las actividades realizadas por los estudiantes de programas académicos de pregrado que requieran ser registradas en la historia clínica del paciente u otros registros, deberán ser consignadas por el profesional responsable y respaldadas con su firma, nombre y registro profesional.

PARÁGRAFO 4.- Los convenios docencia servicio o prórrogas de los mismos que se suscriban con posterioridad a la entrada en vigencia del presente decreto, se regirán en su totalidad por lo aquí dispuesto.

ARTICULO 11- COMITÉS DOCENCIA - SERVICIO. Por cada convenio docencia - servicio se deberá conformar un comité entre el escenario de práctica y la institución educativa, integrado por:

a. El director, gerente o el jefe del área de educación de la institución que sirve de escenario de práctica.

b. Un representante de la institución educativa.

c. Un representante de los estudiantes que estén rotando en el escenario de práctica.

PARÁGRAFO.- El comité docencia - servicio también se deberá constituir cuando exista integración de propiedad entre el escenario de práctica y la institución educativa.

ARTICULO 12.- FUNCIONES DE LOS COMITÉS DOCENCIA - SERVICIO. Los comités tendrán funciones de coordinación, seguimiento y evaluación de las actividades de docencia - servicio que se realicen en los escenarios de práctica respectivos, las cuales se consignarán en el convenio respectivo. Como mínimo se establecen las siguientes funciones:

a. Darse su propio reglamento.

b. Verificar y evaluar periódicamente el cumplimiento del presente decreto así como de los convenios que rigen la relación docencia - servicio.

c. Verificar y evaluar el cumplimiento de los planes de largo plazo concertados entre las instituciones que hacen parte de la relación docencia - servicio.

d. Verificar y evaluar periódicamente que el desarrollo de la relación docencia - servicio no genere detrimento de la calidad de la atención a los usuarios del escenario de práctica.

e. Promover la responsabilidad ética, legal y el compromiso humanitario en el desarrollo de la relación docencia - servicio.

f. Analizar y resolver en primera instancia, las dificultades, diferencias y conflictos que puedan surgir en desarrollo de la relación docencia - servicio y remitir a las instancias pertinentes los casos que así lo ameriten.

g. Registrar las novedades o cambios en cada uno de los programas académicos relacionados con la relación docencia - servicio.

PARÁGRAFO 1.- Este Comité deberá reunirse por lo menos una vez cada trimestre, las decisiones se adoptarán por mayoría y sus actuaciones se deben registrar en actas, las cuales deberán adjuntarse al convenio marco. Los demás aspectos relacionados con su funcionamiento se reglamentarán por el Ministerio de la Protección Social.

PARÁGRAFO 2.- Toda la documentación referente a la relación docencia - servicio debe reposar y estar disponible en forma permanente en las sedes de cada una de las instituciones participantes.

ARTICULO 13. PLANES DE PRÁCTICAS FORMATIVAS. La relación docencia - servicio debe contar con un plan de prácticas formativas acordado entre las partes intervinientes en el convenio docencia - servicio, que integre los objetivos educacionales y las competencias a adquirir por los estudiantes, con el desarrollo y mejoramiento en la prestación de los servicios del escenario de práctica.

PARÁGRAFO.- Los planes de prácticas formativas deben incluir un programa de delegación progresiva de funciones y responsabilidades a los estudiantes de acuerdo con los avances teórico prácticos del estudiante en cada período académico, bajo la supervisión del docente y el personal asistencial responsable del servicio. Dicho plan debe ser establecido, reglamentado y supervisado por el comité docencia - servicio." (Cursiva por fuera del texto original)

Citado el capítulo segundo este Despacho considera conveniente para efectos del presente caso, mencionar lo siguiente:

Según lo señalado en el artículo 8, numeral (i) respecto a quienes pueden participar en la relación docencia - servicio para la formación en programas del área de la salud, se observa que tienen la autorización de participación las instituciones de educación superior, las cuales en los términos del artículo 16 del capítulo 5 de la Ley 30 de 1992 se encuentran conformadas por las Instituciones Técnicas Profesionales, Instituciones Universitarias o Escuelas Tecnológicas y las Universidades, categoría esta última en la cual se encuentra la Universidad Nacional de Colombia según lo señalado en el artículo 1 del Decreto 1210 de 1993 y el artículo 1 del Acuerdo 011 de 2005 del Consejo Superior Universitario.

Adicionalmente a lo anterior, también podrán participar en la relación docencia - servicio las Instituciones Prestadoras de Servicio de Salud (artículo 8, numeral (iii)), razón por la cual podría en determinado evento concretarse aquella relación entre la Universidad Nacional de Colombia y una IPS.

Según lo señalado y la redacción del artículo 9, se tiene que para la formalización de la relación docencia - servicio entre dos o más instituciones a las cuales hace relación el artículo 8 de la misma norma, debe suscribirse un convenio entre estas, el cual no podrá ser inferior a diez (10) años. Aunado a lo anterior, es importante mencionar que realizando una lectura en contexto de la norma, dichos acuerdos de voluntades (convenios) que se suscriban entre las partes deben tener en cuenta los principios sobre los cuales se cimentan aquellas relaciones en concordancia además con los objetivos que se persiguen con la relación docencia - servicio, aspectos que son mencionados en el capítulo primero del Decreto.

De igual manera, es de suma importancia expresar que el artículo 10 establece las condiciones y formalidades que deben tener aquellos acuerdos de voluntades con los cuales se busca la formalización de la relación docencia - servicio, así las cosas se menciona en esta norma que la relación docencia - servicio tiene carácter institucional y no podrá darse sin que medie la formalización de un convenio marco que se ajuste a lo establecido en la regulación.

Dicho artículo 10, además señala las condiciones generales y específicas que deben tener estos convenios, entre las cuales se precisa que deberán articularse con las normas y reglamentos internos y académicos las instituciones educativas participantes o aquellas que no lo son, estableciendo igualmente las condiciones y procedimientos para la aplicación de la normatividad de cada institución en la relación docencia - servicio, por lo cual, en caso tal que se considere por parte de la Universidad Nacional de Colombia ser participe de una relación de esta categoría deberá previamente revisar la normatividad interna a fin de armonizar el acuerdo de voluntades a estas normas.

Finalmente el capítulo segundo concluye en sus artículos 11, 12 y 13 con la creación y parámetros sobre los cuales se estructura el denominado "Comité Docencia - Servicio".

En cuanto al capítulo tercero de la norma en estudio se tiene que aquel hace referencia a los estudiantes y docentes que podrán participar en la relación docencia - servicio, señalando los términos en los cuales las instituciones determinaran su intervención en la relación. Dichos aspectos se concretizan en los siguientes aspectos:

i. Número de Estudiantes en los Escenarios de Practica.7

ii. Garantías de Seguridad, Protección y Bienestar de los Estudiantes.8

iii. Garantías Académicas a los Estudiantes.9

iv. Garantías a los Docentes que participan en la relación docencia - servicio.10

Consecuentemente, el capítulo cuarto de la norma establece los requisitos para que dentro de las instituciones puedan actuar como escenarios de práctica en la relación docencia - servicio, en especial lo relacionado con registros y autoevaluación de los escenarios. Adicionalmente también prescribe los requisitos y procedimientos que se deben tener en cuenta por parte de las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud -IPS, para que se les reconozcan como Hospitales Universitarios. Por otra parte este capítulo contempla aspectos relacionados con el reconocimiento de las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud -IPS, como Hospitales Universitarios relacionados con las visitas de verificación que realizará la Sala de Ciencias de la Salud - CONACES, la duración del reconocimiento como Hospital Universitario y el régimen de transición.

Finalmente el capítulo quinto, estipula las disposiciones finales de la norma regulatoria, tales como la prioridad en la asignación de becas (artículo 26), la obligatoriedad del reporte de información (artículo 27), la vigencia de la norma y las derogatorias (artículo 28)

Una vez enunciada la forma en la cual se encuentra estructurado el Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, del Ministerio de la Protección Social, este Despacho procede a realizar la revisión normativa la cual se encuentra relacionada con la solicitud, como se pasará a exponer a continuación:

La concurrencia en los términos del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010.

Una vez enunciado lo anterior, se tiene que el Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, en el capítulo tercero estipula en forma precisa lo relacionado al manejo que para efectos de la relación docencia - servicio se le debe dar a los estudiantes y docentes que participen de la misma, en estos términos y restringiéndolo a lo solicitado señala el artículo 17 de esta norma lo siguiente:

"ARTICULO 17.- GARANTÍAS A LOS DOCENTES QUE PARTICIPAN EN LA RELACIÓN DOCENCIA SERVICIO. Quienes participen como docentes en la relación docencia - servicio, tendrán derecho a:

a. Obtener de la institución educativa el reconocimiento académico respectivo, de acuerdo con sus propios requisitos y reglamentos, cuando realicen actividades docentes.

b. Obtener de la institución prestadora de servicios de salud y/o de la institución educativa el reconocimiento y remuneración correspondientes a las actividades asistenciales y docentes desarrolladas en el marco de la relación docencia servicio.

PARÁGRAFO 1.- Para el caso del personal de las instituciones de derecho público, se podrá aplicar la concurrencia de horarios conforme a lo establecido en la Ley 269 de 1996, entendiéndose que el escenario de práctica hace parte de la institución a la cual está vinculado el docente.

PARÁGRAFO 2.- Los docentes que participen en la relación docencia - servicio, seguirán las orientaciones de la institución educativa en los aspectos relacionados con planes curriculares, estrategias pedagógicas y de evaluación formativa.

PARÁGRAFO 3.- Los reconocimientos o remuneraciones de que trata el presente artículo, se harán de acuerdo con lo pactado en el respectivo convenio.

PARÁGRAFO 4.- El personal de las instituciones participantes en la relación docencia - servicio se regirá, en materia de administración de personal, por las disposiciones legales que le son propias a la entidad que los vincula." (Cursiva y subrayado por fuera del texto original)

Enunciado lo anterior, se tiene que de manera obligatoria para el análisis de esta especial circunstancia que menciona el parágrafo 1 del artículo 17 del Decreto objeto de estudio debe acudirse a la ley 269 de 1996, norma jurídica a la cual se hizo alusión anteriormente en este documento.

No obstante lo dicho, y en aras de clarificar la situación objeto de solicitud de concepto jurídico es procedente señalar lo enunciado por el artículo 3. Al respecto establece:

"ARTÍCULO 3. CONCURRENCIA DE HORARIOS. Prohíbese la concurrencia de horarios, con excepción de las actividades de carácter docente asistencial que se realicen en las mismas instituciones en las cuales se encuentre vinculado el profesional de la salud, y que por la naturaleza de sus funciones, ejerza la docencia y la prestación directa de servicios de salud." (Cursiva por fuera del texto original)

En este orden de ideas, se tiene el primer elemento mencionado en el parágrafo 1 del artículo 17, el cual se encuentra relacionado con la característica de que lo dispuesto se aplicará al personal de las instituciones de derecho público, ante lo cual y en concordancia con la normatividad de la Universidad Nacional de Colombia, especialmente lo señalado en el artículo 1 del Decreto 1210 de 1993 cuando señala que la institución es un ente universitario autónomo11, en razón a ello es procedente concebir que la Universidad se encuentra dentro de esta categoría de institución de derecho público, por lo cual sería aplicable lo señalado en esta norma.

Seguidamente es importante anotar que el parágrafo 1 del artículo 17 del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010 hace una remisión cerrada a una norma de carácter legal, esto es, a la ley 269 de 1996, la cual al hacer referencia al tema de la "concurrencia" la sitúa en el artículo 3 el cual ya ha sido citado y referenciado anteriormente.

Dicha norma establecida en el artículo 3 contiene como regla la prohibición general de concurrencia de horarios al personal de salud que cumpla en forma directa funciones de carácter asistencial en entidades prestadoras de servicios de salud, sin embargo, a modo de excepción a la regla menciona que las actividades de carácter docente asistencial que se realicen en las mismas instituciones en las cuales se encuentre vinculado el profesional de la salud, y que por la naturaleza de sus funciones, ejerza la docencia y la prestación directa de servicios de salud, si podrán ser ejercidas por los profesionales de la salud.

Así las cosas, puede entenderse de acuerdo a la redacción del Decreto 2376 de 2010, que al personal docente de las instituciones de derecho público le será posible aplicar la "concurrencia" de horarios única y exclusivamente cuando las actividades concurrentes se realicen en el escenario de práctica, por cuanto estos pueden concebirse como parte de la institución a la cual está vinculado el docente.

Es este contexto se tiene que la normatividad interna de la Universidad Nacional de Colombia, en especial la mencionada en el Estatuto del Personal Docente de la Institución, adoptada a través del Acuerdo 016 de 2005, contempla y dispone en el literal b del artículo 26 que el ejercicio de otras actividades que interfieran con el horario, la cátedra y el programa de trabajo académico acordado con la Universidad constituyen una incompatibilidad para el Personal Docente vinculado a la Institución.

No obstante lo anterior, se tiene que tal como se encuentra redactada la norma y adoptando una interpretación integradora de la normatividad en revisión se podría considerar que el realizar actividades en escenarios de práctica entre los que se pueden considerar las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud - IPS, no contrariaría de forma alguna la incompatibilidad señalada en el Estatuto Docente, por cuanto estos escenarios en los términos del Decreto 2376 de 2010, deben entenderse como parte de la institución a la cual se encuentra vinculado el docente, para el caso en concreto estos espacios pueden considerarse como parte de la Universidad Nacional de Colombia.

No obstante la precitada conclusión, es importante que se tenga en cuenta que estas relaciones en las cuales podrían participar docentes de la Universidad Nacional de Colombia no pueden en los términos de la norma jurídica realizarse individualmente por el profesor como en efecto lo manifiesta la Decanatura de la Facultad de Medicina de la Sede Bogotá en el oficio de la referencia, pues tal participación responde a un acuerdo de voluntades al cual llegan dos o más instituciones como la Universidad Nacional de Colombia y una Institución Prestadora de Servicios de Salud-IPS, por lo cual dicha actuación debe responder a la manifestación de una voluntad institucional donde se pueda revisar detalladamente todos los aspectos que menciona la normatividad que concibe la "concurrencia".

Dicho lo anterior, es conclusivo establecer que en los términos del Decreto 2376 de 2010 y el Estatuto de Personal Docente de la Universidad Nacional de Colombia, no es posible que un docente de la Universidad Nacional de Colombia pueda personalmente contratar con una Institución Prestadora de Servicios de Salud -IPS valiéndose de la figura de la "concurrencia" para realizar labores en estas instituciones.

Así las cosas, la "concurrencia" en los términos de parágrafo 1 del artículo 17 del estudiado decreto, presupone que existe una relación docente - servicio entre dos o más de las instituciones que poseen la legitimidad en los términos del artículo 8 para participar de esta relación, relación que es definida como el vínculo funcional establecido entre instituciones educativas y otras organizaciones, con el propósito de formar talento humano en salud o entre instituciones educativas cuando por lo menos una de ellas disponga de escenarios de práctica en salud, y que se funda en un proceso de planificación académica, administrativa e investigativa de largo plazo, concertado entre las partes de la relación docencia - servicio. (Artículo 2)

Dicho vínculo funcional se materializa a través de un convenio docencia - servicio suscrito entre las instituciones participantes en la relación y contentivo de las condiciones, compromisos y responsabilidades de cada una de las partes, formalizadas en un documento (artículo 2). Por lo anterior, al realizar este convenio se debe tener en cuenta las directrices dadas en la norma jurídica teniendo en cuenta además los principios que deben irradiar esta relación y los objetivos que se buscan.

Es de tal forma que para la utilización del concepto de "concurrencia" debe mediar un acuerdo de voluntades que el artículo 10 establece claramente como de carácter institucional y no podrá darse sin que medie la formalización de un convenio marco que se ajuste a lo establecido y reglado en el Decreto 2376 de 2010.

Adicionalmente debe tenerse en cuenta que la norma reglamentaria contempló la autonomía que le asiste a los participantes de la relación docente - servicio al mencionar en el parágrafo 2 del artículo 10 que dichos acuerdos de voluntades deberán articularse con las normas y reglamentos internos y académicos del escenario de práctica y de las instituciones educativas participantes, estableciendo las condiciones y procedimientos para la aplicación de los mismos en los casos relacionados con la relación docencia - servicio.

Finalmente, se tiene que el concepto de "concurrencia" debe entenderse para efectos del Decreto 2376 de 2010, como la posibilidad de participación en la relación docencia - servicio a los profesores de la Universidad Nacional de Colombia con las limitaciones de cada caso, ante una iniciativa institucional materializada en un acuerdo de voluntades que debe tener en cuenta tanto los requisitos previos como de desarrollo antes de su suscripción y los cuales se encuentran enunciados en la norma reglamentaria, razón por la cual en su construcción se debe realizar la revisión de la normatividad interna de la institución y su acoplamiento al mismo acuerdo de voluntades, en consecuencia dicho concepto de "concurrencia" no puede ser ejercido de una forma personal por determinado docente para la suscripción de contratos con alguna de las instituciones legitimadas para suscribir acuerdos de voluntades en donde se concerté la relación docencia - servicio.

CONCLUSIÓN:

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto se tiene:

I. Respecto a la Autonomía Universitaria, aquella prerrogativa constitucional se desarrolla en la Universidad Nacional de Colombia entre otros a partir del Acuerdo No. 011 de 2005 del Consejo Superior Universitario, norma que estipula de forma general aspectos relacionados con el Personal Docente de la Universidad Nacional de Colombia.

II. El Acuerdo No. 016 de 2005 "Por el cual se adopta el Estatuto de Personal Académico de la Universidad Nacional de Colombia", establece los parámetros sobre los cuales se estructura el personal docente de la Universidad Nacional de Colombia, en sus diversas etapas ingreso, permanencia, ascenso, derechos, obligaciones, incompatibilidades entre otros aspectos.

III. El literal b del numeral 3 del artículo 26 menciona como una incompatibilidad del personal docente el ejercicio de otras actividades que interfieran con el horario, la categoría y el programa de trabajo académico acordado con la Universidad.

IV. En vista de lo anterior, en principio no es aplicable la denominada "concurrencia" de los profesores de la Universidad cuando pretenden ser contratados de manera directa por otras entidades, sean de derecho público o privado.

Sin embargo y al tenor del parágrafo 1 del artículo 17 del Decreto 2376 de 2010, es posible que se pueda predicar la "concurrencia" de horarios de profesores que estando vinculados con la Universidad Nacional de Colombia realicen actividades en otras instituciones, entendiendo que estas otras instituciones en consonancia con el artículo 2 y el parágrafo 1 del artículo 17 del Decreto son escenarios de práctica que hacen parte de la Universidad Nacional de Colombia.

V. Dicha participación o "concurrencia" a la cual hace mención la norma se encuentra sustentada en un acuerdo de voluntades que puede realizar la Universidad Nacional de Colombia y una o más de las instituciones a la cual hace referencia el artículo 8 del Decreto 2376, requisito indispensable para la participación de los docentes, teniendo en cuenta que debe entenderse aquella relación como un compromiso institucional y no personal y directo del docente.

VI. Que así las cosas, es imposible o incompatible que un profesor del área de la salud pueda contratar directamente con una Institución Prestadora de Servicios de Salud - IPS, en los términos del literal b del numeral 3 del artículo 26 del Estatuto del Personal Docente de la Institución, específicamente en lo relacionado con la interferencia de horario, esto teniendo en cuenta que no es posible que por medio de la figura de la "concurrencia" los profesores de la Universidad Nacional de Colombia puedan contratar directamente con otras entidades o con las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud - IPS, teniendo en cuenta que debe existir un vínculo funcional e institucional que permita esta particularidad de concurrencia de horarios.

Este concepto se emite en los términos del Artículo 25 del Código Contencioso Administrativo y el Artículo 14 del Acuerdo No. 026 de 2010 del Consejo Superior Universitario y conlleva una función orientadora, cuyo propósito no es generar deberes u obligaciones ni otorgar derechos, por lo cual el interesado tiene la opción de acogerlo o no.

Cordialmente,

JOHANNA MILENA ARAGÓN SANDOVAL

Jefe (E)

NOTAS DE PIE DE PÁGINA:

1 Respecto al concepto de la Autonomía Universitaria la Corte Constitucional en Sentencia de Acción de Tutela 020 de 2010. MP. Dr. Humberto Antonio Sierra Porto señalo:

"El artículo 69 constitucional establece: "Se garantiza la autonomía universitaria. Las universidades podrán darse sus directivas y regirse por sus propios estatutos, de acuerdo con la ley".

Este precepto ha sido entendido por la jurisprudencia de esta Corporación como "la capacidad de autodeterminación otorgada a las instituciones de educación superior para cumplir con la misión y objetivos que les son propios", es decir, como "una garantía que permite a los entes de educación superior darse su propia normatividad, estructura y concepción ideológica, con el fin de lograr un desarrollo autónomo e independiente de la comunidad educativa, sin la injerencia del poder político".

En esta definición se destacan las dos "vertientes" que integran la figura en estudio, "de un lado, la dirección ideológica del centro educativo, lo cual determina su particularidad y su especial condición filosófica en la sociedad pluralista y participativa. Para ello la universidad cuenta con la potestad de señalar los planes de estudio y los métodos y sistemas de investigación. Y, de otro lado, la potestad para dotarse de su propia organización interna, lo cual se concreta en las normas de funcionamiento y de gestión administrativa, en el sistema de elaboración y aprobación de su presupuesto, la administración de sus bienes, la selección y formación de sus docentes".

Así concebida, se ha reconocido que del derecho a la autonomía universitaria derivan ciertas posibilidades concretas de actuación en cabeza de los establecimientos educativos, dentro de las cuales se cuentan: (i) darse y modificar sus estatutos; (ii) potestad sancionatoria cuando se demuestra el incumplimiento de estas disposiciones; (iii) establecer los mecanismos que faciliten la elección, designación y períodos de sus directivos y administradores (iv) desarrollar sus planes de estudio y sus programas académicos, formativos, docentes, científicos y culturales; (v) seleccionar a sus profesores y admitir a sus alumnos; (vi) asumir la elaboración y aprobación de sus presupuestos y (vii) administrar sus propios bienes y recursos."

2 Al Respecto Confróntese la Sentencia de Acción de Tutela del 07 de Septiembre de 2005 emanada de la Sala Quinta de Revisión de la Corte Constitucional. M.P. Dr. Rodrigo Escobar Gil.

3 El artículo 4 del Estatuto de Personal Docente menciona:

"ARTÍCULO 4. Definición. La carrera profesoral universitaria es un sistema regulador de la incorporación, permanencia, formación, promoción y desvinculación del personal académico para el cumplimiento de los fines propios de la Universidad."

4 Sobre el concepto de incompatibilidad ha señalado la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado que estas como lo dice la doctrina y la jurisprudencia son prohibiciones para ejercer otra función o actividad por tener o haber tenido en período inmediatamente anterior, cierta investidura pública. (Al respecto confróntese la Sentencia del 27 de Abril de 1993. C.P. Dr. Amado Gutiérrez Velásquez)

5 Al respecto confróntese la Sentencia de Acción de Inconstitucionalidad del 10 de Abril de 1997, proferida por la Corte Constitucional. M.P. Dr. Fabio Morón Díaz.

6 Al respecto confróntese el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española en el siguiente enlace; http://buscon.rae.es/drael/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=concurrencia

7 Artículo 14 del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social:

"ARTICULO 14.- NÚMERO DE ESTUDIANTES EN LOS ESCENARIOS DE PRÁCTICA. Cada institución que actúa como escenario de práctica definirá su número máximo de cupos, siguiendo los criterios que para tal fin establezca la Comisión Intersectorial de Talento Humano en Salud."

8 Artículo 15 del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social:

"ARTICULO 15.- GARANTIAS DE SEGURIDAD, PROTECCIÓN Y BIENESTAR DE LOS ESTUDIANTES. La relación docencia - servicio debe garantizar que los estudiantes desarrollen sus prácticas formativas en condiciones adecuadas de seguridad, protección y bienestar, conforme a las normas vigentes, para lo cual ofrecerá las siguientes garantías:

a. Los estudiantes que realicen prácticas formativas que impliquen riesgos frente a terceros o para su salud, estarán cubiertos por pólizas de responsabilidad civil extracontractual y de riesgos biológicos, con una cobertura no inferior a 250 salarios mínimos legales mensuales vigentes para cada una.

b. Los estudiantes de postgrado serán afiliados a los Sistemas de Seguridad Social en Salud y Riesgos Profesionales por el tiempo que dure su entrenamiento. Para efectos de la afiliación y pago de aportes, se tendrá como ingreso base de cotización un salario mínimo legal. En todo caso, dicha afiliación no implicará un vínculo laboral, considerando que se da en el marco de una relación académica.

c. Los turnos de las prácticas formativas de los estudiantes se fijarán atendiendo las normas, principios y estándares de calidad en la prestación del servicio de salud y de bienestar de los estudiantes y docentes.

En cualquier caso, los turnos serán de máximo 12 horas, con descansos que garanticen al estudiante su recuperación física y mental y no podrán superar 66 horas por semana.

d. Los estudiantes de programas académicos de formación en el área de la salud que requieran de residencia o entrenamiento que implique la prestación de servicios de salud por parte de ellos, tendrán derecho a alimentación, hotelería, ropa de trabajo y elementos de protección gratuitos, de acuerdo con las jornadas, turnos y servicios que cumplan en el marco de la práctica formativa.

PARÁGRAFO 1.- Las garantías establecidas en el presente artículo serán responsabilidad de las instituciones que integran la relación docencia - servicio, quienes financiarán la totalidad de los gastos que impliquen las mismas. Los convenios docencia - servicio establecerán las responsabilidades de las partes en la suscripción, financiación, pago, trámite y seguimiento de dichas garantías.

PARÁGRAFO 2.- El Ministerio de la Protección Social reglamentará las condiciones y términos de la afiliación al Sistema de Seguridad Social en Salud y Riesgos Profesionales contemplada en el literal b. del presente artículo."

9 Artículo 16 del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social:

"ARTÍCULO 16.- GARANTIAS ACADÉMICAS A LOS ESTUDIANTES. Los estudiantes de programas de formación en salud tendrán las siguientes garantías a nivel académico:

a. Las rotaciones en los escenarios de práctica de los estudiantes, deberán obedecer a un programa de prácticas formativas previamente definido por la institución educativa.

b. Participar en actividades asistenciales necesarias para su formación bajo estricta supervisión del personal docente y/o asistencial previsto en los convenios docencia - servicio."

10 Artículo 17 del Decreto 2376 del 01 de Julio de 2010, emanado del Ministerio de la Protección Social:

"ARTICULO 17.- GARANTÍAS A LOS DOCENTES QUE PARTICIPAN EN LA RELACIÓN DOCENCIA SERVICIO. Quienes participen como docentes en la relación docencia - servicio, tendrán derecho a:

a. Obtener de la institución educativa el reconocimiento académico respectivo, de acuerdo con sus propios requisitos y reglamentos, cuando realicen actividades docentes.

b. Obtener de la institución prestadora de servicios de salud y/o de la institución educativa el reconocimiento y remuneración correspondientes a las actividades asistenciales y docentes desarrolladas en el marco de la relación docencia servicio.

PARÁGRAFO 1.- Para el caso del personal de las instituciones de derecho público, se podrá aplicar la concurrencia de horarios conforme a lo establecido en la Ley 269 de 1996, entendiéndose que el escenario de práctica hace parte de la institución a la cual está vinculado el docente.

PARÁGRAFO 2.- Los docentes que participen en la relación docencia - servicio, seguirán las orientaciones de la institución educativa en los aspectos relacionados con planes curriculares, estrategias pedagógicas y de evaluación formativa.

PARÁGRAFO 3.- Los reconocimientos o remuneraciones de que trata el presente artículo, se harán de acuerdo con lo pactado en el respectivo convenio.

PARÁGRAFO 4.- El personal de las instituciones participantes en la relación docencia - servicio se regirá, en materia de administración de personal, por las disposiciones legales que le son propias a la entidad que los vincula."

11 Sobre el concepto de ente universitario autónomo, puede confrontarse el artículo 57 de la Ley 30 de 1992, en consonancia con el pronunciamiento del 15 de Abril de 1998, emanado de la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado. C.P. Dr. Augusto Trejos Jaramillo cuando menciono:

"El art. 69 constitucional, al garantizar a las universidades autonomía para darse sus directivas y regirse por sus propios estatutos de conformidad con la ley, a la cual difiere la expedición de su régimen especial, consagró una figura nueva dentro del sistema de descentralización administrativa por servicios, el llamado "ente universitario autónomo", con características singulares que lo hacen diferente de los demás organismos descentralizados con aquel carácter y que es, precisamente, una de las entidades autónomas a que aluden las disposiciones constitucionales. En desarrollo de las atribuciones conferidas por la Constitución de 1991, el Congreso expidió la ley 30 de 1992 "Por la cual se organiza el Servicio Público de Educación Superior" con el objetivo, entre otros, de garantizar la autonomía universitaria y velar por la calidad de ese servicio público a través del ejercicio de la inspección y vigilancia del mismo."