Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Acuerdo 66 de 1939 Consejo Directivo (actual Consejo Superior Universitario)
 
  Fecha de Expedición: 04/05/1939  
  Fecha de Entrada en Vigencia: 04/05/1939
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

La presente norma hace parte del componente histórico del Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos. Por lo anterior, se aclara que no cuenta con el análisis de vigencia respectivo y en consecuencia se desconoce si existen normas posteriores que la hayan modificado, derogado, adicionado o subrogado.

ACUERDO 66 DE 1939

(Acta 32 mayo 4)

"Por el cual se fijan los Estatutos de la Universidad Nacional de Colombia"

EL CONSEJO DIRECTIVO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

en uso de sus facultades legales,

ACUERDA:

Aprobar los siguientes Estatutos para la Universidad Nacional:

CAPÍTULO I

DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 1. La Universidad Nacional de Colombia es una institución de enseñanza superior e investigación científica dentro de las normas de la Constitución y de las leyes.

La Universidad de acuerdo con sus fines procurará el fomento de los medios de difusión dela cultura, la formación del profesorado dentro del escalafón Académico establecido en este Estatuto y la extensión a todo el pueblo de su labor educativa y científica.

ARTÍCULO 2. La Universidad es ajena a la política militante, pero como Instituto de desinteresada investigación científica, se ocupa de todos los temas relacionados con la vida social y política.

ARTÍCULO 3. Las diferentes dependencias de la Universidad están sometidas al reglamento respectivo para cada una de ellas y a lo prescrito en esta Estatuto, pero la Universidad en general obra dentro de un orden de solidaridad de tutela moral, científica y física y en relación con estudios procederá en tal forma que los que sean comunes se complementen y auxilien mutuamente.

CAPÍTULO II

DEL GOBIERNO DE LA UNIVERSIDAD

DEL CONSEJO DIRECTIVO

ARTÍCULO 4. El Consejo Directivo de la Universidad además de las atribuciones señaladas en el Artículo 10o. de la Ley 68 de 1935, tiene las que se enumeran en este Estatuto.

ARTÍCULO 5. Además de los miembros de que se compone el Consejo Directivo, de acuerdo con el Artículo 7o. de la Ley citada, pueden asistir a las reuniones del Consejo, con voz pero sin voto, el Síndico, los Decanos, los Directores de la Escuela y los Directores de Institutos. En casos especiales, serán oídas, previa invitación a juicio del mismo presidente, sobre asuntos de interés de la Universidad, estime necesaria.

ARTÍCULO 6. Las personas que hayan desempeñado la Rectoría de la Universidad tienen derecho a asistir a todas las sesiones del Consejo Directivo y del Académico, y a tomar parte en sus deliberaciones, para lo cual serán citadas oportunamente, pero carecerán de voto y de remuneración.

ARTÍCULO 7. El Presidente del Consejo Académico será citado a todas las sesiones del Consejo Directivo, y se le remitirá, como a todos los miembros de éste, y a los ex-rectores el orden del día de la próxima sesión, a la cual deberá asistir si se trata de asuntos relacionados con el Consejo Académico.

ARTÍCULO 8. El presidente del Consejo o el Rector, en su defecto, convocará a las sesiones una vez por semana y cuando lo considere conveniente para el régimen docente o administrativo de la Universidad.

ARTÍCULO 9. Para que el Consejo Directivo pueda sesionar y tomar determinaciones, se requiere la presencia de la mitad más uno de los miembros que lo integran.

ARTÍCULO 10. Cuando el Consejo Directivo devuelva al Académico un acuerdo que haya sido objetado o improbado, éste volverá a debate para su reconsideración, a fin de que el Consejo Académico estudie detalladamente las razones de la objeción o improbación y puede modificarse o insistir en sus determinaciones, si dichas razones no fueren consideradas suficientemente fundadas desde el punto de vista académico. En caso de insistencia, el Consejo Directivo no tomará determinación definitiva sin haber escuchado al Presidente del Consejo Académico y al Decano o Director respectivo.

ARTÍCULO 11. Los actos del Consejo Directivo son de tres clases; Acuerdos, Resoluciones y proposiciones.

ARTÍCULO  12. Se entiende por acuerdos aquellas providencias que tienen un carácter permanente y que hacen referencia a la organización de la Universidad, a su funcionamiento y a sus fines, como la creación de facultades, etc. Todo Acuerdo exige dos debates en días distintos y el Presidente del Consejo determinará en qué casos un proyecto de acuerdo aprobado en primer debate debe pasar a comisión

Se entiende por resoluciones las providencias de carácter transitorio y que solo afectan accidentalmente a la Universidad, como la autorización para celebrar un contrato, la suspensión por una sola vez de los efectos de un acuerdo, etc.

Se entiende pro proposiciones aquellas mociones que no afectan la organización de la Universidad y que no tienen un carácter permanente ni transitorio, como un saludo, una insinuación a los poderes públicos, etc.

ARTÍCULO 13. Cada acuerdo del Consejo Académico deberá ser aprobado por el Consejo Directivo según lo establece el ordinal k) del Artículo 10 de la Ley 68 de 1935, y una vez cumplido este requisito pasará al Presidente del Consejo Directivo, para que al pie del citado acuerdo se ponga la palabra "aprobado" y se firma por el Presidente del Consejo y el Secretario.

ARTÍCULO  14. El Consejo Directivo, podrá cuando lo estime conveniente, por mayoría de votos y a moción de dos por lo menos de sus miembros, revisar los procesos en que impongan sanciones graves las autoridades universitarias.

ARTÍCULO 15. El Consejo Directivo no atenderá solicitudes sobre asuntos de orden interno en las Facultades o Escuelas de la Universidad, si ellas no vienen con el concepto previo de la respectiva Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 16. Los Consejos de las Facultades o Escuelas remitirán regularmente a la Secretaría del Consejo Directivo copias de las actas de las sesiones.

ARTÍCULO 17. El Rector de la Universidad despachará los asuntos que, aunque dirigidos al Consejo Directivo, pueden por su índole, ser resueltos directamente por la Rectoría.

ARTÍCULO 18. Los Secretarios de cada una de las dependencias, enviarán a mediados de cada mes a la Sindicatura los presupuestos acordados por el Consejo para el mes siguiente, y de acuerdo con estos presupuestos, el Síndico elaborará un proyecto de gastos que someterá, acompañado de los cuadros de la situación económica, de cada dependencia, a la consideración del Consejo Directivo.

ARTÍCULO 19. Al quedar aprobados por el Consejo Directivo los gastos a que se refiere el artículo anterior, quedará facultado el Síndico para hacer las inversiones correspondientes.

ARTÍCULO 20. Las cajas menores de las Facultades o Escuelas estarán formadas hasta por la suma de $100.000 moneda corriente. Estas cajas serán manejadas por los Secretarios y no se podrá gastar, para cada caso sino sumas menores de $5.00, autorizado cada gasto por el respectivo Director o Decano.

ARTÍCULO 21. De acuerdo con lo prescrito en el inciso d) del artículo 12 de la Ley 68 de 1935, sin previa autorización escrita de la Sindicatura, los Decanos, Directores y Secretarios, no podrán contraer compromisos que impliquen pagos en los meses siguientes.

ARTÍCULO 22. Los Secretarios de las facultades o Escuelas y los demás empleados que a juicio de la Sindicatura fueren necesarios, deberán dar fianza de manejo a favor del Síndico de la Universidad, de conformidad con las disposiciones de la Contraloría General de la República. Las cuantías de estas fianzas serán fijadas por el Auditor Fiscal, teniendo en cuenta las especies por las cuales tiene que responder el respectivo empleado y el monto de los dineros a su cargo.

ARTÍCULO 23. Si no presentan algún asunto para resolver que no esté previsto en este Estatuto, el Consejo Directivo queda facultado para decidirlo y si fuere propio del régimen interno de las respectivas Facultades o Dependencias, dicha autorización corresponde a los respectivos Consejos o Directores, dando cuenta de lo resuelto al Consejo Directivo, por conducto del Rector. En uno y otro caso deberá obrar teniendo en cuenta por analogía y dentro del espíritu general del presente Estatuto.

CAPÍTULO III

DEL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 24. El Rector es representante de la Universidad, su primera autoridad ejecutiva y tiene a su cargo la coordinación de las actividades de las distintas facultades, Institutos, Departamentos y demás servicios universitarios dentro de las leyes y reglamentos que rigen la Universidad.

ARTÍCULO 25. Además de las funciones que el Rector determina el Artículo 11 de la Ley 68 de 1935, concederá licencias hasta por 90 días para separarse de sus cargos a los empleados docentes y administrativos de la Universidad, y hará los nombramientos interinos correspondientes, dando cuenta de todo esto al Consejo Universitario para los efectos legales.

ARTÍCULO 26. En caso de separación temporal del Rector que no puede exceder de 90 días en cada año, el Consejo Universitario nombrará de su seno la persono que debe reemplazarlo. Si la Rectoría queda vacante se proveerá el cargo para el resto del período, conforme a la Ley orgánica de la Universidad.

ARTÍCULO 27. El Rector tendrá también las siguientes atribuciones:

a) Nombrar, con aprobación del Consejo Directivo los profesores, instructores, asistentes y demás empleados administrativos y docentes de la Universidad.

b) En lo relativo al personal del servicio de las dependencias, el Rector puede delegar en el respectivo Decano o Director la facultad de nombrarlo o renovarlo. Los nombramientos que hagan al respecto los Decanos y Directores, serán confirmados por el Consejo Directivo y las personas nombradas gozarán de todas las garantías y derechos que la Universidad establezca o tenga establecidos por sus trabajadores.

CAPÍTULO IV

DEL SECRETARIO GENERAL DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 28. Además de las funciones que señala el Artículo 13 de la Ley 68 de 1935, el Secretaría tendrá las siguientes:

a) Desempeñar las funciones de Secretario del Rector, del Consejo Directivo y del Consejo Académico; llevar el registro de los actos emanados de esas entidades y autenticar sus providencias; llevar y custodiar los libros de Acuerdos, Resoluciones, Proposiciones, etc., del Consejo Directivo, del Consejo Académico y de la Rectoría; mantener bajo su cuidado los archivos de las autoridades universitarias y expedir y autenticar las copias que ordene la Auditoría;

b) Vigilar que el Jefe del personal universitario lleve el registro permanente de matrículas y del personal docente y administrativo de la Universidad.

CAPÍTULO V

EL SÍNDICO

ARTÍCULO 29. Son funciones del Síndico las determinadas en el Artículo 12 de la Ley 68 de 1935.

ARTÍCULO 30. Están bajo la custodia del Síndico los bienes que de acuerdo con los inventarios a que se refiere el inciso c) del artículo 12 de la Ley citada 68 de 1935, constituyen el patrimonio de la Universidad.

ARTÍCULO 31. El Síndico presentará mensualmente a la Rectoría el movimiento de los saldos de las cuentas, de acuerdo con las normas que para ello establezca la Rectoría.

ARTÍCULO 32. En la Sindicatura de la Universidad actuará un Auditor nombrado por la Contraloría General de la República, quien tendrá el derecho de inspeccionar libremente los libros de la Contabilidad y los actos del Síndico y deberá visar todas las cuentas y autorizar con su firma todos los balances. Las funciones del Auditor serán fijadas directamente por la Contraloría General de la República, de acuerdo con las leyes.

ARTÍCULO 33. El Síndico podrá delegar en los Secretarios de las Facultades y dependencias de la Universidad, la custodia de los laboratorios y demás elementos propios de cada Departamento universitario, en cuyo caso los Secretarios serán responsables ante el Síndico de tales enseres, bajo la fianza ordenada.

CAPÍTULO VI

DEL PATRIMONIO Y RENTAS DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 34. Constituyen el patrimonio de la universidad todos los bienes muebles e inmuebles de su propiedad, los auxilios en dinero recibidos del Gobierno Nacional, Departamentos y Municipios, las donaciones aceptadas a los particulares y cuantas adquisiciones haga a cualquier título la Universidad, todo de conformidad con el Artículo 3o. de la Ley 68 de 1935.

ARTÍCULO 35. La Universidad podrá recibir o rechazar donaciones, auxilios, herencias y legados, los cuales en caso afirmativo serán aceptados por el Rector, previo consentimiento del Consejo Directivo.

ARTÍCULO 36. En los primeros quince días de enero de cada año, el Rector y el Síndico elaborarán el presupuesto de gastos para la vigencia siguiente, apropiando de las rentas de la Universidad las partidas necesarias para los gastos que requiere el pago del personal docente y administrativo, la adquisición de equipos indispensables para la enseñanza y los gastos generales de la Universidad.

ARTÍCULO 37. El acuerdo de presupuesto fijará cada vigencia las asignaciones del personal, según su categoría y los sueldos no serán modificados durante la vigencia correspondiente.

ARTÍCULO 38. Para la provisión de equipos y material los Decanos o Directores de las Facultades, Escuelas, Departamentos e Institutos, harán oportunamente al Síndico los pedidos del caso, que deben ser sometidos a la aprobación del Rector, si su valor es inferior a $100.00 o del Consejo Directivo si excede de esa cantidad, previa certificación expedida por el Auditor de la Contraloría, de que en el Artículo y Capítulo del presupuesto que corresponde al pedido, existe el saldo suficiente para el gasto que se pide. Cuando se trata de adquisición de nuevos equipos que no sean indispensables para el uso ordinario de la dependencia e impliquen la ampliación, desarrollo o función de una determinada sección o Laboratorio, el pedido necesita además la autorización previa del Consejo de la respectiva entidad y una exposición de motivos para demostrar su conveniencia.

ARTÍCULO 39. Transcurrido tres meses de la vigencia del presupuesto, el Consejo Directivo podrá hacer traslados de partidas ente los diferentes capítulos, cuidando de no romper la orientación inicial del presupuesto, a menos que así lo exijan necesidades seriamente motivadas.

ARTÍCULO 40. Los traslados de que trata el artículo anterior se autorizarán sólo bajo las siguientes condiciones:

a) Que exista un saldo no comprometido e innecesario en alguna partida del acuerdo de apropiaciones en vigencia, que puede ser trasladado a otra partida que necesite un crédito adicional:

b) Que existe un superávit no apropiado en el presupuesto de rentas, superávit que puede trasladarse a la partida de acuerdo de apropiaciones vigencia que requiere el crédito adicional;

c) Que se provea un nuevo ingreso para cubrir el crédito adicional que se solicita;

d) Que el Auditor Fiscal haya expedido un certificado favorable con relación a los hechos que se mencionan en los parágrafos a) y b) según el caso, o sobre la disponibilidad de la nueva fuente de ingresos a que se refiere el parágrafo c).

ARTÍCULO 41. El presupuesto de cada vigencia se dividirá en tres partes, así:

PRIMERA PARTE - RENTAS Contendrá el cálculo de las entradas de la Universidad por concepto de auxilios especiales, derechos cobrables por servicios universitarios, matrículas e inscripciones, rentas devengadas de la administración de su patrimonio, y, en general, de todos sus fuentes de ingreso.

SEGUNDA PARTE - INVERSIONES ESPECIALES. Contendrá lo relativo a las inversiones que afecten el patrimonio mismo de la Universidad, como son los bienes raíces y valores mobiliarios que dentro de la reglamentación de la Universidad implique reservas con destino especial.

ARTÍCULO 42. El Síndico de la Universidad podrá de acuerdo con el Decano o Director respectivo, dentro de un mismo capítulo del presupuesto de gastos, efectuar los traslados que sean necesarios.

CAPÍTULO VII

DE LA DIVISIÓN ACADÉMICA DE LA UNIVERSIDAD.

ARTÍCULO 43. La Universidad tendrá de acuerdo con lo establecido en el artículo 14 de la Ley 68 de 1935, un consejo consultivo denominado "Consejo Académico", cuyas funciones las determina la misma Ley, y el cual obrará en cuanto a sus actividades académicas, y sus relaciones con el consejo Directivo, en armonía con lo dispuesto en el capítulo "Del gobierno de la Universidad" de estos Estatutos.

ARTÍCULO 44. La Universidad está constituida por las Facultades, Escuelas profesionales nacionales e Institutos de Investigación, de que trata el Artículo 2o. de la Ley 68 de 1935, y por los que en lo sucesivo se establezcan, y a su vez, cada una de las dependencias citadas, están formadas, respectivamente, por el personal directivo, los profesores y los alumnos, dedicados a estudio e investigación de las ciencias, con fines meramente especulativos o con el propósito principal de formar expertos en las distintas ramas de la respectiva profesión, de acuerdo con lo dispuesto en el Capítulo 4o. de la Ley 68 de 1935, orgánica de la Universidad.

ARTÍCULO 45. Además del objetivo expresado en el artículo anterior, deberán las dependencias de la Universidad prestar su concurso para la preparación de otros profesionales, cuando la naturaleza de los estudios que deban cursar coincida con los que se efectúen en ella.

ARTÍCULO 46. De conformidad con lo dispuesto en los artículos anteriores, la Universidad podrá ampliar sus actividades didácticas con la creación o incorporación de nuevos institutos de enseñanza superior de naturaleza científica, técnica o cultural, cuando así lo resuelva el Consejo Directivo.

ARTÍCULO 47. Para fines administrativos y académicos la Universidad puede dividirse en Departamentos que comprenden materias científicas afines y de los cuales se sirvan las Facultades y Escuelas. Cada departamento tendrá su reglamento especial, en el cual se proveerán su administración y funcionamiento.

CAPÍTULO VIII

DE LOS PROFESORES DECANOS Y DE LOS PROFESORES DIRECTORES

ARTÍCULO 48. Los Profesores Decanos y Profesores Directores son los representantes del Rector en la respectiva Facultad, Escuela e Instituto y tienen la dirección de las actividades de la dependencia a su cargo con sujeción a los acuerdos y resoluciones del Consejo Directivo y del Rector de la Universidad.

ARTÍCULO 49. Son deberes y atribuciones de los profesores Decanos y Profesores Directores:

a) Asistir por lo menos cuatro (4) horas a su Despacho.

b) Velar porque se cumplan los programas de enseñanza, porque su desarrollo se haga completo durante el año, por la competencia docente de cada profesor y por la asiduidad de éste de los alumnos. Dentro del espíritu de este reglamento, se entiende que los profesores Decanos y Profesores Directores son responsables de los puntos que anteceden, para lo cual deben visitar permanentemente los distintos cursos que se dicten en la dependencia a su cargo;

c) Autorizar las matrículas de los estudiantes, ciñéndose estrictamente a los planes de estudio aprobados por el Consejo Directivo;

d) Informar mensualmente al Consejo Directivo sobre la manera como cumplen sus deberes los profesores y empleados de la Facultad o Escuela respectiva;

e) Mantener conforme a este reglamento el orden y la disciplina dentro de la dependencia a su cargo;

f) Rendir durante el mes de enero de cada año a la Rectoría un informe del movimiento académico y administrativo de la Facultad o Escuela, durante el año anterior;

g) Elaborar y hacer cumplir los honorarios de clases y demás actos internos del establecimiento;

h) Imponer a los alumnos sanciones de suspensión temporal que sean del caso y formar los expedientes de acusación ante el Consejo de la Facultad o Escuela, en los casos de falta grave que, de acuerdo con este reglamento, debe castigarse con la pena de expulsión de la Universidad;

i) Presidir el Consejo de su dependencia y reunirlo por lo menos una vez cada semana;

j) Nombrar los Jurados de concurso y de exámenes, de acuerdo con el Consejo, y fijar los días y horas en que éstos deben verificarse, de conformidad con las disposiciones especiales y pertinentes;

k) Reemplazar en caso de ausencia, enfermedad u otro semejante a los miembros de los jurados calificadores de exámenes.

l) Elaborar de acuerdo con el Consejo el anteproyecto de presupuesto de gastos de la Facultad o Escuela;

ll) Convocar a elecciones oportunamente;

m) Llamar por analogía de interpretación los vacíos en los reglamentos, previo concepto del Consejo y dando de ello cuenta a la Rectoría;

n) Proponer las modificaciones reglamentarias que estime conveniente;

ñ) Las demás que le corresponden conforme a los Estatutos y reglamentos universitarios;

ARTÍCULO 50. De las resoluciones que dicten los Decanos y Directores puede apelarse ante la Rectoría de la Universidad dentro de los tres días hábiles posteriores a su notificación.

ARTÍCULO 51. Para los fines reglamentarios y legales, los Decanos y Directores de las Facultades y Escuelas que integran la Universidad Nacional hacen parte del personal docente de la misma.

CAPÍTULO IX

DE LOS CONSEJOS DE LAS FACULTADES Y ESCUELAS

ARTÍCULO 52. En cada Facultad y Escuela hay un Consejo compuesto del Decano o Director, que será su Presidente; de dos profesores elegidos por el profesorado del establecimiento para un período de cuatro años y de un profesor y un estudiante elegidos por los estudiantes de la Facultad para un período de dos años.

ARTÍCULO 53. Los consejos deberán reunirse ordinariamente una vez por semana y extraordinariamente cuando sean citados por su Presidente.

ARTÍCULO 54. Son funciones de los Consejos:

a) Expedir el reglamento de la Facultad o Escuela, con arreglo a las normas del presente reglamento y con la aprobación del Consejo Directivo de la Universidad;

b) Considerar, antes del 15 de diciembre de cada año el anteproyecto de presupuesto anual de la Facultad o Escuela que, conforme al Artículo de este reglamento debe someter a su estudio el Decano o Director;

c) Aprobar el calendario y el horario de la Facultad, la división del año académico y los exámenes de pruebas de trabajos y estudios. El calendario necesitará además, de la aprobación del Consejo Académico;

ch) Considerar y aprobar los proyectos relativos a planes de enseñanza y de investigación;

d) La que les asigna el presente reglamento en relación con los ascensos en el escalafón docente y los concursos para la carrera del profesorado;

e) Elegir secretario de la Escuela o Facultad, de terna elaborada por el Decano o Director.

CAPÍTULO X

DE LOS SECRETARIOS DE LAS FACULTADES Y ESCUELAS

ARTÍCULO 55. Cada Facultad y Escuela tiene un Secretario elegido por el Consejo de la dependencia conforme lo determina el ordinal e) del capítulo anterior para un período de dos años.

ARTÍCULO 56. Como auxiliares para desempeñar las funciones que se le señalan a los Secretarios éstos tendrán bajo su dependencia los empleados necesarios que serán nombrados por el Rector dando aviso al consejo Directivo para los efectos legales.

ARTÍCULO 57. Los Secretarios de las Facultades o Escuelas de la Universidad además de las funciones que les señalen los Decanos o Directores, tendrán los siguientes:

a) Desempeñar las Secretarías del Decano o Director y del Consejo de la dependencia;

b) Conservar el archivo especial de la Facultad o Escuela;

c) Llevar el libro de matrículas y remitir a la Secretaría General de la Universidad, quince días después de cerradas las matrículas, una relación pormenorizada de éstas;

d) Llevar el registro mensual de calificaciones, trabajos y asistencia, asentado y autorizado con su firma en libros especiales el resultado de los exámenes y pruebas ordenados por el reglamento;

e) Llevar los libros de Resoluciones y Actas del Decano o director y del Consejo;

f) Cuidar de que oportunamente sean provistos de los elementos de clase y de trabajo de la Facultad o Escuela;

g) Registrar la entrega de los elementos e instrumental requerido por el profesorado para funciones docentes y de investigación, previa autorización del Decano o Director;

h) Contribuir con el Decano o Director al cumplimiento de la disciplina del establecimiento y de las disposiciones de orden académico y administrativo de la Universidad;

i) Las demás que le asignen los reglamentos y resoluciones y que corresponden a su cargo.

ARTÍCULO 58. A órdenes del Decano y bajo la inmediata dependencia del Secretario estará el personal subalterno de la Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 59. Los empleados de la Universidad no tienen derecho a cobrar honorarios, derechos o estipendios del sueldo que tienen asignado, salvo en los casos en que lo autorice expresamente el Consejo Directivo.

ARTÍCULO 60. El Secretario deberá asistir diariamente por lo menos a la oficina cuatro (4) horas durante el tiempo hábil de trabajo, pero esto no obsta para que pueda dedicar fuera de ese tiempo las horas necesarias para el desempeño de funciones docentes, previa autorización de los consejos de las Facultades dependientes de la Universidad Nacional.

ARTÍCULO 61. La fianza que otorguen los Secretarios para responder de los dineros para gastos menores, se hace extensiva para asegurar el manejo y conservación de los laboratorios que estén bajo su cuidado y responsabilidad.

ARTÍCULO 62. Llevar un registro de los daños ocasionados por los estudiantes.

ARTÍCULO 63. Llevar el registro de la asistencia del profesorado y personal administrativo y dar cuenta mensual al Secretario General.

ARTÍCULO 64. Hacer el inventario anual de los bienes de su respectiva dependencia y enviar copia de dicho inventario al Secretario de la Universidad en el curso del mes de febrero de cada año.

CAPÍTULO XI

DE LOS PROFESORES EN CUANTO A SUS CATEGORÍAS Y FUNCIONES

ARTÍCULO 65. En relación con su categoría, los profesores de la Universidad pueden ser Profesores Honorarios, Profesores Jefes, Profesores Titulares (de sección o de especialización), profesores de libre enseñanza o libres y Profesores Agregados.

A una misma cátedra no podrán adscribirse profesores libres y profesores Agregados. Pertenecen también al cuerpo docente de la Universidad los Instructores, los Encargados de Cátedra y los Asistentes.

ARTÍCULO 66. Todos los Profesores de la Universidad, cualquiera que sea la categoría a que pertenezcan, tendrán libertad absoluta de exponer sus opiniones científicas.

ARTÍCULO 67. Son Profesores Honorarios:

a) Los Profesores Jefes, los Titulares y los de libre enseñanza que por más de quince años hayan ejercido esos cargos y que después de retirarse del servicio activo sean considerados, a juicio del Consejo Académico, merecedores de ese título por haberse distinguido en la enseñanza y haber prestado servicios notables a la Universidad, y

b) Los profesionales que hayan prestado valioso contingente a la Universidad y que, por haber realizado trabajo científico de gran importancia, merezcan el título del consejo Académico.

ARTÍCULO 68. El título de Profesor Honorario lo confiere la Universidad a petición y por iniciativa del Consejo Académico; este título de derecho a dictar cursos libres y a tomar parte en las reuniones o deliberaciones del cuerpo docente de su respectivo Instituto, con derecho a voto y a hacer parte dela comisiones universitarias.

CAPÍTULO  XII

DE LOS PROFESORES JEFES

ARTÍCULO 69. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Son Profesores Jefes los Profesores Titulares en ejercicio que tienen a su cargo la organización y superintendencia de la enseñanza en un grupo de especialización o en una sección universitaria.

ARTÍCULO 70. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Los estudios que se cursan en una Facultad o Escuela, podrán dividirse parcialmente o en su totalidad, en grupos de especialización o en secciones, cada una de las cuales estará formada por materias afines entre sí. Las Secciones o grupos de especialización funcionarán al cuidado inmediato de un Profesor Jefe.

Corresponden a los Consejos de las Facultades y Escuelas, con aprobación del Consejo Académico, la clasificación de las asignaturas para la formación de las diferentes secciones o grupos de especialización.

ARTÍCULO 71. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Los Profesores Jefes serán elegidos por los Profesores titulares, agregados y de Libre Enseñanza, en ejercicio, de la Sección o del Grupo de Especialización respectivo y nombrados por el Consejo Directivo de la Universidad para un período de dos años. Los Profesores de que trata este artículo pueden ser reelegidos y vueltos a nombrar para los períodos siguientes.

ARTÍCULO 72. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Son funciones de los Profesores -Jefes:

a) Organizar y supervigilar, de acuerdo con el Decano o Director de la Facultad o Escuela, la enseñanza o investigación en el grupo de asignaturas a su cargo; y reunir periódicamente a los profesores de grupo.

b) Coordinar racionalmente, de acuerdo con el Decano o Director dichas asignaturas, y atender al buen desarrollo de los cursos correspondientes.

c) Proponer oportunamente al consejo de la Facultad o Escuela, por conducto del Decano o Director, las modificaciones que deben hacerse en el pénsum y en los programas.

d) Entregar a la Universidad para su publicación, sin que por esto pierdan sus derechos de autor, los trabajos e investigaciones que hayan hecho anualmente sobre materias que componen su sección o grupo de especialización, y conceptuar sobre las publicaciones, que conforme al presente acuerdo deben hacer los demás profesores de la misma sección o grupo.

e) Fomentar y dar facilidades para toda la investigación científica que se inicie en el grupo de especialización o sección respectiva.

f) Prestar a la Universidad el concurso de sus conocimientos para el estudio de los problemas académicos, y en general para toda labor docente y de investigación que les sea encomendada por autoridades directivas.


CAPÍTULO XIII

DE LOS PROFESORES TITULARES

ARTÍCULO 73. Son Profesores Titulares los Miembros del cuerpo docente universitario que tienen la Facultad de dictar cátedras principales en propiedad.

Se llama cátedras principales, por oposición a las cátedras supernumerarias que están a cargo de los profesores de libre Enseñanza.

ARTÍCULO 74. Para ser Profesor Titular se requiere haber obtenido el título por concurso, conforme a las reglas más adelante se establecen, o estar comprendido en alguno de los casos previstos en el artículo 17 de este acuerdo.

ARTÍCULO 75. Para proveer estos cargos se abrirán concursos u oposiciones a los cuales podrán inscribirse:

a) Los Profesores Titulares y de Libre enseñanza de la respectiva Sección o Grupo de Especialización y los de aquellas otras cátedras que a juicio del Consejo de la Facultad, tengan relación estrecha con la asignatura que se trata de proveer;

b) Los Profesores Agregados de la Sección o Grupo de Especialización a que corresponde dicha asignatura, que hayan practicado la agregación por dos o más años;

c) Excepcionalmente oído el concepto del Consejo de la Facultad y a juicio del Consejo Académico, los profesionales colombianos graduados en cualquiera de las Facultades del país, reconocidas por el Estado, o en Facultades extranjeras de mucha notoriedad, que en virtud de sus títulos y de la obra científica que hayan realizado, de sus probados conocimientos en la materia y de sus predicados morales sean acreedores a que el Consejo Académico les conceda la gracia de aspirar a esta categoría y presentarse al concurso para alcanzarla.

ARTÍCULO 76. Los concursos de que trata el Artículo anterior se abrirán por los Consejos de las Facultades o Escuelas respectivas dentro del mes siguiente a la fecha en que la cátedra haya quedado vacante y se harán conocer ampliamente por medio de la prensa, los requisitos de inscripción y las bases de los mismos. Un año después de abierta la oposición, y en la fecha previamente determinada, se efectuará el concurso de conformidad con las pruebas y normas que cada Consejo debe señalar en reglamentos especiales para cuya validez se requiere la aprobación del Rector, la del Consejo Académico y la del Consejo Directivo de la Universidad.

PARÁGRAFO. En las cátedras cuya dirección requiera experiencia profesional, además de los requisitos establecidos en este artículo y en el anterior, se necesita que los candidatos hayan ejercido su profesión en el ramo de la cátedra por un lapso no menor de tres años. Los Consejos de las Facultades y Escuelas determinarán que cursos exigen ese requisito.

ARTÍCULO 77. Una cátedra queda vacante, por declaración del Consejo Directivo de la Universidad a solicitud de la Facultad o Escuela respectiva en los casos siguientes.

a) Por muerte del profesor;

b) Por haber llegado a la edad de 65 años;

c) Por renuncia aceptada;

d) Por enajenación mental;

e) Por incapacidad física;

f) Por ausencia continua de la cátedra mayor de tres años;

g) Por incapacidad didáctica o científica comprobada;

h) Por mala conducta comprobada, desidia o falta en el cumplimiento de las obligaciones consignadas en este acuerdo.

ARTÍCULO 78. El Profesor, después de veinticinco años de ejercicio efectivo de la cátedra, podrá solicitar su jubilación con las asignaciones y ventajas a que ella da derecho; pero será retirado después de 30 años de magisterio, o cuando haya llegado a la edad de 65 años.

PARÁGRAFO. No obstante, cuando el Profesor titular llegue a la edad de 65 años, el Consejo de la Facultad o Escuela respectiva, el Consejo Académico y el Consejo Directivo de la Universidad, obrando de común acuerdo, podrán invitarle de oficio o por vía excepcional a continua rigiendo la asignatura hasta por cinco años más. Si el interesado aceptare seguirá desempeñando sus funciones por el término de la prórroga, vencido el cual será declarado fuera de servicio.

ARTÍCULO 79. Mientras dure la vacante de una cátedra, antes de efectuarse el concurso quedará frene de ella el profesor agregado o de Libre Enseñanza; y si hay más de uno, se tendrá en cuenta para este nombramiento interino la labor realizada en servicio de la Universidad, la antigüedad de este título y la calificación obtenida en los concursos para Profesores Agregados o de Libre enseñanza de que se trata más adelante.

Si la Cátedra no tiene Profesor Libre o Agregado, el Rector de la Universidad nombrará un Encargado para regirla.

ARTÍCULO 80. Son funciones y obligaciones de los Profesores Titulares:

a) regentar las cátedras que les están asignadas, ciñéndose estrictamente a los reglamentos, horarios y efemérides de cada Facultad, Escuela y Departamento Administrativo correspondiente, a los programas aprobados por el Consejo Académico, a las indicaciones reglamentarias del Jefe de la Sección o Grupo de Especialización respectiva, y a las normas dictadas por las autoridades universitarias sobre métodos de enseñanza.

b) Dirigir los trabajos de los Profesores Agregados y de los Instructores, atender las consultas de los alumnos y vigilar sus labores.

c) Presentar a la Universidad (sin que por esto pierdan sus derechos de autor) y de acuerdo con lo dispuesto en este acuerdo, sus estudios e investigaciones sobre la materia de la cátedra, y periódicamente las conferencias del curso que deberán servir de textos en la Universidad;

d) Hacer parte de los jurados de exámenes y concursos y asistir a las Asambleas, reuniones de profesores y demás actos en que debe estar representado el profesorado;

e) Calificar las pruebas o exámenes periódicamente de los alumnos e informar oportunamente a la Secretaría de la respectiva Facultad o Escuela sobre los resultados obtenidos;

f) Revisar anualmente el programa de su curso y presentar al Profesor Jefe de la Sección o Grupo de Especialización a que pertenezca, las modificaciones que considere necesarias, según la actualidad científica, para que dicho profesor haga la revisión de los programas correspondientes y la presente al Consejo para su aprobación.

g) Atender las indicaciones de procedimientos que le haga el profesor Jefe, y desarrollar de acuerdo con ellas la enseñanza e investigación en la Cátedra.

h) Prestar a la Universidad el concurso de sus conocimientos para el estudio de programas y pénsumes, y en general para toda labor docente e investigaciones que les sean encomendadas por las entidades directivas.

ARTÍCULO 81. Los Consejos de las Facultades y Escuelas señalarán, dentro de un lapso de cinco años, las fechas en que deban efectuarse los concursos para Profesores Titulares de las cátedras que hayan de ser declaradas vacantes por el Consejo Directivo. Pero en ningún caso podrá abrirse un concurso de esta clase mientras la asignatura de que se trate no tenga por lo menos dos profesores libres o agregados con dos años de práctica.

CAPÍTULO  XIV

DE LOS PROFESORES DE LIBRE ENSEÑANZA

ARTÍCULO 82. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Son Profesores de Libre Enseñanza o Libres, los miembros del cuerpo docente universitario que tienen la Facultad de dictar cátedras supernumerarias independientes de las titulares, con los derechos y obligaciones establecidos en este capítulo.

ARTÍCULOO 83. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Para ser Profesor de Libre Enseñanza se requiere haber obtenido el título de tal conforme a las reglas de que tratan los artículos siguientes, o por virtud de lo ya dispuesto.

ARTÍCULO 84. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Corresponde a los Consejos de las Facultades o Escuelas determinar que cátedras deben tener profesores de Libre Enseñanza y cuántos cada una de ellas; pero en ningún caso podrán tener una misma cátedra más de tres profesores Libres.

ARTÍCULO 85. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Para proveer estos cargos se abrirán concursos a los cuales podrán inscribirse los colombianos graduados en cualquiera de las Facultades del país, cuyos títulos sean reconocidos por el Estado, o en las Facultades extranjeras de notoriedad, a juicio del Consejo Académico.

ARTÍCULO 86. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  En las mismas asignaturas cuya dirección o enseñanza requiera experiencia profesional, además de los requisitos anteriores, se exige que el aspirante haya ejercido su profesión en el ramo de la cátedra por lo menos durante tres años.

ARTÍCULO 87. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Los concursos de que trata el Artículo anterior se abrirán por los Consejos de las Facultades o Escuelas respectivas, cuando haya vacante, por propia iniciativa, o cuando así lo solicite la tercera parte por lo menos de los estudiantes legalmente matriculados y en asistencia efectiva, en la asignatura correspondiente.

Es aplicable a estos concursos, en lo pertinente, lo dispuesto en este reglamento sobre provisión de las cátedras de los Profesores Titulares, y en el artículo referente a los encargados.

ARTÍCULO 88. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Los alumnos matriculados en una asignatura provista con cátedra principal y cátedras libres, podrán a su arbitrio, inscribirse en el curso del Profesor Titular o en el de cualquiera de los profesores de Libre enseñanza, con derecho de asistencia a todas las cátedras. En estos casos los jurados de examen estarán constituidos por los profesores que hayan tomado parte en la enseñanza de la asignatura y presidios por el profesor Titular que hubiere en él.

ARTÍCULO 89. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Las vacantes de cátedras libres que se presenten durante el año lectivo, dan derecho a los estudiantes que estén siguiendo el curso correspondiente, a proseguir el del Profesor Titular o el de cualquier otro Profesor Libre. Pero si al presentarse la vacante no hay más que otro profesor (Titular o Libre) de la cátedra en referencia, el número de alumnos interesados es de cinco o más, el consejo Directivo a solicitud de los mismo, y oído el concepto del Decano o Director, podrá nombrar un encargado de cátedra, por el resto del año.

ARTÍCULO 90. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Son aplicables a los Profesores de Libre Enseñanza los artículos respectivos de este reglamento, sobre vacantes y prórrogas de los Profesores Titulares.

ARTÍCULO 91. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Son funciones de los Profesores de Libre Enseñanza:

a) Presentar periódicamente las conferencias del curso que deberán servir de textos en la cátedra Libre respectiva;

b) Hacer parte de los Jurados de exámenes y concursos que están relacionados con la materia de su cátedra, y a los cuales pueden ser llamados por las autoridades universitarias competentes;

c) Calificar las pruebas y exámenes periódicos de sus alumnos, e informar oportunamente a la Secretaría de la respectiva Facultad o Escuela sobre los resultados obtenidos;

d) Revisar anualmente el programa de su curso y presentar al Profesor Jefe de la Sección o Grupo de Especialización a que pertenezca, las modificaciones que considere necesarias, según la actualidad científica, para que dicho profesor lo presente al Consejo de Cada Facultad o Escuela para su aprobación.

ARTÍCULO 92. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Cuando una cátedra está provista con un Profesor Titular y uno o más profesores Libres, los honorarios de una y otra serán todos distintos.

ARTÍCULO 93. Texto original subrayado fue modificado por Acuerdo Consejo Directivo 9 de 1957.  Los actuales Profesores de las Facultades o Escuelas distintas de aquellas que integran la Universidad Nacional, podrán quedar como Profesores Titulares, de Libre Enseñanza o Agregados, según lo exijan las circunstancias y lo determine el Consejo Directivo, oído el Consejo de la respectiva Facultad o Escuela y con la aprobación de los Consejos Académico y Directivo.

CAPÍTULO XV

DE LOS PROFESORES AGREGADOS

ARTÍCULO 94. Son Profesores Agregados los Profesores adjuntos a los titulares que colaboran con ellos en sus actividades docentes y de investigación.

ARTÍCULO 95. Para ser profesor Agregado se requiere haber obtenido el título de tal conforme a las reglas de que tratan los artículos siguientes, o por virtud de lo dispuesto en el presente reglamento.

ARTÍCULO 96. Corresponde a los Consejos de las Facultades y Escuelas determinar que cátedra deben tener agregados, y cuántos cada una de ellas, pero en ningún caso podrá tener ningún titular más de tres Profesores Agregados o en ejercicio.

ARTÍCULO 97. Para proveer estos cargos se abrirán concursos a los cuales podrán inscribirse los colombianos menores de cuarenta y cinco años, graduados en cualquiera de las Facultades del país, cuyos títulos sean reconocidos por el Estado, o en Facultades extranjeras de notoriedad, a juicio del Consejo Académico.

En las asignaturas cuya dirección o enseñanza requiere experiencia profesional, además de los requisitos anteriores se exige que el aspirante haya ejercido su profesión en el ramo de la cátedra por lo menos durante tres años.

ARTÍCULO 98. Es aplicable a los concursos de que trata el Artículo anterior, lo dispuesto en el Artículo respectivo del presente reglamento sobre provisión de las cátedras de los Profesores Titulares.

ARTÍCULO 99. El cargo de Profesor Agregado queda vacante por declaración del Consejo Directivo de la Universidad, hecha la solicitud del respectivo Consejo en los siguientes casos:

a) Por muerte del Profesor Agregado;

b) Por ascenso en el escalafón;

c) Por haber llegado a la edad de 60 años;

d) Por renuncia aceptada;

e) Por enajenación mental;

f) Por incapacidad Física;

g) Por ausencia continua de la agregación activa por más de dos años;

h) Por incapacidad didáctica o científica comprobada;

i) Por mala conducta comprobada, desidia o falta en el cumplimiento de las obligaciones consignadas en este reglamento;

ARTÍCULO 100. El Profesor Agregado durará en el ejercicio de sus funciones por seis años, vencidos los cuales pasará a la categoría de Profesor Agregado, fuera de servicio, y se abrirá un nuevo concurso al cual podrá presentarse si quiere continuar en el desempeño de sus funciones.

ARTÍCULO 101. Son funciones de los Profesores Agregados en ejercicio:

a) Dictar temporalmente una parte del curso, de acuerdo con el Profesor Titular, según las normas señaladas por el Profesor Jefe;

b) Reemplazar accidentalmente, en caso de ausencia, al Profesor Titular;

c) Regentar la cátedra cuando quede vacante, durante el tiempo que transcurra antes de verificarse el concurso para Profesor Titular, según lo dispuesto en este Estatuto;

d) Colaborar con el Profesor Titular en la Dirección de los estudios y en el desempeño de las Prácticas, cuando sea el caso, así como en la calificación de los trabajos relacionados con las cátedras;

e) Examinar las pruebas o exámenes periódicos del curso a que pertenezcan, o de otros cursos, según lo dispone el Decano o Director, el Profesor Jefe de la Sección o Grupo de Especialización y el Profesor Titular;

f) Formar parte de los Jurados de exámenes, cuando sean llenados por el Decano o Director;

g) Encargarse de la enseñanza complementaria que determine el Consejo de la Facultad o Escuela, de acuerdo con el Profesor Jefe de la Sección o Grupo de Especialización a que el Agregado pertenezca, y con Profesor Titular;

ARTÍCULO 102. Los actuales Profesores Agregados podrán pasar a la ca a la categoría de Agregados fuera de servicio, o la de Profesores Titulares, Honorarios o Libre de enseñanza, según lo determine el Recto de la Universidad, oído el concepto de la Facultad respectiva, y con la aprobación de los Consejos Académico y Directivo.

CAPÍTULO XVI

DE LOS INSTRUCTORES

ARTÍCULO 103. Son Instructores los individuos que colaboran con el Profesor Titular y el Profesor Agregado en la enseñanza e investigación, con miras a iniciarse en la carrera del profesorado.

ARTÍCULO 104. Bajo este título están comprendidos los Jefes de Clínicas, Jefes de Trabajos, Practicantes Internos, Preparadores, Practicantes Externos, Monitores, Repetidores, Ayudantes y en general todos aquellos individuos que pertenezcan al cuerpo docente de la Universidad, como auxiliares de los profesores, pero sin el carácter de tales. Dentro de esta categoría caben diversos grados, a cada uno de los cuales corresponde un título universitario.

ARTÍCULO 105. Los Consejos de las Facultades y Escuelas reglamentarán qué cátedras deben tener Instructores y cuántos cada una de ellas, y determinarán, con aprobación del Consejo Académico, y teniendo en cuenta las necesidades de la enseñanza, los distintos grados de Instructores, así como los detalles relacionados con la manera de proveer estos cargos y con las funciones que a cada uno correspondan, de conformidad con lo dispuesto en los artículos siguientes.

ARTÍCULO 106. Pueden ser Instructores:

a) Los colombianos graduados en cualquiera de las Facultades del país, reconocidas por el Estado, o e Facultades extranjeras de notoriedad comprobada, a juicio del Consejo Académico.

b) Los colombianos que hayan terminado estudios dentro de los dos años anteriores, en cualquiera de las Facultades del país, reconocidas por el Estado y que no hayan obtenido su título;

c) Los estudiantes que a juicio de la respectiva Facultad o Escuela hayan profundizado las materias necesarias para tener una preparación que los capacite en el ejercicio del cargo.

ARTÍCULO 107. Estos puestos también serán adquiridos por oposiciones o por concursos. El Consejo de la respectiva Facultad o Escuela determinará en cada caso el número y la calidad de las pruebas.

Los concursos de que trata este artículo se efectuarán periódicamente con intervalos de uno, dos o tres años, según la reglamentación particular de la Facultad o Escuela correspondiente. Los Consejos de dichos establecimientos harán conocer ampliamente por medio de la prensa y con un mes de anticipación, por lo menos, las fechas y las bases de dicho concurso.

ARTÍCULO 108. El cargo de Instructor quedará vacante por declaración del Consejo, y a petición del decano o director, en los siguientes casos:

a) Por muerte;

b) Por ascenso en el escalafón docente;

c) Por renuncia aceptada;

d) Por enajenación mental o incapacidad física;

e) Por ausencia continua mayor de la permitida en la reglamentación especial de cada Facultad o Escuela;

f) Por mala conducta comprobada o falta en el cumplimiento de sus obligaciones.

ARTÍCULO 109. El periodo durante el cual deben desempeñar sus funciones los Instructores, será por lo menos de un año y a lo más de tres, conforme a la reglamentación particular que se dicte. Vencido este plazo, el Consejo de la Facultad o Escuela efectuará un nuevo concurso, al que tiene derecho a presentarse el mismo Instructor. Si resulta vencedor en él, continuará por otro lapso igual en el desempeño de sus funciones. Terminado este periodo, no puede ya oponerse por tercera vez y pasará a ser Instructor fuera de servicio en su grado.

Son funciones de los Instructores aquellas que les señalen los reglamentos especiales de las Facultades o Escuelas, con el objeto de que puedan prestar su colaboración en la enseñanza e investigación y preparación para la carrera del profesorado.

CAPÍTULO XVII

DE LOS ENCARGADOS DE CÁTEDRAS

ARTÍCULO 110. Se llaman Encargados de Cátedra los profesionales nacionales o extranjeros que dictan una cátedra Titular o de Libre enseñanza, para nombramiento del Rector, en los casos previstos en el presente acuerdo.

ARTÍCULO 111. Los Encargados de Cátedra desempeñan todas las funciones de los profesores, a quienes reemplazan provisionalmente, según los reglamentos de las Facultades o Escuelas, y conforme a las disposiciones de este acuerdo, pero no tienen derecho al título de Profesor.

CAPÍTULO XVIII

DE LOS ASISTENTES

ARTÍCULO 112. Se llaman Asistentes los nacionales o extranjeros que desempeñan transitoriamente las funciones de los Profesores Agregados, por nombramiento del Rector, en los casos en que tales cargos convengan a la buena marcha de la enseñanza e investigación y no hayan podido ser previstos según el procedimiento establecido.

ARTÍCULO 113. Los asistentes desempeñan todas las funciones de los Profesores Agregados a quienes reemplazan provisionalmente, de conformidad con lo dispuesto en los reglamentos de las Facultades o Escuelas, y en el presente acuerdo, sin que por esto tengan derecho al título de profesor.

CAPÍTULO XIX

DE LOS PROFESORES EN CUANTO A SU TRABAJO EN LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 114. En relación con sus trabajos en la Universidad, los profesores se dividen en cuatro categorías, a saber:

a) Profesores de tiempo completo;

b) Profesores de tiempo medio;

c) Profesores de tiempo ordinario;

d) Profesores fuera de servicio.

Los Consejos de las Facultades o Escuelas clasificarán, con la aprobación del Consejo Directivo al profesorado que esté prestando servicios en ellas.

ARTÍCULO 115. Los profesores de tiempo completo son los que dedican al servicio de la Universidad ocho (8) horas diarias.

Se llaman Profesores de tiempo medio los que dedican por lo menos cuatro horas diarias al servicio de la enseñanza.

Son profesores de tiempo ordinario los que están obligados a hacer el dictado de una cátedra o el ejercicio práctico correspondiente en las horas fijadas en los diarios de la Facultad o Escuela respectiva.

Los Profesores fuera de servicio podrán desempeñar funciones en la Universidad, ocasionalmente, cuando las circunstancias así lo requieran.

ARTÍCULO 116. La remuneración del profesorado y del personal docente de la Universidad estará en relación con su antigüedad, con las categorías, grados y funciones establecidas y con el tiempo que se consagre a la enseñanza.

CAPÍTULO XX

DE LOS ALUMNOS

CONDICIONES DE ADMISIÓN

ARTÍCULO 117. Son estudiantes universitarios los varones o mujeres nacionales y extranjeros que ingresan en las Facultades y Escuelas profesionales de la Universidad, con el fin de seguir los estudios técnicos y recibir la educación necesaria para obtener un título profesional, mediante las condiciones de admisión estipuladas en este Estatuto.

Todos los alumnos de la Universidad deben estar provistos de un carnet de identidad.

ARTÍCULO 118. Para cursar estudios en la Universidad es necesario haber obtenido la admisión y llenado el requisito de la matrícula.

ARTÍCULO 119. Son alumnos matriculados los que después de haber obtenido la admisión en la Universidad se inscriben en los cursos reglamentarios de cada periodo en que se divide el año académico.

ARTÍCULO 120. Para ser admitido como alumno matriculado se requiere:

a) Ser mayor de 17 años;

b) Presentar un certificado del servicio social que acredite al alumno como individuo normal, que no padece enfermedad contagiosa y que ha sido vacunado;

c) Presentar un certificado de persona honorable o entidad docente que compruebe su buena conducta social y de estudiante;

ch) Exhibir el título de bachiller, expedido de acuerdo con las normas establecidas por el Ministerio de Educación Nacional;

d) Presentar cuando haya lugar los exámenes de admisión correspondientes, según lo establezcan los reglamentos de cada Facultad o Escuela

PARÁGRAFO. Los oficiales del Ejército que se matriculen en alguna de las especialidades militares de la Facultad de Ingeniería; los aspirantes a seguir las especialidades de Pintura, Dibujo y Decoración de Interiores en la Facultad de Arquitectura y los que se matriculen en el Conservatorio Nacional de Música, o en otras especialidades de la misma índole de las anteriores que se establezcan más tarde en la Universidad, presentarán únicamente las pruebas que exijan los reglamentos particulares que se dicten con este objeto.

ARTÍCULO 121. Los alumnos que hayan de seguir estudios que requieran el Año Preparatorio deben allegar el comprobante que acredite el haber aprobado dicho año, según el pénsum de la Universidad.

ARTÍCULO 122. Tienen también derecho a ser admitidos en la Universidad como alumnos matriculados los estudiantes procedentes de las Universidades departamentales y otros establecimientos universitarios, reconocidos por el gobierno y que, además de llenar los requisitos exigidos, presenten los exámenes de habilitación que exijan los reglamentos de la Facultad o Escuela.

ARTÍCULO  123. No podrán ser alumnos de la Universidad quienes presenten perturbación mental comprobada, epilepsia, enfermedades contagiosas que impidan llevar vida en comunidad o sean, toxicómanos o ebrios consuetudinarios, ni aquellos que hayan sido condenados judicialmente por delitos que, a juicio del Decano o Director de la respectiva Facultad o Escuela merezcan la pena de expulsión.

PARÁGRAFO. La embriaguez, la toxicomanía, las perturbaciones mentales, la epilepsia y las enfermedades que impidan llevar vida en comunidad, deberán ser comprobadas por el Servicio Social y darán lugar a la cancelación de la matrícula por el Decano o Director, lo mismo que aquellas que por su naturaleza, le impidan al estudiante el cumplimiento de sus obligaciones, a juicio del respectivo Consejo y Servicio Social.

ARTÍCULO 124. Los individuos que sin ser alumnos de la Universidad soliciten licencia para asistir a los cursos que en ella se dicten o para presenciar los trabajos de orden científico llevados a cabo bajo sus auspicios, podrán obtener la categoría de alumnos asistentes, mediante licencia especial del Rector, la cual será solicitada por conducto del Decano o Director de la Facultad o Instituto correspondiente.

ARTÍCULO 125. Los alumnos asistentes no tendrán ninguna de las prerrogativas o derechos de los estudiantes matriculados y solamente podrán obtener certificado de asistencia.

ARTÍCULO 126. Los alumnos matriculados en los casos previstos por este Estatuto podrán obtener licencia para asistir a cursos en los cuales no estén inscritos.

ARTÍCULO 127. Todo alumno tendrá un Acudiente que deberá ser persona de reconocida respetabilidad y radicada en Bogotá; el Acudiente responderá de la conducta del alumno y será su apoderado y representante cuando así lo requieran las actividades universitarias. En constancia de esto firmará la matrícula.

DEBERES DE LOS ALUMNOS

ARTÍCULO 128. Son deberes de los alumnos:

a) Cumplir con el reglamento y conducirse con corrección:

b) Asistir puntualmente a las clases en que estén matriculados y cumplir las tareas que en ellas se señalan;

c) Presentar los exámenes correspondientes;

d) Cumplir las órdenes de los superiores de la Universidad que se refieren a la conservación del orden y disciplina;

e) Constituir el Consejo Estudiantil de acuerdo con la Ley 68 de 1935 y nombrar al Representante en cada Facultad y dependencia al respectivo Consejo.

CAPÍTULO XXI

DE LA MATRÍCULA

ARTÍCULO 129. La diligencia de matrícula en la Universidad da el carácter de alumno matriculado y está ceñida a las siguientes condiciones:

a) La matrícula se verificará en las épocas fijadas por la Universidad para cada actividad especial.

En fechas diferentes delas que se hayan establecido, la Universidad no concederá matrícula;

b) La matrícula causará el derecho que fija el Consejo Directivo de la Universidad.

c) La matrícula será, sin excepción, personal.

PARÁGRAFO. Señálase entre el 13 y el 18 del mes de febrero para la inscripción de la matrícula ordinaria.

PARÁGRAFO. Sólo habrá matrículas extraordinarias en los días comprendidos entre el 20 y el 28 de febrero y para obtenerlas será requisito indispensable en cada caso la previa resolución favorable del Consejo de la respectiva Facultad o Escuela. Estas matrículas extraordinarias causarán un recargo de diez pesos ($10.00).

ARTÍCULO 130. La Secretaría de cada Facultad o Escuela llevará el registro auténtico de las matrículas, que contendrá los datos referentes a edad, lugar de nacimiento del alumno, estudio y asignatura en que se matricula, nombre y dirección del acudiente y fecha, además de la firma del Secretario, del estudiante y de su acudiente. Este registro tendrá un talón con las mismas constancias de la matrícula, que se remitirá directamente a los padres o a la persona de quien dependa económicamente el estudiante, al final de los periodos lectivos, como certificado oficial de la Universidad.

ARTÍCULO 131. Los alumnos podrán obtener dela Secretaría gratuitamente sus certificados de estudios.

ARTÍCULO 132. En la matrícula constarán los cursos o asignaturas que seguirá el alumno en la Universidad y cuyo conjunto no podrá contradecir la ordenación del plan de estudios.

ARTÍCULO 133. Un alumno no puede matricularse sino en cursos que pertenezcan a un mismo año del programa de enseñanza o a dos años consecutivos, en los casos en que haya aprobado los cursos que, de acuerdo con el respectivo programa tengan prelación para la buena ordenación de los estudios. En tal caso el alumno figurará como del año en que tiene la mayoría de las materias.

ARTÍCULO 134. Señálase la semana comprendida entre el seis (6) y el once (11) de febrero para los exámenes de habilitación, y el 30 de enero al 9 de febrero para los mismos exámenes en la Facultad de Medicina.

ARTÍCULO 135. En los derechos de matrícula no quedan incluidos el seguro de enfermedad, el depósito por daños y los derechos de Laboratorio, y la cuantía será acordada por el Consejo Directivo.

En lo sucesivo el depósito por daños que los estudiantes han consignado en el momento de la matrícula, sólo se devolverá cuando los interesados, según informe de la respectiva facultad o Escuela, hayan terminado todos los cursos de sus carreras que exijan la consignación del citado depósito.

Como la Facultad o Escuela informe sobre los daños causados o cuentas pendientes, el valor correspondiente será consignado al asentarse la matrícula del año siguiente, con el fin de completar el monto total del depósito. Si los daños sumas más de la cantidad consignada, deberá pagarse la diferencia. Cuando no se pueda precisar el ocasionante del daño, el valor será descontado proporcionalmente entre los alumnos del grupo.

CAPÍTULO XXII

DE LOS EXÁMENES

ARTÍCULO 136. En todas las Facultades mayores y menores que constituyen la Universidad, deberán verificarse los siguientes exámenes.

1) Exámenes de Curso;

2. Exámenes de Habilitación;

3. Exámenes Preparatorios;

4. Exámenes de Tesis y de Grado para conferir el Título Profesional;

5. Exámenes de Concurso.

ARTÍCULO 137. Los exámenes enumerados anteriormente podrán ser escritos, orales o prácticos, de acuerdo con la naturaleza de las asignaturas y mediante la reglamentación que haga el Consejo de cada Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 138. Los exámenes de curso son los que deben pasar los alumnos matriculados en las asignaturas del pénsum de cada Facultad o Escuela, en la respectiva época de la Universidad.

ARTÍCULO  139. Son exámenes de habilitación todos aquellos que tengan por efecto revalidar un curso; vr. Gr. Exámenes nuevos, supletorios, anticipados, etc. etc.

ARTÍCULO 140. Son exámenes preparatorios los que comprenden un grupo de asignaturas señaladas por los respectivos Consejos de las Facultades o Escuelas, siempre que los adopten en sus reglamentos como requisito para presentar el examen de tesis y de grado profesional.

ARTÍCULO 141. Son exámenes de tesis y de grado los señalados por el Consejo Académico.

ARTICULO 142. Son exámenes de concurso las pruebas de oposición que deben verificar las Facultades o Escuelas con el objeto de dar un título correspondiente a un cargo universitario.

ARTICULO 143. Los Consejos de las Facultades o Escuelas reglamentarán el procedimiento que debe adoptarse para cada uno de estos exámenes, según la clasificación asignada en el presente Estatuto.

ARTÍCULO 144. Un número de fallas correspondiente al 30% de las clases que deben dictarse, determina la pérdida del derecho a examen y por consiguiente del curso.

JURADOS CALIFICADORES DE TESIS Y EXÁMENES DE GRADO EN LAS FACULADES Y ESCUELAS

ARTÍCULO 145. En cada una de las Facultades y Escuelas que integran la Universidad Nacional, habrá un jurado de tesis encargado de estudiar y calificar los trabajos que como tesis de grado presenten los alumnos.

ARTÍCULO 146. El Jurado de tesis estará constituido por cinco miembros, así: El Decano de la Facultad o Escuela correspondiente; dos jueces de tesis nombrados por el Consejo respectivo, para un período de un año; el profesor de la materia objeto de la tesis, nombrado por el Decano en cada caso particular, y un presidente de tesis designado por el alumno.

ARTÍCULO 147. Son funciones del Presidente de Tesis; juzgar si el tema elegido se presta para desarrollar un trabajo de algún interés científico y guiar y dirigir al alumno en su desarrollo.

ARTÍCULO 148. Son funciones del Jurado de Tesis:

a) Examinar y estudiar los trabajos, que con el carácter de tesis de grado presentadas por los alumnos, le sean enviados por el Secretario de la Facultad o Escuela. Para este estudio dispondrá de un plazo mínimo de diez días;

b) Reunir el Consejo por cita hecha por el Decano para calificar los trabajos estudiados, teniendo en cuenta que para ser aceptados como Tesis deben consistir en estudios serios de la rama elegida por el aspirante;

c) Firmar el acta de la reunión del Jurado de Tesis en la que deben constar; el título del trabajo estudiado, el nombre de su autor y la calificación que se le haya otorgado.

ARTÍCULO 149. La tesis, para su calificación se clasificarán en cuatro categorías:

1. Con "Mención Honorífica";

2. "Meritorias"

3. "Aprobadas"

4. "Rechazadas"

Los autores de los trabajos de la cuarta categoría deben corregirlos o rectificarlos, de acuerdo con las observaciones del Jurado para someterlas nuevamente a su estudio; o elaborar un nuevo trabajo sobre el mismo tema o sobre otro distinto, a voluntad del espirante.

Los autores de los trabajos calificados con "Mención Honorífica" figurarán como candidatos para la adjudicación de las Bolsas Viajeras.

ARTÍCULO 150. El Jurado Calificador de grado será reglamentado por los Consejos de cada Facultad, Escuela o dependencia, sin que tal reglamentación contraríe lo dispuesto en estos Estatutos y debiendo someter a la aprobación del Consejo Directivo los respectivos acuerdos, previos los trámites ordinarios.

ARTÍCULO 151. El jurado examinador de grado estará compuesto por tres profesores Titulares en servicio activo de la Facultad o Escuela en la época del examen, escogidos y nombrados libremente por el alumno.

Los miembros que actúan como permanentes en el Jurado de Tesis, durante cada año mientras estén ejerciendo tales funciones.

ARTÍCULO 152. El Presidente de Tesis, el Consejo de Jueces de Tesis y el Consejo examinador no serán responsables de las ideas emitidas por el candidato.

(En lugar visible de la Tesis se reproducirá en su totalidad el artículo que precede"

CAPÍTULO XXIII

DE LA ASISTENCIA

ARTÍCULO 153. Es obligatorio para todos los estudiantes concurrir puntualmente a las clases en que están matriculados, a los ejercicios y prácticas, que en desarrollo de ellas se efectúen, a los cursos de vacaciones que les corresponda.

ARTÍCULO 154. Se llama falla, la falta de asistencia a la clase.

ARTÍCULO 155. El registro de falas se llevará por cada Profesor junto con el de calificaciones en cuadros o listas que les serán suministrados mensualmente por la Secretaría; y también por ésta en un libro especial en donde se resumirá por meses los datos que suministren los profesores. Es obligación de todo profesor pasar lista en su clase, anotar las fallas, los retardos y las calificaciones a que hubiere lugar, como también anotar el número de conferencias y de clases prácticas dictadas y entregar en tiempo oportuno las listas a la Secretaría.

ARTÍCULO 156. Cuando un alumno no se presente oportunamente a clase, pero llegue antes de transcurrida la mitad del lapso destinado a ella, el profesor anotará el retardo y cada dos retardos se anotarán como una falla.

ARTÍCULO 157. Los alumnos asistentes de que trata el reglamento o Estatuto General de la Universidad, estarán sujetos a todas las disposiciones que se indican en cuanto a orden interno y disciplina, lo mismo que a las dictadas por el Decano, Director o Consejo de cada dependencia.

ARTÍCULO 158. La calificación de cada uno de los examinadores se hará por votación secreta, con fichas, y cada calificador, para cada examen pondrá el número que estime justo, de uno a cinco (1 a 5). El Secretario respectivo recogerá las fichas, sumará los números de todas ellas y dividirá esta suma por el número de calificadores. La fracción que resulte superior a media unidad, se computará como una unidad entera, agregándola al cuociente, de manera que prevalezca siempre la voluntad de la mayoría de los miembros del Consejo examinador. El resultado dará el número de calificación, así:

0. Reprobado,

1. Mal.

2. Mal, aplazado.

3. Regular

4. Bien

5. Muy bien.

ARTÍCULO 159. Queda establecida la NOTA PREVIA como factor que interviene en la calificación de fin de curso.

ARTÍCULO 160. En la calificación final del alumno intervienen dos factores: la nota previa y el examen de fin de curso que se promediarán aritmética o ponderadamente, según lo determine el Consejo de cada Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 161. La nota previa se formará, promediando también aritmética o ponderadamente, según lo determine el Consejo de cada Facultad o Escuela, las calificaciones de los interrogatorios, de los ejercicios, de los exámenes parciales, de los trabajos prácticos, etc., según el caso, y de acuerdo con las normas que al respecto establezca el Consejo de cada Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 162. Todos los alumnos de un curso, para el efecto de la nota previa, deben ser calificados tanto en los exámenes parciales, interrogatorios, ejercicio, trabajos prácticos, etc., según el caso, igual número de veces.

ARTÍCULO 163. Para que un alumno pueda presentar examen de fin de curso necesita una nota previa igual o superior a tres (3).

ARTÍCULO 164. En todas las dependencias de la Universidad se calificará de cero (0) a cinco (5), aproximando los centésimos.

ARTÍCULO 165. Las faltas de asistencia solamente sirven para impedir la presentación del examen de fin de curso. Un número de fallas, como lo prescribe el artículo 144, correspondiente al 30% delas clases dictadas, determina la pérdida del derecho a examen y por consiguiente del curso.

CAPÍTULO XXV

SANCIONES

ARTÍCULO 166. Las Sanciones que pueden imponerse a los alumnos, son las siguientes:

1. Retiro durante la hora de clase. La podrá imponer el profesor, cada vez que algún alumno trastorne el orden en la clase.

2. Amonestación privada. La hará el Decano o Director a los alumnos por falta leves que afecten el orden o la disciplina de la Facultad;

3. Cancelación de la matrícula. La impondrá el Consejo Directivo de la Universidad a petición del Decano o Director y previo el concepto del Consejo de la Facultad o Escuela, por una falta grave. El Consejo Directivo resolverá si el alumno podrá ingresar de nuevo a la facultad o Escuela en los años siguientes y

4. Expulsión de la Universidad. La impondrá el Consejo Directivo, mediante la misma calificación anterior, pero únicamente en casos de excepcional gravedad.

ARTÍCULO 167. De acuerdo con lo que se establece en el capítulo respectivo dela Sindicatura de la Universidad, los alumnos deberán cubrir los daños y perjuicios que por su culpa causen materialmente en la Universidad, lo mismo que responderán por la pérdida de los elementos de trabajo de estudios que les fueren suministrados.

CAPÍTULO XXVI

CALENDARIO DE ESTUDIOS

Apertura y Vacaciones.

ARTÍCULO 168. Todas las Facultades y Escuelas de la Universidad comenzarán las tareas el día 20 de febrero y las clausurarán el día veinticinco de noviembre.

ARTÍCULO 169. Tanto el acto de apertura de tareas como el de clausura se llevarán a cabo por medio de una sesión solemne presidida por el Rector de la Universidad.

ARTÍCULO  170. Reglamentado por Acuerdo Consejo Directivo 72 de 1957. Las labores del primer período lectivo terminarán el día ocho de julio, las del segundo iniciarán el 31 de julio.

ARTÍCULO 171. Como lo expresa el numeral c) del artículo 129, la matrícula será, sin excepción personal.

ARTÍCULO 172. Como se expresa en el parágrafo del artículo 129, citado, se señalan entre el 13 y el 18 del mes de febrero las fechas para la inscripción de la matrícula ordinaria.

ARTÍCULO 173. Como se expresa en el parágrafo 2o. del mismo artículo 129, sólo habrá matrículas extraordinarias, en los días comprendidos entre el 20 al 28 de febrero y para obtenerlas será requisito indispensable, la obtención en cada caso dela Resolución favorable del Consejo de cada Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 174. Las matrículas extraordinarias causarán un recargo de diez pesos.

CAPÍTULO XXVII

ELECCIONES EN LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 175. Los períodos legales tanto de las personas que ejercen el Gobierno de la Universidad, como los de las que dirigen las Facultades y Escuelas e igualmente los de los Consejos Estudiantiles, empezarán a correr el 1o. de abril de 1936.

ARTÍCULO 176. Cada dos años, a partir de 1940 y durante la tercera semana de marzo, la Asamblea Universitaria elegirá los dos estudiantes que deben integrar como Vocales el Consejo Directivo.

ARTÍCULO 177. Esta elección será de dos grados, así: una primera elección verificada en forma independiente por cada consejo Estudiantil, con el objeto de designar los candidatos del mismo para el Consejo Directivo; y una segunda elección, que se contraerá obligatoriamente a los nombres de los candidatos de los distintos Consejos Estudiantiles, y en la cual votarán éstos corporativamente, con derecho a un voto cada cien o fracción de cien alumnos universitarios, matriculados en la respectiva Facultad o Escuela; los alumnos no universitarios no tendrán derecho a voto.

ARTÍCULO 178. En la segunda de estas elecciones representará a cada Consejo Estudiantil su propio Presidente, quien previamente deberá haber entregado en la Secretaría General de la Universidad:

a) Una constancia escrita del cargo que desempeña, con el visto bueno del Decano de la Facultad o del Director de la Escuela a que pertenezca.

b) Una copia auténtica del acta de elección de los candidatos al Consejo Directivo, acordados en forma regular por el Consejo Estudiantil y

c) Un certificado auténtico expedido por el Decano de la Facultad o por el Director de la Escuela correspondiente, en el cual conste el número de alumnos matriculados en la misma Facultad o Escuela en el año en que deba verificarse la elección.

ARTÍCULO 179. Los miembros principales de cada Consejo Estudiantil, distinto del Presidente tendrán voz en la deliberación respectiva, pero el voto o los votos, como se ha dicho serán colectivos, y sólo al Presidente corresponde consignarlos en la urna.

ARTÍCULO 180. La elección definitiva se efectuará previa convocatoria que de los miembros principales de los Consejos Estudiantiles hará el Secretario de la Universidad, por medio de un aviso que se fijará en las carteleras de las Facultades o Escuelas, durante cinco días consecutivos.

ARTÍCULO 181. El aviso de convocatoria contendrá el día y hora de la reunión, la cual será presidida por el Rector.

ARTÍCULO 182. La Asamblea Universitaria no podrá elegir a ningún miembro de su seno, como tampoco a los Suplentes.

ARTÍCULO 183. El quórum requerido para poder verificar esta elección en el de la mayoría absoluta de los miembros principales de los Consejos Estudiantiles.

ARTÍCULO 184. En la sesión de que se trata. La Asamblea Universitaria no podrá considerar ni debatir ningún asunto ajeno al de la elección y ninguno de sus miembros podrá hacer uso de la palabra por más de cinco minutos.

En esta sesión actuará como Secretario el de la Universidad Nacional.

ARTÍCULO 185. Los períodos de los Decanos y Directores, de las Facultades. Escuelas y Jefes de servicio universitario son de dos (2) años.

ARTÍCULO 186. Los cargos de vocales del Consejo Directivo y de miembros de los Consejos de Facultad o Escuela se pierden:

1. Por renuncia aceptada;

2. Por admitir el interesado cualquier otro destino o cargo público que por razón dela distancia, de las funciones o por disposición legal, haga imposible el desempeño de los deberes del puesto de Vocal o de miembros de los Consejos Directivo o de Facultad o Escuela;

3. Por no presentarse de nuevo el interesado, vencido que sea el término de la licencia que se le haya concedido.

4. Por haber incurrido el interesado en la falta de que trata el artículo 60 de la Constitución Nacional, que dice: "Ningún colombiano que esté al servicio de Colombia podrá sin permiso de su Gobierno, admitir de Gobierno extranjero cargo o merced alguna, so pena de perder el empleo que ejerce"

5. Por destitución del interesado, decretada en sentencia ejecutoriada;

6. Por notoria enajenación mental;

7. Por la aceptación del cargo de Rector, Decano, Director, o Jefe de Servicios Universitarios;

8. Por la falta de confirmación del nombramiento;

9. Por la demora de diez días en presentarse a tomar posesión del cargo, a partir de la fecha de la confirmación del nombramiento;

10. Por la muerte del nombrado.

Corresponde decretar la vacante, al Consejo Directivo cuando se trate de miembros de los Consejos de Facultades y Escuelas y al Presidente del Consejo Directivo, cuando se trate de un Vocal de éste.

Siempre que ocurra una vacante de Vocal del Consejo Directivo o de miembro de los Consejos de Facultades y Escuelas, se procederá a convocar a elecciones al cuerpo electoral correspondiente, dentro de los quince días siguientes a la declaración de vacancia.

ARTÍCULO 187. Toda vacancia absoluta que se produzca se entenderá llenada únicamente para el resto del período legal en curso, cualquiera que sea el tiempo en que se haya producido.

CONSEJO DIRECTIVO

ARTÍCULO 188. Cada dos años, a partir de 1940, el Consejo Académico elegirá por mayoría absoluta de votos y en votación secreta, la persona que debe integrar como Vocal el Consejo Directivo de la Universidad.

La elección se efectuará en cualquiera de los días correspondientes a la tercera semana del respectivo mes de marzo, previa convocatoria de sus miembros, hecha por escrito expresamente para ello, con tres días por lo menos de anticipación, el quórum requerido para poder verificar la elección es el de la mayoría absoluta de los miembros del Consejo Académico.

ARTÍCULO 189. Cada dos años, en la segunda semana de marzo, el profesorado de la Universidad elegirá los dos profesores que deben integrar como Vocales en el Consejo Directivo.

ARTÍCULO 190. La votación se mantendrá abierta durante toda la semana.

Las urnas permanecerán en la Secretaría General de la Universidad bajo la vigilancia del Secretario, quien abrirá la Secretaría todas las horas hábiles del día, y en los momentos de ausencia designará bajo su responsabilidad al empleado dela Secretaría que debe reemplazarlo.

ARTICULO 191. Cuando el Profesor, por motivos razonables como el de enfermedad, no pueda concurrir a la Secretaría General a depositar su voto, lo hará saber así al correspondiente Secretario de la Facultad o Escuela, quien a la hora designada por el elector, dentro de la semana de la votación, irá a la residencia del profesor, a fin de que deposite su voto. Para este efecto habrá igualmente en la Secretaría una urna especial portátil y un pliego también especial para la anotación en él de la cédula de identificación del profesor y de su nombre.

ARTÍCUL 192. Al consignar su voto, que es secreto, el profesor firmará y anotará el número de su cédula de identificación en un pliego que para el efecto se llevará en la Secretaría de la Universidad.

ARTÍCULO 193. Para que la votación sea válida, se requiere un número de votantes igual, por lo menos, a la mayoría absoluta del profesorado de la Universidad.

ARTÍCULO 194. Se considerarán electos Vocales del Consejo Directivo a los dos profesores que hayan reunido la mayoría de los votos consignados por el profesorado, siempre que no pertenezcan a la misma Facultad o Escuela, y que no sean de la misma profesión.

En consecuencia será elegido el profesor que obtenga mayor número de votos y el que le siga, sin contar a los que sean de la misma Facultad o Escuela o de la misma profesión del primero.

ARTÍCULO 195. Solo podrán ser elegidos como Vocales del Consejo Directivo, los alumnos de número, esto es, los que se hallan actualmente matriculados.

ARTICULO 196. Cada dos años, a partir de 1940, el Rector de la Universidad pedirá al Gobierno Nacional que designe oportunamente para el período que se inicia el 1o. de abril, las dos personas que deban integrar el Consejo Directivo como Vocal.

EJECUTIVO UNIVESITARIO

ARTÍCULO 197. Cada cuatro años, a partir de 1940, dentro de los primeros quince días de abril, el Consejo Directivo hará la elección de Rector, de la terna que le haya presentado el Presidente de la República.

ARTÍCULO 198. El Secretario General y el Síndico serán elegidos por el Consejo Directivo por la mayoría absoluta de votos, para un período de dos años, dentro de los primeros quince días de abril, a partir de 1940.

ARTÍCULO 199. Los Decanos, Directores y Jefes de Servicio Universitario serán elegidos por mayoría absoluta de votos por el Consejo Directivo, de ternas que le presente el Rector, dentro de los quince primeros días del mes de abril, a partir de 1940.

Si por cualquier circunstancia el Decano o Director elegido o reelegido no uno de los miembros del Consejo de la Facultad o Escuela, o al Secretario de ésta, mientras en los quince (15) días primeros de mayo presenta una nueva terna para otra elección.

ARTÍCULO 200. Cada cuatro años (4) a partir de 1940, el profesorado de cada Facultad y Escuela efectuará la elección de los dos profesores que hayan de integrar al respectivo Consejo.

Estas elecciones tendrán lugar simultáneamente y en urna separada con las que efectúe el profesorado de la Universidad para Vocales del Consejo Directivos y a ellas se aplicarán en lo pertinente los plazos, condiciones y sanciones establecidas para estas obras.

Los escrutinios serán hechos por el Decano o Director, el Secretario y dos profesores que en cada caso el Decano o Directo designará, De su resultado dará cuenta por escrito al respectivo Decano o Director, tanto al Rector como al Consejo Directivo.

ARTÍCULO 201. Cada dos años, a partir de 1940, durante dos días consecutivos de la primera década de marzo, oportunamente indicados por el correspondiente Decano o designar el profesor y el estudiante que deben integrar el respectivo Consejo de Facultad o Escuela.

No podrán ser elegidos los dos profesores que representen al profesorado en los Consejos, ni los Vocales del Consejo Directivo, como tampoco los Decanos y Directores.

ARTÍCULO 202. La votación se mantendrá abierta durante cuatro (4) horas diarias los dos días dichos y las urnas permanecerán bajo la vigilancia de los Jurados de votación necesarios, a razón de una por cada cien sufragantes, en los sitios de los locales de las correspondientes Facultades y Escuelas que designe el Decano o Director.

Si quedare una fracción de sufragantes que divida por el número de urnas, correspondan a cada una veinticinco o menos, la fracción se distribuirá proporcionalmente en todas las urnas; en caso contrario, se nombrará un jurado más de votación con su correspondiente urna.

Dichas horas se fijarán así: de diez a doce y de dieciséis a dieciocho. Corresponde a los Decanos y Directores designar los jurados de votación, cada uno de los cuales se compondrá de tres miembros principales y tres suplentes.

Todas las faltas absolutas, temporales o accidentales de los miembros principales de los Jurados de votación se llenarán por los respectivos Suplentes. Igualmente corresponde a los Decanos y Directores oír y decidir las excusas de esas personas, y en caso de aceptarlas, nombrar los reemplazos.

Los miembros de los jurados de votación tomarán posesión ante los respectivos Decanos y Directores.

El Decano o Director entregará a cada jurado de votación el censo de los sufragantes que les correspondan. Estos censos se tomarán de uno general en donde se comprendan todos los estudiantes matriculados en la respectiva Facultad, o Escuela, el cual extenderá en orden alfabético de apellidos, enumerando los sufragantes en serie cardinal no interrumpida, a partir de la unidad. La votación se hace por medio de papeletas y los votos son secretos. El Jurado de votación inspeccionará la colocación de la papeleta en la urna, a fin de que no se introduzcan dos o más en lugar de una.

Terminada la votación se procederá a abrir la urna en donde fueron depositados los votos. Un miembro del Jurado de votación contará las papeletas una a una. Si hubiera un número mayor que el de las personas que sufragaron, se insacularan todas ellas y después de moverlas para alterar su colocación se sacarán a la suerte estas papeletas, sean las excedentes, y sin abrirlas se quedarán inmediatamente.

En el acta de escrutinio parcial, se hará constar la circunstancia de que habla este artículo, con expresión del número de papeletas excedentes.

Si el número de papeletas quemadas excediere en un 30% o más del total depositado por los sufragantes, se anulará la elección.

Cuando una cubierta contenga más de un lote, se anulará su contenido.

ARTICULO 203. En el acta a que se refiere el artículo anterior, que debe ser firmada por los jurados de votación, se hace la relación de los resultados del escrutinio.

ARTÍCULO 204. Estas actas, junto con las papeletas delos votos, debidamente empacadas, se entregan inmediatamente en la Secretaría de la Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 205. Al día siguiente de recibidas las actas de los escrutinios parciales, el Decano o Director asesorado por el Secretario, por un profesor y por el discípulo, miembro del Consejo de la Facultad o Escuela, hará el escrutinio total.

De su resultado se levantará el acta que firmarán todas las personas mencionadas en este artículo.

Por medio de una nota el Decano o Director comunicará al Rector oportunamente el resultado de los escrutinios.

CONSEJOS DE ESTUDIANTES

ARTÍCULO 206. Cada año en los diez primeros días de marzo, se efectuarán las elecciones en todas las facultades y Escuelas de miembros de los Consejos de estudiantes.

ARTÍCULO 207. En aquellas Facultades o Escuelas en donde exista el año Preparatorio, éste tendrá un representante.

ARTÍCULO 208. Las elecciones se efectuarán de acuerdo con las prescripciones establecidas.

ARTÍCULO 209. Las elecciones se efectuarán para un principal y dos suplentes por cada año de estudio de la respectiva Facultad o Escuela.

Se escrutará para principal el que haya obtenido la mayoría de votos; para primer suplente el que lo haya seguido en número de votos para principal; y para segundo suplente el que haya obtenido el tercer lugar en número de votos para principal.

ASAMBLEA UNIVERSITARIA

ARTÍCULO 210. La Asamblea Universitaria estará formada por la reunión de los Consejos Estudiantiles, constituidos de la manera ya indicada.

INCOMPATIBILIDADES

ARTÍCULO 211. El miembro elegido por el Consejo Académico, si es uno de su seno, perderá de hecho el cargo que desempeña como Decano o Director.

ARTÍCULO 212. Los Vocales del Consejo Directivo pueden ser a la vez Decanos, ni Directores de Facultades, Escuelas o Institutos, como tampoco miembros de los Consejos de Facultades o Escuelas.

Ningún Vocal del Consejo Directivo puede representar al mismo tiempo varios cuerpos electores, por consiguiente cuando el Vocal designado por el Gobierno Nacional haya sido igualmente elegido por el Consejo Académico o por el profesorado de la Universidad, a éstos corresponde a proceder a una nueva elección, la cual se llevará a cabo de inmediatamente, previos los trámites establecidos para ello.

Cuando el mismo Vocal del Consejo Directivo haya sido elegido por el profesorado de la Universidad o el Consejo Académico, éste procederá a efectuar inmediatamente una nueva elección.

En tal virtud no corresponde al Vocal del Consejo Directivo escoge su credencial. Por lo tanto, se establece este orden de precedencia; la credencial del Gobierno Nacional excluye la del Consejo Académico y la del profesorado de la Universidad y la de éste último excluye la de aquél.

ARTÍCULO 213. Los miembros de los Consejos de Facultades o Escuelas, no pueden ser vocales del Consejo Directivo, como tampoco corresponde a ellos escoger su credencial. A este último respecto se establece el siguiente orden de precedencia: la credencial del cuerpo de profesores excluye la del alumnado.

SANCIONES

ARTÍCULO 214. El derecho de elegir o de ser elegido engendra para los profesores y alumnos la obligación de votar.

ARTÍCULO 215. Los alumnos que no hayan tomado parte en la votación perderán el derecho, dentro del respectivo año, de hacer reclamaciones de orden interno, formular quejas y protestas contra las decisiones emanadas de los organismos, a cuya elección debió contribuir.

Para este efecto se hará por el Secretario de cada Facultad o Escuela la lista de los mencionados alumnos, la cual se mantendrá fijada en la Secretaría durante el año.

No incurren en estas sanciones los alumnos que por ausencia de la ciudad se hayan hecho excusar por el Decano o Director previamente, y los que por enfermedad no hayan concurrido a la votación, enfermedad comprobada con el certificado del médico de la asistencia social universitaria.

DISPOSICIONES GENERALES

ARTÍCULO 216. Todos los escrutinios serán públicos.

ARTÍCULO 217. Dentro de los cinco días siguientes al de la elección, los Vocales del Consejo Académico, del profesorado y de los estudiantes en el Consejo Directivo que hayan sido designados en propiedad, deberán presentar los comprobantes de que tienen las condiciones exigidas por la ley y el reglamento de la Universidad, con el objeto de obtener la confirmación de los nombramientos por medio de resoluciones motivadas, sin la cual los elegidos no pueden tomar posesión de Vocales del Consejo Directivo, ni ejercer este cargo.

Tales comprobantes deben presentarse así; las de Vocal del Consejo Académico, ante esta entidad; las del profesorado y del estudiantado, ante el Consejo Directivo. Las resoluciones de confirmación o de información serán dictadas por dicho Consejo, en el caso primero, y por el Rector en los otros casos.

Para los Vocales del profesorado y del estudiantado ante los Consejos de las Facultades y Escuelas, el Decano o Director confirmará el nombramiento de los elegidos, dentro de los tres días siguientes al de la elección, por medio de una resolución motivada; sin ese requisito no podrán posesionarse del cargo de miembros del Consejo de la correspondiente Facultad o Escuela, ni ejercerlo.

Cuando se trate de reelección, es suficiente comprobante el haber venido desempeñando el empleo.

ARTÍCULO 218. Al vencimiento de los planos señalados en el artículo anterior, se considerarán de hecho insubsistentes los nombramientos, si los interesados no hubieren presentado los comprobantes, o si fuere negada la confirmación del nombramiento.

La nueva elección se hará: en el caso de Vocal del Consejo Académico, dentro de los quince días siguientes, previa convocatoria de dicho Consejo; en el de Vocales del profesorado, ante el Consejo Directivo, dentro de la semana subsiguiente, por medio de convocatoria del Rector, hecho por conducto de los Decanos y Directores; esta convocatoria se hará por resolución motivada; en el caso de los Vocales de los estudiantes ante el mismo Consejo, por Convocatoria de la Asamblea Universitaria, previa la observación delo dispuesto en el artículo respectivo. Finalmente, en el caso de los Vocales en los Consejos de las Facultades y Escuelas, el respectivo Decano o Director convocará a una nueva elección, dentro de la semana subsiguiente.

CAPÍTULO XXVIII

PENSIONES DE JUBILACIÓN

ARTÍCULO 219. Las personas que hayan servido a la Universidad en el ramo docente o administrativo, y que tengan 20 años de servicio y por lo menos 60 años de edad, tendrán derecho, como pensión de jubilación, a la mitad del último sueldo que hayan devengado, cuando se trate de un cargo de carácter administrativo y a la totalidad del sueldo cuando el cargo sea de carácter docente.

PARÁGRAFO. Tendrán también derecho a la pensión anterior, los empleados en el ramo docente o administrativo que se hayan inutilizado a causa del servicio. En este caso el profesor o empleado recibirá dicha pensión mientras dura su incapacidad.

ARTÍCULO 220. Los profesores que hayan cumplido 60 años, después de haber servido por lo menos 10 años a la Universidad, tendrán derecho a una pensión de jubilación igual a la mitad de su sueldo como profesores más de 1/20 de dicho sueldo por cada año de servicio cumplido sobre los 10 años mínimos indicados hasta un máximo de 20 años en total.

PARÁGRAFO. A la misma pensión señalada en este artículo tendrá derecho el profesor que haya contraído una enfermedad durante el tiempo de su servicio que lo inhabilite para el ejercicio del profesorado.

ARTÍCULO 221. La cuantía del sueldo de jubilación será fijada por el Consejo Directivo sobre la base del sueldo devengado durante el último año o del promedio de los tres últimos años que sirvió a la Universidad, a opción del interesado.

PARÁGRAFO. Los Profesores que hayan desempeñado cargos de carácter docente y administrativo separada o simultáneamente, percibirán la pensión de jubilación que resultare por la liquidación por separado de su servicio en cada uno de estos cargos, de acuerdo con el tiempo que hayan permanecido en ellos y la edad que tengan al retirarse.

ARTÍCULO 222. Ninguna pensión de jubilación podrá exceder de $250.00 ni se liquidará tampoco ninguna pensión inferior a $60.00. En este último caso, la persona tendrá derecho a la totalidad del sueldo devengado si está dentro de las condiciones de retiro especificadas en este reglamento.

ARTÍCULO 223. El goce de la pensión presupone buena conducta; es incompatible con el ejercicio de cualquier empleo de la misma Universidad.

ARTÍCULO 224. Las pensiones de jubilación de que trata el presente reglamento, serán decretadas por acuerdo del Consejo Directivo, a petición del interesado. Desde los 65 años el profesor puede ser retirado del servicio para ser jubilado a petición del Rector, y con aprobación del Consejo Directivo.

ARTÍCULO 225. Cuando un profesor cumpla 70 años su retiro es obligatorio, y el Consejo Directivo así lo decretará efectuando inmediatamente la liquidación de la jubilación que le corresponde, según lo previsto en este reglamento.

ARTÍCULO 226. Los profesores eméritos de la Universidad que se hayan distinguido por servicios prestados a ella, pero que por circunstancias especiales no estén dentro de la actual reglamentación, podrán aspirar a un auxilio especial o a una pensión de jubilación, siempre que el Consejo Directivo clasifique a dichos profesores en alguno de los casos que comprende el reglamento. En el caso de la pensión de jubilación respectiva, deberá ser aprobado también por el Consejo Académico de la Universidad.

ARTÍCULO 227. Los profesores que gocen de una pensión de jubilación, deberán desempeñar las comisiones que el Consejo tenga a bien confiarles, y en tal caso podrán percibir los honorarios correspondientes, así como cualquier otro derecho causado en los actos académicos de la Universidad, cuando su presencia en ella sea solicitada por la autoridad correspondiente.

ARTÍCULO 228. Las disposiciones anteriores entrarán en vigencia tan pronto como en el presupuesto de la Universidad se apropien las partidas necesarias para atender a estas obligaciones.

CAPÍTULO XXIX

BECAS

Cómo se adjudican y cómo se pierden

ARTÍCULO 229. La Universidad reconocerá tres clases de auxilios a los estudiantes, a saber:

1) Las becas por las cuales los estudiantes favorecidos se harán acreedores al pago de una suma mensual fijada por el Consejo Directivo y a un total exención de derechos, tanto de matrícula como de exámenes preparatorios;

b) El auxilio para las tesis calificadas con Mención Honorífica, el cual consistirá en una suma señalada por el Consejo Directivo y que la Universidad pagará a los autores de aquellas tesis de grado calificadas como tales, con el objeto de que se reembolsen de los gastos de publicación; y

c) Las Bolsas Viajeras

ARTÍCULO 230. Las becas serán otorgadas por concursos que se verificarán en las Facultades o Escuelas en donde hubieren de matricularse los favorecidos. Estos concursos tendrán lugar siempre que hubiere necesidad de llenar cupos de becas vacantes, previa reglamentación de los respectivos Consejos de cada Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 231. La duración del auxilio de becas se extenderá hasta que el beneficiario termine sus estudios, entendiéndose por tal el hecho de cursar y aprobar las materias correspondientes al último año de cada pénsum.

ARTÍCULO 232. Los requisitos para poder ingresar a los respectivos concursos serán los siguientes:

a) Una solicitud de ingreso al concurso;

b) Un certificado comprobatorio de falta de recursos del aspirante y de sus padres, lo cual acreditará con certificados expedidos por el Recaudador de Hacienda Nacional y el Tesorero del Municipio en donde reside la familia del estudiante, en que conste el impuesto sobre la renta sobre el capital y el del catastro con que está gravado tanto el patrimonio del estudiante como el de sus padres.

ARTÍCULO 233. Además de los requisitos exigidos en el artículo anterior, será condición para adjudicar una beca en las Facultades, el que el estudiante haya cursado, y haya sido aprobado en su primer año de estudios profesionales, dándole preferencia en igualdad de condiciones al que esté más adelantado en estudios. Exceptuándose de esta disposición a la Escuela de Medicina Veterinaria, Facultad de Agronomía de Medellín, en donde sí podrá haber alumnos becados desde el comienzo de estudios.

ARTÍCULO 234. En caso de un auxilio de beca quedare sin beneficiario por cualquier causa, podrá el Decano o Director respectivo, con la autorización del Rector, llamar a concursos especiales para su adjudicación.

ARTÍCULO 235. Anualmente, todo alumno becado, para poder recibir las mensualidades correspondientes a su auxilio durante el año venidero, deberá presentar ante la Sindicatura de la Universidad un certificado en el que consten las calificaciones obtenidas en los exámenes finales. También deberá presentar un certificado de la conducta observada durante el período respectivo. Este certificado dela conducta observada, deberá ser refrendado por el Decano o Director.

ARTÍCULO 236. Las becas a que se refieren los artículos anteriores serán canceladas siempre que el estudiante incurra en una de las siguientes causales:

a) Haber sido expulsado de la Universidad o cometer falta grave que, a juicio del Consejo Directivo de la Facultad o Escuela respectiva sea suficiente para perder el beneficio;

b) Haber contraído enfermedad que lo imposibilite para seguir sus estudios;

c) No haberse inscrito en el libro de matrículas respectivo, dejando así suspenso el curso de estudios;

d) Haber sido reprobado en una materia del pénsum o aplazado en dos;

e) Haber desaparecido en él las circunstancias de pobreza, ya por desempeñar cargo remunerado o por estar recibiendo otro auxilio, o por cualquier otro motivo semejante. El hecho de desempeñar cargo remunerado sólo será causal de terminación, en el caso de que los beneficios pecuniarios que de él reporten asciendan a una suma mayor de treinta pesos ($30.00) mensuales; y lo mismo se aplicará al caso de que el becado de la Universidad reciba auxilios por concepto de beca de cualquiera otra entidad oficial o particular.

ARTÍCULO 237. El Rector de la Universidad está autorizado para celebrar un acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional, en el sentido de que éste delegue en la Universidad la Facultad de conceder las becas que actualmente aquella entidad está adjudicando para cursar estudios en las Facultades y Escuelas de la Universidad.

CAPÍTULO XXX

BOLSAS VIAJERAS PARA PROFESORES Y ALUMNOS DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 238. Las bolsas Viajeras para profesores serán para las siguientes dependencias dela Universidad Nacional, así:

Una para la Facultad de Medicina,

Una para la Facultad de Matemáticas e Ingeniería

Una para la Facultad de Derecho y ciencias Políticas,

Una para la Facultad de Arquitectura,

Una para la Escuela de Odontología,

Una para la Escuela de Farmacia,

Una para la Escuela de Medicina Veterinaria,

Una para la Escuela de Bellas Artes,

Una para el Conservatorio de Música,

Una para el Instituto Agrícola Nacional de Medellín.

ARTÍCULO 239. Estas Bolsas Viajeras se adjudicarán cada año por el Consejo Directivo, de ternas presentadas por los respectivos Decanos o Directores.

ARTÍCULO 240. El Decano o Director respectivo enviará la hoja de servicios de los tres candidatos que presente con una breve exposición de motivos que justifique la composición de la terna.

ARTÍCULO 241. Todo Profesor tiene el derecho de postular su candidatura ante su Decano o Director para la Bolsa que vaya a adjudicarse.

ARTÍCULO 242. Las Becas para los alumnos serán determinadas en cuanto a su número y cuantía y prelación por el Consejo Directivo, y serán para las siguientes dependencias de la Universidad.

Facultad de Medicina,

Facultad de Ingeniería,

Facultad de Derecho,

Facultad de Arquitectura,

Escuela de Bellas Artes,

Conservatorio Nacional de Música,

Escuela de Odontología

Escuela de Medicina Veterinaria,

Escuela de Farmacia, e

Instituto Agrícola de Medellín.

Las Bolsas Viajeras se destinarán a los alumnos que se hayan graduado dentro de los diez meses que preceden a la adjudicación y que mayormente se hayan distinguido en todo el curso de su carrera por su aprovechamiento, su seriedad en los estudios y su comportamiento social, y su cuantía será la suma estrictamente necesaria para sostenimiento del estudiante durante un año en el país donde haya de verificar sus estudios.

ARTÍCULO 243. El valor de las Bolsas Viajeras se incluirá preferentemente en el presupuesto de la correspondiente dependencia.

CAPÍTULO XXXI

DEPARTAMENTO DE SERVICIO SOCIAL UNIVERSITARIO

ARTÍCULO 244. El Departamento de Servicio Social Universitario, atenderá por cuantos medios considere conducentes al bienestar de los estudiantes de la Universidad Nacional.

ARTÍCULO 245. La defensa de la salud del estudiante será la primera preocupación de esta oficina que dependerá directamente a la Rectoría de la Universidad, asesorada por el Decano de la Facultad de Medicina.

ARTÍCULO 246. El Departamento de Servicio Social Universitario levantará la ficha médica y social completa de cada uno de los estudiantes de la Universidad y llevará a cabo los tratamientos que allí mismo sean prescritos.

ARTÍCULO 247. La oficina establecerá un consultorio que tendrá servicio permanente durante todo el año escolar y así mismo se encargará de atender a domicilio durante este tiempo, a los estudiantes cuyas enfermedades lo exijan.

ARTÍCULO 248. La oficina levantará la información más completa posible sobre los estudiantes necesitados de un apoyo de la universidad.

ARTÍCULO 249. La oficina recogerá la documentación conducente a la adjudicación de becas, auxilios y exenciones de matrícula, y velará por que la instalación y condiciones de vida en general de los estudiantes, cuyos hogares no se hallen en la ciudad sean las más adecuadas a la defensa de la salud y al rendimiento de su trabajo en la Universidad.

ARTÍCULO 250. Esta oficina se encargará de estudiar asimismo las solicitudes de alojamiento para la residencia que se construye en la Ciudad Universitaria, con el propósito de favorecer en primer término a los estudiantes más dignos de este apoyo.

ARTÍCULO 251. La oficina se preocupará de prestar al estudiante universitario todo el concurso material, moral o espiritual que pueda necesitar en el curso de sus estudios y que esté dentro de las posibilidades del presupuesto de esta dependencia.

ARTÍCULO 252. La Universidad prestará estos servicios durante el término lectivo del año universitario, no haciéndose responsable de los estudiantes, durante los meses de vacaciones.

ARTÍCULO 253. La Universidad no reconocerá ningún servicio prestado fuera de su Consultorio, sin que éste haya sido ordenado por el Jefe de este Departamento.

ARTÍCULO 254. Este Departamento estará servido por el siguiente personal:

Un Médico Jefe,

Un Médico Ayudante,

Una Visitadora Social,

Un Oficial de Estadística,

Dos practicantes

Un enfermero.

ARTÍCULO 255. Para atender parcialmente a los gastos que demanda el presente acuerdo, cada estudiante deberá pagar la suma de $5.00 como seguro de enfermedad al hacerse la inscripción de la matrícula.

ARTÍCULO 256. Quedan derogados los acuerdos 16 de 1936 y 51 de 1937.

CAPÍTULO XXXII

CONSEJO DEPORTIVO UNIVERSITARIO

ARTÍCULO 257. El Consejo Deportivo Universitario (que se designa en lo sucesivo con las iniciales C.D.U.) tiene por objeto principal el fomentar, organizar y dirigir la educación física y los deportes en las Facultades, Escuelas e Institutos, dependientes dela Universidad Nacional y en las Facultades e Institutos que, previa solicitud de afiliación, sean admitidos por considerar que sus condiciones encajan dentro de las normas y reglamentos de la mencionada entidad.

ARTÍCULO 258. El Consejo Deportivo Universitario se funda como dependencia y bajo los auspicios y autorización del Consejo Directivo de la Universidad Nacional.

ARTÍCULO 259. El Consejo Deportivo Universitario mantendrá relaciones permanentes con el servicio de educación Física del Ministerio de Educación Nacional, a fin de conocer en todos los momentos las normas que, en forma oficial, se dicten sobre educación Física, con el Comité Olímpico. Colombiano y las Asociaciones Nacionales Deportivas con objeto de ceñirse a las disposiciones tanto internacionales como Nacionales en cuestiones deportivas y, con las Facultades, tanto oficiales como particulares que funcionen en Colombia, para buscar un mayor acercamiento entre los deportistas y en general entre todos los universitarios del país.

PARÁGRAFO. El Consejo Deportivo Universitario fomentará igualmente el intercambio de ideas, propaganda y correspondencia con todas las Universidades, facultades, Escuelas e Institutos del exterior, a fin de conocer los programas que sobre Educación Física, Deportes, Atletismo y actividades inherentes desarrollen dichas instituciones.

ARTÍCULO 260. El Consejo Deportivo Universitario podrá intervenir en todos los problemas, conflictos o asuntos relacionados con la Educación Física o el Deporte en cualquiera de sus manifestaciones, que surjan entre sus afiliados, pero se abstendrá de intervenir en conflictos deportivos entre entidades diferentes de sus afiliados, y en el caso de que sea solicitado su concurso, y si lo estima oportuno, designará la comisión o comisiones que estime conveniente para tales fines.

ARTÍCULO 261. El Consejo Deportivo Universitario, previa autorización del Consejo Directivo de la Universidad Nacional otorgará premios, menciones honoríficas, certificados, y toda suerte de distinciones que juzgue oportuno conferir y que redunde en mejoramiento y estímulo de la Educación Física y del fomento del Deporte en la Universidad y entre sus afiliados.

CAPÍTULO XXXIII

CONSTITUCIÓN Y DOMICILIO DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 262. El Consejo Deportivo Universitario, cuya fundación se verificó el día dos de julio de 1938 en las oficinas del Director Nacional de Educación física y con asistencia de delgados de las Facultades y Escuelas de Medicina, Derecho, Ingeniería, Arquitectura, Veterinaria, Farmacia y del Instituto de Educación Nacional de Educación física, funcionará como dependencia de la Universidad Nacional y tendrá sus oficinas en la capital de la República.

CAPÍTULO XXXIV

MIEMBROS COMPONENTES DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 263. El Consejo Deportivo Universitario estará integrado por los siguientes miembros:

a) Por el Director de Deportes de la Universidad Nacional;

b) Por delegados de las Facultades, Escuelas e Institutos dependientes de la Universidad Nacional de Colombia, quienes serán los únicos que tendrán voto en las deliberaciones;

c) Por delegados de las Facultades, Escuelas e Institutos oficiales que, sin depender de la Universidad Nacional, sean admitidos por el Consejo Deportivo Universitario en representación de las entidades respectivas;

d) Por delegados de las Facultades, Escuelas e Institutos particulares de índole universitaria que sean admitidos por el Consejo Deportivo Universitario en representación de las respectivas entidades;

PARÁGRAFO. Los delegados de las Facultades, Escuelas e Institutos de que trata este artículo serán alumnos matriculados en el plantel que representan.

ARTÍCULO 264. Los miembros del Consejo Deportivo Universitario durarán en el ejercicio de sus funciones por espacio de un año y podrán ser reelegidos por las entidades que los hubieren designado como sus delegados.

ARTÍCULO 265. Cada miembro del Consejo Deportivo Universitario deberá tener un suplente, quien lo reemplazará en las faltas accidentales, temporales o definitivas.

ARTÍCULO 266. Los delegados al Consejo Deportivo Universitario serán elegidos por los deportistas de cada una de las Facultades, Escuelas o Institutos, y tal elección será promovida por el Decano o Director respectivo.

PARÁGRAFO. Los Decanos y Directores autorizarán la elección y aprobación de la designación hecha.

ARTÍCULO 267. El período a que se refiere el artículo respectivo de los presentes Estatutos, se iniciará el día 15 de julio de cada año y terminará el 14 de julio del año siguiente.

ARTÍCULO 268. Las elecciones para la designación de delegados al Consejo Deportivo Universitario, se verificarán en las Facultades, Escuelas e Institutos afiliados, en la última semana del mes de junio de cada año.

CAPÍTULO XXXV

REUNIONES DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 269. El Consejo Deportivo Universitario se reunirá por lo menos dos veces en el mes, pero podrá ser convocado por el Presidente cuando así lo estime necesario dicho funcionario o cuando lo exige el Comité ejecutivo o los mismos miembros del Consejo.

ARTÍCULO 270. Las disposiciones tomadas por el Consejo Deportivo Universitario, se denominarán acuerdos y resoluciones. Para los primeros se requerirá la unanimidad de votos y para la segunda, la mayoría.

ARTÍCULO 271. Las medidas de trascendencia o de orden general no podrán ser tomadas sino (accidentales) por medio de acuerdos y las relativas a cuestiones de orden interno, disciplina, campeonatos, presentaciones, desfiles y asuntos económicos, por medio de resoluciones.

ARTÍCULO 272. Las sesiones del Consejo Deportivo Universitario serán presididas por el presidente y en su ausencia por el Vice-presidente. El quórum lo constituirán la mitad más uno de los miembros que tengan derecho a voto.

CAPÍTULO XXXVI

COMITÉ EJECUTIVO DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 273. El Comité Ejecutivo del Consejo Deportivo Universitario estará integrado por un Presidente que será el mismo del Consejo Deportivo Universitario; un Vicepresidente; un Secretario General y un Tesorero delegado del Síndico de la Universidad, quien deberá prestar fianza de manejo a favor de la Sindicatura.

PARÁGRAFO. El período del Comité Ejecutivo será el mismo del Consejo Directivo Universitario.

ARTÍCULO 274. Los Miembros del Comité Ejecutivo podrán ser elegidos entre los mismos miembros del Consejo o entre personas que el Consejo considere hábiles aptas para desempeñar los cargos pertinentes.

CAPÍTULO XXXVII

ATRIBUCIONES DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 276. El Consejo Deportivo Universitario tendrá las siguientes atribuciones y deberes:

a) Tomar las medidas necesarias para la organización y fomento de la Educación Física y el Deporte entre todos sus afiliados;

b) Organizar cada año las competencias internas de cada Facultad, Escuela o Instituto afiliados en aquellos deportes que sean fijados como obligatorios por el Consejo Deportivo Universitario, como también en lo que, por voluntad expresa, siquiera de tres entidades afiliadas se incluyan en el programa anual;

c) Organizar cada año competencias entre todas las entidades afiliadas con el objeto de establecer el cuadro de campeones y marcas universitarias;

d) Organizar cada dos años competencias deportivas inter-universitarias nacionales;

e) Proponer al Consejo de la Universidad Nacional las reformas a los Estatutos y las reglamentaciones pertinentes;

f) Resolver con la mayor urgencia los asuntos que surjan entre los afiliados;

g) Tener al día a sus afiliados en la reglamentación del deporte tanto nacional como internacional;

h) Elaborar y presentar, para su aprobación, en el mes de octubre de cada año, al Consejo Directivo de la Universidad Nacional, el programa de labores y el proyecto de presupuesto de gastos para el fomento de la Educación Física y el deporte en el año siguiente;

i) Remitir en el mes de junio de cada año al Consejo Directivo de la Universidad Nacional un informe detallado de las labores efectuadas en el período reglamentario;

j) Estudiar con el Síndico de la Universidad el sistema de administración del Estadio de la Ciudad Universitaria, sometiendo cualquier plan de acción a la aprobación del Consejo Directivo de la Universidad Nacional:

k) Proponer al Consejo Directivo de la Universidad Nacional los candidatos para profesores de Educación Física o entrenadores del personal subalterno para los puestos creados por el Consejo Directivo de la Universidad Nacional que haya de tener a su cuidado la vigilancia del Estadio y de sus elementos.

l) Fomentar el intercambio deportivo entre las Universidades nacionales y extranjeras;

ll) Llevar las estadísticas de sus afiliados y, organizar, por intermedio del Instituto de Educación Física, la elaboración y registro de la ficha antropométrica de todos y cada uno de los participantes;

m) Editar bajo su dirección y administración un órgano de divulgación de sus actividades, proyectos, etc.

n) Reglamentar la participación de equipos o elementos universitarios afiliados para su participación en los campeonatos que se efectúen fuera de la Universidad;

o) Inculcar entre los elementos afiliados el espíritu deportivo y el amateurismo;

p) Organizar anualmente el día deportivo universitario, el cual se llevará a cabo el primer sábado de septiembre;

q) Proponer al Consejo Directivo de la Universidad Nacional los cambios de profesores de Educación Física, entrenadores o empleados de que trata el inciso k) del presente artículo, cuando lo considere oportuno y conveniente para el mejor desarrollo y organización de las funciones a su cargo.

CAPÍTULO XXXVIII

DE LAS AFILIACIONES AL CONSEJO DEPORTIVO UNIVERSITARIO

ARTÍCULO 277. Siendo el objeto principal del Consejo Deportivo Universitario el de fomentar la Educación Física y el deporte entre los universitarios de Colombia y existiendo Escuelas e Institutos en el país que por sus condiciones especiales pueden ingresar al movimiento iniciado por la Universidad Nacional, podrán ser afiliados al Consejo Deportivo Universitario las Universidades, Facultades, Institutos y Escuelas nacionales y particulares que llenen los siguientes requisitos:

Primero. Facultades, Escuelas e Institutos dependientes de la Universidad Nacional.

a) Elevar una solicitud firmada por el Decano o Director respectivo al Consejo Deportivo Universitario, pidiendo su afiliación. Tal solicitud deberá ser hecha por lo menos quince días antes dela terminación del período reglamentario del Consejo Deportivo Universitario.

b) Acompañar a la solicitud los siguientes datos:

1. Número de alumnos del plantel;

2. Nombres de los profesores de Educación Física o entrenadores que figuren en su nómina y sueldos que devenguen;

3. Lista de los diferentes equipos deportivos y participantes, con especificación de los deportes que se practiquen.

4. Lista de los elementos deportivos, gimnasios, campos deportivos y demás implementos con que cuente la entidad;

5. Presupuesto asignado anualmente para Educación Física y Deportes.

Segundo. Universidades y Facultades particulares y Oficiales:

a) Los mismos datos y condiciones fijados en los apartes a) y b) del acápite 1o. del presente artículo.

ARTÍCULO 278. Recibida por el Consejo Deportivo Universitario la solicitud de afiliación de una entidad, de acuerdo con las condiciones antes expresadas, el Consejo pasará la documentación a la comisión que para el efecto nombre la presidencia y una vez conocido el informe se someterá a la votación de los miembros del Consejo la afiliación respectiva.

ARTÍCULO 279. Una nueva entidad no podrá ser recibida como afiliada al Consejo Deportivo Universitario, mientras no sea aprobada por unanimidad delos miembros que integren el Consejo en la fecha de la solicitud.

CAPÍTULO XXXIX

DE LAS AFILIACIONES DE LAS ENTIDADES DE FUERA DE LA CAPITAL DE LA REPÚBLICA AL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 280. Las Universidades, Institutos y Escuelas de fuera de la Ciudad de Bogotá, donde funciona la sede del Consejo, se someterán a las mismas normas y condiciones fijadas en el Artículo 21 de estos Estatutos.

ARTÍCULO 281. Los delegados de las Universidades, Facultades, Escuelas e Institutos que funcionen en los Departamentos, solicitarán al Consejo Deportivo Universitario la designación de delegados en las capitales de las respectivas secciones de la república.

CAPÍTULO XL

DE LOS CONSEJOS DECCIONALES DEPORTIVOS

ARTÍCULO 282. En las capitales de los Departamentos, Intendencias y Comisarías, funcionarán Consejos Deportivos Universitarios seccionales, cuando el Consejo Deportivo Universitario así lo determine.

PARÁGRAFO. Los Consejos Deportivos Universitarios Seccionales serán entidades subsidiarias del Consejo Deportivo Universitario y esta entidad dictará su reglamentación a medida que las necesidades así lo exijan.

CAPÍTULO XLI

DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DEPORTIVO UNIVERSITARIO Y DE LOS DEMAS MIEMBROS DEL COMITÉ EJECUTIVO

ARTÍCULO 283. Serán funciones y deberes del Presidente del Consejo Deportivo Universitario:

a) Presidir todas las reuniones del Consejo Deportivo Universitario;

b) Tomar el juramento de posesión de los nuevos delgados;

c) Tomar posesión de su cargo ante el Rector de la Universidad;

d) Proponer al Consejo Deportivo Universitario las reformas a los Estatutos y reglamentos para someterlos al Consejo Directivo de la Universidad Nacional;

e) Autorizar con su firma las actas del Consejo Deportivo Universitario;

f) Presidir los Jurados de honor que se nombren para las diferentes competencias universitarias o inter-universitarias

g) Desempeñar todas las funciones y deberes que le sean inherentes por el Consejo Deportivo Universitario o por el Consejo Directivo de la Universidad Nacional; y

h) Velar por el cumplimiento de los Estatutos, reglamento, resoluciones, etc. del Consejo Deportivo Universitario.

ARTÍCULO 284. Serán funciones del Vice-Presidente:

a) El Vice-Presidente tendrá los mismos derechos. Atribuciones y deber del presidente, en ausencia de éste, temporal o definitivo.

ARTÍCULO 285. Serán funciones del Tesorero:

a) Llevar las cuentas pormenorizadas en los libros y formularios que le exija el Síndico de la Universidad Nacional;

b) Elaborar el proyecto de presupuesto de gastos para el fomento y organización de la Educación Física y el Deporte en la Universidad, y presentarlos al Consejo Deportivo Universitario para su estudio y aprobación, dentro del mes de octubre de cada año;

c) Rendir a la Sindicatura de la Universidad y al Comité Ejecutivo un informe mensual de las entradas y gastos habidos;

d) Organizar, llevar el control y vigilar el almacén de elementos deportivos y de todo aquello que sea adquirido por el Consejo Deportivo Universitario para el desempeño de sus labores;

e) Llevar al día el inventario delos elementos a que se refiere el inciso anterior; y

f) Cumplir con las demás obligaciones inherentes a su cargo.

ARTÍCULO 286. Serán funciones del Secretario:

a) Llevar las actas del Consejo Deportivo Univesitario;

b) Contestar la correspondencia, dando cuenta de ello al Presidente y al Consejo Deportivo Universitario, cuando sea el caso;

c) Hacer las citaciones reglamentarias y las que ordene el Presidente;

d) Llevar al día y custodiar los archivos del Conejo Deportivo Universitario;

e) Autenticar con su firma todos los documentos del Consejo Deportivo Universitario;

g) Usar el sello del Consejo Deportivo Universitario;

h) Cuida la Biblioteca del Consejo Deportivo Universitario;

i) Cumplir con las demás obligaciones y deberes inherentes a su cargo;

ARTÍCULO 287. La insignia oficial del Consejo Deportivo Universitario consistirá en una flecha de plata con las iniciales C.D.U. en los colores de la bandera nacional. Estas iniciales irán entrelazadas en el centro de la flecha. Como fondo llevará la cinta tricolor nacional en forma de escarapela. Esta insignia es obligatoria para los miembros del Consejo Deportivo Universitario en todos los actos oficiales a que deba concurrir el Consejo Deportivo Universitario, así como también en los torneos, campeonatos, etc., en que concurren universitarios o en que en una u otra forma asista la Universidad Nacional o representantes de ella.

ARTÍCULO 288. El Consejo Deportivo Universitario podrá remover a un miembro del Comité Ejecutivo cuando concurran las siguientes causas;

a) Falta de asistencia a cinco sesiones consecutivas con excusa; a tres sesiones consecutivas sin excusa; y

b) cuando se le compruebe que ha faltado a alguna de sus obligaciones

ARTÍCUL 289. El Comité Ejecutivo podrá solicitar el retiro de un miembro del Consejo Deportivo Universitario, cuando concurran causas similares a las anotadas en el artículo anterior.

El Comité Ejecutivo solicitará el retiro de un miembro del Consejo Deportivo Universitario ante el Decano o Director del plantel respectivo, dando aviso al interesado oportunamente.

ARTÍCULO 290. Para el retiro de un miembro del Comité Ejecutivo se requieren los votos por lo menos de las dos terceras partes de los delegados que integren el Consejo Deportivo Universitario en el momento de dicho retiro.

ARTÍCULO 291. Para el retiro de un miembro del Consejo Deportivo Universitario se requerirá el voto unánime de todos los miembros que integren el Comité Ejecutivo.

CAPÍTULO XLII

EN LAS CUOTAS DEL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 292. Las Universidades, Escuelas e Institutos Oficiales y particulares que no dependan de la Universidad Nacional y que soliciten su afiliación al consejo Deportivo Universitario, pagarán una cuota de afiliación de $20.00 y una cuota anual de $10.00 siempre que residan en Bogotá.

PARÁGRAFO. Los elementos Deportivo, Los entrenadores y los profesores serán de cuenta de cada una de las diferentes entidades de que trata este artículo.

ARTÍCULO 293. Las Universidades, Escuelas e Institutos Oficiales y particulares de fuera de Bogotá que soliciten su afiliación, pagarán únicamente una cuota de afiliación de $10.00 por año.

CAPÍTULO XLIII

DISPOSICIONES GENERALES AL CONSEJO DEPORTIVO

ARTÍCULO 294. Para las modificaciones y propuesta de reforma de los presentes Estatutos se requerirá el voto de todos los miembros del Consejo Deportivo Universitario en dos sesiones diferentes.

ARTÍCULO 295. Las modificaciones a los presentes Estatutos aprobadas por el Consejo Deportivo Universitario, entrarán a regir una vez aprobadas por el Consejo Directivo de la Universidad Nacional.

ARTÍCULO 296. El Consejo Deportivo someterá a la aprobación del Consejo Directivo de la Universidad el proyecto de reglamento en desarrollo de los Estatutos.

CAPÍTULO XLIV

DEL SEGURO COLECTIVO DE VIDA Y DEL AUXILIO DE CESANTÍA EN FAVOR DEL PERSONAL ADMINISTRATIVO DE LA UNIVERSIDAD.

ARTÍCULO 297. Se entiende por personal administrativo el que integran los empleados que desempeñan funciones permanentes y regulares dentro de la Universidad y que no se dedican, por razón del puesto que desempeñan a labores docentes o científicas.

ARTÍCULO 298. El monto del seguro a favor del empleado administrativo será una suma equivalente al sueldo devengado en el año, y para computarlo se tendrá en cuenta el promedio de los doce meses, o del tiempo trabajado, si éste no llegare al año.

ARTÍCULO 299. El pago de dicha suma se hará al beneficiario o beneficiarios que señale el empleado, o en su beneficio a los herederos legales.

ARTÍCULO 300. La obligación de reconocer el seguro se extiende hasta 30 días después de la separación del empleado de sus respectivas funciones, y cuando ésta sea motivada por enfermedad, hasta 90 días después de su retiro.

El empleado perderá su condición de asegurado desde el momento en que se le separe de la Universidad por mala conducta o incumplimiento del contrato comprobados.

ARTÍCULO 301. En caso de despido que no sea originado por mala conducta o por incumplimiento del contrato, comprobados, el empleado tendrá derecho a un auxilio de cesantía equivalente a un mes de sueldo por cada año de servicio que preste o haya prestado, y proporcionalmente sobe las fracciones de año.

Para los efectos de este artículo se toma el sueldo medio que el empleado haya devengado en el último año de servicio o el de todo el tiempo de trabajo si éste no llega al año.

No son acreedores a este auxilio los empleados que tengan período fijo de acuerdo con la ley y los reglamentos.

ARTÍCULO 302. Para el reconocimiento y pago del auxilio de cesantía se tendrán en cuenta los servicios prestados en las distintas dependencias que componen hoy la Universidad, desde el año de 1927.

ARTÍCULO 303. El pago del seguro y del auxilio de cesantía se ordenará por medio de resoluciones motivadas de la Rectoría, aprobadas por el Consejo Directivo de la Universidad.

ARTÍCULO 304. Autorízase al Rector para que, del presupuesto de la Universidad, tome cada año una suma prudencial para formar un fondo de reserva destinado a atender el pago de los seguros y auxilios. A este fondo no podrá dársele destino diferente del indicado.

CAPÍTULO XLV

EXCURSIONES

ARTÍCULO 305. Como complemento de la enseñanza, se efectuarán excursiones científicas de acuerdo con lo determinado por los Consejos de las Facultades y Escuelas ciñéndose a los itinerarios fijados por los mismos.

ARTICULO 306. Estas excursiones tendrán el carácter de un trabajo práctico, experimental o de aplicación y obedecerán a un plan armónico estudiado de antemano por el Consejo de la respectiva Facultad o Escuela.

ARTÍCULO 307. Las apropiaciones correspondientes deberán hacerse sobre los prospectos que presenten los Decanos o Directores acerca de las excursiones que se piense realizar en el año. Los prospectos presentados deberán constar:

a) De una descripción de los lugares que convendrá visitar;

b) De un programa de observación y estudios que deba realizarse durante la excursión, con el itinerario y la enumeración de las materias que se tratarán en cada uno de los días de la excursión.

c) De un presupuesto del costo de la excursión.

ARTÍCULO 308. En la elaboración de presupuesto anual de cada Facultad o Escuela, se fijará la partida asignada para excursiones.

ARTÍCULO 309. La excursión estará dirigida por uno o varios profesores nombrados para tal efecto por consejo de la respectiva Facultad o Escuela, de acuerdo con la índole de la excursión; uno de ellos (en caso de varios) será responsable de su eficiente desarrollo. En consecuencia los estudiantes deberán someterse a sus disposiciones, no solamente en lo relacionado con los trabajos, sino en todos los detalles que en el curso del viaje se presenten.

ARTÍCULO 310. El estudiante que durante la excursión faltare al cumplimiento de la obligación que le impone el artículo anterior, así como el que cometiere falta de conducta que desdiga del buen nombre de la Facultad o Escuela, o implique desorganización en estos estudios prácticos, a juicio del Jefe, será expulsado dela excursión, y será acreedor a las sanciones que en tales casos establezca el reglamento.

ARTÍCULO 311. La Universidad pagará de sus fondos la retribución especial que corresponda a los profesores y ayudantes que dirijan la excursión, así como los gastos que demande el transporte de instrumentos, y otras operaciones relacionadas con la enseñanza práctica que trata de darse. También costeará la movilización de los estudiantes y sus gastos ordinarios de alojamiento, pero correrá por cuenta de ellos todo lo referente a otros gastos extraordinarios que implique el viaje.

ARTÍCULO 312. Terminada la excursión, deberán los estudiantes presentar por conducto de la Secretaría a los profesores de las clases respectivas, un informe relacionado con la excursión, en donde consten sus observaciones y estudios. Este informe será calificado y tendrá influencia en la nota final delos cursos relacionados con la excursión. El profesor acompaña o preside la excursión, hará también un informe sobre el particular. Los trabajos interesantes podrán ser publicados en la revista de la Universidad.

ARTÍCULO 313. Los Consejos de las Facultades fijarán las fechas en que puedan verificarse las excursiones.

CAPÍTULO XLVI

ALMACÉN Y DEPÓSITO DE LA UNIVERSIDAD

ARTÍCULO 314. El Almacén y depósito de la Universidad dependerá de la Sindicatura. El jefe almacenista deberá constituir fianza ante la Sindicatura, en cuanto a su cuantía y demás condiciones en un todo de acuerdo con lo que prescribe la Contraloría General de la República.

ARTÍCULO 315. La Sindicatura de la Universidad reglamentará el funcionamiento de la Sección de Almacenes y depósito y fijará las obligaciones de cada uno de los empleados y propondrá por conducto de la Universidad, el Consejo Directivo, la refundición de empleados, la creación de nuevos empleados, cuando las necesidades del almacén y depósito así lo requieran.

ARTÍCULO 316. Las existencias en los almacenes de la Universidad serán incorporadas en esta Sección como aporte de las dependencias a que pertenecen y el Jefe almacenista deberá entenderse con los Secretarios de las Facultades e Institutos, o dependencias de la Universidad a fin de establecer control en cuanto a la distribución e inversión de los elementos que el Almacén o depósitos suministren, enseres todos estos que quedan bajo la custodia respectiva del almacenista en general, y de los Secretarios citados, de acuerdo con lo establecido en el capítulo respectivo de los Secretarios en general e igualmente todo esto bajo la fianza que dichos empleados deben prestar ante el Síndico de la Universidad.

ARTÍCULO 317. Una vez organizado el almacén deberá proceder a formar el inventario riguroso de las existencias y cada año antes de clausurarse el año escolar deberá el almacenista entregar al Síndico el balance e inventario anual.

ARTÍCULO 318. El Jefe almacenista está facultado para practicar visitas a los Laboratorios y demás dependencias de la Universidad que tengan relación con elementos suministrados por el almacén o depósito cada mes, debiendo levantar un acta en la cual se hará discriminación del activo y pasivo de los enseres y útiles suministrados y de las irregularidades que anote. De esta acta pasará copia al síndico de la Universidad, quien a su vez dará cuenta al Rector.

ARTÍCULO 319. Adcríbese el Almacén por intervención directa de la Biblioteca la adquisición y venta de libros colombianos y extranjeros y de todo lo relacionado con las publicaciones de la Universidad y el servicio de intercambio y adquisición de libros y de textos de consulta, folletos, revistas, con destino a profesores y a alumnos.

HORAS DE TRABAJO

ARTÍCULO 320. Las horas de trabajo del personal administrativo de la Universidad serán de 8 a.m. a 12 y de las 14 a las 17 horas.

CAPÍTULO XLVII

BIBLIOTECA

ARTÍCULO 321. El Servicio de la Biblioteca de la Universidad Nacional estará directamente subordinado al Rector. Su organización tiende a adquirir y conservar todas las publicaciones de orden científico, didáctico y literario, especialmente las que sirven como consulta a profesores y estudiantes de la Universidad.

ARTÍCULO 322. Se adopta para la clasificación el sistema de la American Library Association: clasificación nacional de Dewey y encabezamientos de la Biblioteca del Congreso de Washington.

ARTÍCULO 323. La Biblioteca tendrá las secciones indispensables al servicio de las diferentes dependencias dela Universidad y mientras se construye en la ciudad Universitaria un edificio especial las secciones funcionarán en los respectivos edificios de las Facultades y Escuelas.

ARTÍCULO 324. Los mobiliarios que componen las Bibliotecas Seccionales de las Facultades o Escuelas serán ejecutados según modelo standard que será adoptado por el Consejo Directivo de la Universidad.

ARTÍCULO 325. Son funciones del Bibliotecario de la Universidad:

a) Implantar el sistema de catalogación y clasificación adoptado;

b) Reglamentar con la aprobación del Rector la lectura en la Biblioteca y en las secciones de la misma, para lo cual se pondrá de acuerdo con el respectivo Jefe de cada Sección;

c) Organizar los Servicios del personal para formar catálogos, inventarios y registros;

d) Atender a los servicios de revistas y canjes;

e) Suministrar al Director de la Revista el dato de las adquisiciones de la Biblioteca para que las incluya en la sección de bibliografía que tendrá dicho órgano;

f) Llevar las estadísticas de las diferentes bibliotecas, de acuerdo con los datos suministrados por los bibliotecarios de cada Facultad o Escuela;

g) Mantener el orden y hacer cumplir los reglamentos del servicio a su cargo;

h) Informar anualmente al Rector dela Universidad sobre la marcha de las secciones a su cargo.

ARTÍCULO 326. El Director de la Biblioteca de la Universidad elaborará un proyecto de reglamento interno de la dependencia a su cargo, que someterá, por conducto del Rector, al Consejo Directivo para su aprobación.

CAPÍTULO XLVIII

REVISTAS

ARTÍCULO 327. La "Revista de la Universidad Nacional" estará a cargo y dirección del Rector de la Universidad y además contará con un Jefe de redacción y un administrador.

ARTÍCULO 328. Esta revista será el órgano oficial de publicidad de la Universidad.

ARTÍCULO 329. La Revista tendrá el sostenimiento del canje con las diversas publicaciones nacionales y extranjeras.

ARTÍCULO 330. Para llevar a cabo la publicación de la revista, el Rector de la Universidad dictará las medidas necesarias y someterá a la aprobación del Consejo Directivo el acuerdo respectivo.

ARTÍCULO 331. Las solicitudes de los alumnos para cualquier asunto relacionado con la Universidad deberán dirigirse al Decano o Director respectivo, como inmediata autoridad que conoce de asuntos escolares, y además como conducto regular para dirigirse al Consejo de la Facultad o dependencia, al Rector o al Consejo Directivo de la Universidad.

ARTÍCULO 332. Quedan derogadas las disposiciones anteriores al presente acuerdo que relacionen con la misma materia de Estatutos o reglamentos de la Universidad.

ARTÍCULO 333. El presente acuerdo regirá desde la fecha.

Dado en Bogotá, a cuatro de mayo de mil novecientos treinta y nueve.

AGUSTÍN NIETO CABALLERO

Presidente

OTTO DE GREIFF

Secretario