Cargando el Contenido del Documento
Por favor espere...

  Concepto 5 de 2014 Oficina Jurídica Nacional
 
  Fecha de Expedición: 04/07/2014  
  Fecha de Entrada en Vigencia:
 
  Medio de Publicación:

 
  Sistema de Información Normativa, Jurisprudencial y de Conceptos "Régimen Legal" - Universidad Nacional de Colombia
 

 

Ver temas del documento  
  Contenido del Documento    

[DJN-C-005-2014]

Bogotá D.C., 4 de julio de 2014

CONCEPTO No. 5 DE 2014

Asunto: Devolución de pagos por concepto de matrícula o derechos académicos

En respuesta a las solicitudes que se hicieran a esta Dirección, sobre la normativa que reglamentó la devolución de los derechos de matrícula o académicos para los estudiantes de posgrado que por no renovar matrícula entraran en reserva de cupo y hubieran cancelado anticipadamente estos costos, así como otras situaciones que aparentemente no se encuentran previstas en la normativa interna, se emitió concepto jurídico en los siguientes términos:

DESCRIPTORES

- Devolución de matrícula

- Devolución de derechos académicos

- Cancelación de periodo académico

- Reserva de cupo

- Error de tabulación

- Exención de pago

- Becas con apoyo externo

- Analogía

- Enriquecimiento sin causa

FUENTES FORMALES

- Ley 153 de 1887

- Ley 30 de 1992

- Decreto Ley 1210 de 1993

- Acuerdo 100 de 1993 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 11 de 2005 del Consejo Superior Universitario - Estatuto General

- Acuerdo 8 de 2008 del Consejo Superior Universitario - Estatuto Estudiantil-

- Acuerdo 28 de 2010 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 29 de 2010 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 32 de 2010 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 62 de 2012 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 60 de 2012 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 104 de 2013 del Consejo Superior Universitario

- Acuerdo 70 de 2009 del Consejo Académico

- Resolución 2146 de 1993 de Rectoría

- Resolución 240 de 1998 de Rectoría

- Resolución 121 de 2010 de Rectoría

- Resolución RG - 24 de 2012 de Rectoría1

- Resolución 1416 de 2013 de Rectoría

- Resolución 2 de 2014 de Vicerrectoría Académica

- Circular 3 de 2012 de Rectoría

FUENTES AUXILIARES

- Sentencia C-083 de 1995 de la Corte Constitucional

- Sentencia SU-975 de 2003 de la Corte Constitucional

- Sentencia T-219 de 1995 de la Corte Constitucional

- Sentencia de 22 de julio de 2009, Radicación No. 35026, de la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado

PROBLEMA JURÍDICO:

¿Qué normas se aplican para la devolución de costos de matrícula o de derechos académicos en la Universidad?

TESIS JURÍDICA:

Existen varias normas sobre la devolución de matrícula o derechos académicos en la Universidad, que no se encuentran unificadas, pero que son aplicables a pregrado o posgrado cuando no exista para alguno de ellos reglas específicas, en uso de los principios generales del derecho, como lo es la analogía y la prohibición del enriquecimiento sin causa.

No obstante, para valorar la procedencia de las devoluciones, en consonancia con el principio del enriquecimiento sin causa se debe evaluar si el estudiante hizo uso de servicios tales como, bienestar, servicio de salud estudiantil, bibliotecas, póliza, entre otros de carácter administrativo, que impliquen una devolución proporcional en la matrícula.

ANTECEDENTES

Con respecto al tema de devolución de matrícula, esta dependencia ha emitido varios conceptos, en los cuales se realiza un estudio de la normativa de la Universidad Nacional de Colombia con respecto a casos específicos, por lo que se procede a exponer la tesis jurídica de los más relevantes.

Concepto 23 de 2010

El Concepto 23, expedido mediante Memorando No. 565 de 28 de mayo de 2010, planteó como problema jurídico si era procedente la devolución de las sumas de dinero pagadas por concepto de derechos de matrícula cuando el estudiante ya se había matriculado en el periodo académico para el cual efectuó dicho pago.

En respuesta, se indicó que no era procedente la devolución, excepto cuando la causa se debiera a graves problemas de salud que les impidieran a los estudiantes continuar con la participación y el desarrollo de las actividades académicas del periodo académico para el cual se efectuó el pago.

Concepto 45 de 2011

El Concepto 45, expedido mediante Memorando No. 1301 de 29 de noviembre de 2011, planteó como problema jurídico la identificación de la autoridad competente para ordenar la devolución de sumas pagadas por concepto de matrícula a los aspirantes seleccionados que adquirieron el estado de admitidos.

De acuerdo a esto, se planteó como tesis que era el Consejo Superior Universitario la autoridad que tenía la competencia para expedir el acto administrativo ordenando la devolución del valor cancelado por concepto de matrícula para los aspirantes seleccionados que adquirieron el estado de admitidos y que habiendo pagado dichos costos no puedan efectuar la matrícula inicial y adquirir la calidad de estudiante. Esta tesis fue expuesta luego de que se llevara a cabo un estudio de cada uno de los casos en los que opera la devolución.

1. APLICACIÓN ANALÓGICA DE LAS NORMAS

Teniendo en cuenta la diversidad normativa de la Universidad para el tema de devoluciones de los costos de matrícula, dirigidas en algunos eventos para pregrado y en otros para posgrado -Acuerdos 32 de 2010 y 104 de 2013 del Consejo Superior Universitario; Acuerdo 70 de 2009 del Consejo Académico2; Resoluciones RG-24 de 2012, 1416 de 2013 y 121 de 2010 de Rectoría y Circular 3 de 2012-, se genera inquietud sobre la existencia de vacíos sobre aspectos puntuales de ese tema.

Frente a estas aparentes anomias, esto es, la ausencia de norma para un caso particular, se ha previsto la aplicación analógica de la ley, que inicialmente se encuentra consagrada en el artículo 8º de la Ley 153 de 1887 y que consiste en que "cuando no hay ley exactamente aplicable al caso controvertido, se aplicarán las leyes que regulen casos o materias semejantes, y en su defecto, la doctrina constitucional y las reglas generales de derecho."

La aplicación analógica de las normas es considerada como una función integradora de la ley, con la que se busca aplicar reglas a casos semejantes. Esta forma de aplicación ha sido estudiada por la Corte Constitucional, quien ha manifestado:

"(...) la analogía es la aplicación de la ley a situaciones no contempladas expresamente en ella, pero que sólo difieren de las que sí lo están en aspectos jurídicamente irrelevantes, es decir, ajenos a aquéllos que explican y fundamentan la ratio juris o razón de ser de la norma. La consagración positiva de la analogía halla su justificación en el principio de igualdad, base a la vez de la justicia, pues, en función de ésta, los seres y las situaciones iguales deben recibir un tratamiento igual."3

En ese sentido, existen unas condiciones que se deben cumplir para que la analogía sea aplicada, las cuales corresponden a:

"De conformidad con el inciso 2 del artículo 230 de la Constitución, debe la Corte, en ausencia de ley positiva, integrar el ordenamiento mediante la aplicación de la equidad, la jurisprudencia, los principios generales del derecho y la doctrina. El principio de la analogía, o argumento a simili, consagrado en el artículo 8º de la Ley 153 de 1887, supone estas condiciones ineludibles: a) que no haya ley exactamente aplicable al caso controvertido; b) que la especie legislada sea semejante a la especie carente de norma, y c) que exista la misma razón para aplicar a la última el precepto estatuido respecto de la primera"4. (Subrayado y negrita fuera de texto)

Para el caso, sobre la reglamentación de las devoluciones, a pesar de que existe una variada normativa que algunas veces solo prevé reglas para pregrado, esto no supone que éstas no puedan ser aplicadas a posgrado, ya que en ambos casos está dada la misma situación que hace razonable la devolución, solo distinta por el programa académico cursado. Así las cosas, sea en pregrado o posgrado, quienes se encuentran en estas calidades son en términos generales estudiantes de la Universidad, que están sujetos a un mismo Estatuto Estudiantil.

2. ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

Otro de los argumentos que han confirmado la viabilidad de la devolución de los costos de matrícula o derechos académicos es la teoría del enriquecimiento sin causa, que corresponde a la situación que se presenta cuando en una relación entre dos partes, una aumenta su patrimonio en contraposición de la disminución del de la otra sin que medie una causa para ello.

De acuerdo con lo anterior, la jurisprudencia tanto constitucional como la del Consejo de Estado ha desarrollado unos presupuestos que tienen que presentarse para que opere el enriquecimiento sin justa causa5, los cuales corresponden a:

1) Que haya un enriquecimiento en un patrimonio

2) Que exista un empobrecimiento correlativo en otro patrimonio

3) Que el enriquecimiento y el empobrecimiento presentando no tenga una causa jurídica que lo sustente (injusto e ilegítimo)

4) Que el empobrecido no tenga medio para reclamar y obtener compensación de su detrimento frente al enriquecido

5) Que no se intente desconocer o burlar una disposición imperativa de la ley

Esta oficina tuvo la oportunidad de analizar el tema de la devolución de costos de matrícula en el Concepto 45 de 2011, por lo que se estableció que, con fundamento en la inviabilidad del enriquecimiento sin causa, era posible solicitar al Consejo Superior Universitario la devolución de estos valores y así obtener la restitución de lo pagado anticipadamente por el estudiante.

Así mismo, mediante Concepto 23 de 2010, esta oficina dispuso con respecto al mismo tema que el estudiante no puede soportar una carga pecuniaria injustificada, ya que no recibe la contraprestación por la que pagó y, por tanto, operaría el enriquecimiento sin causa.

En ese sentido, la forma de evitar un posible enriquecimiento sin causa de la Universidad por el pago de los costos de matrícula o derechos académicos por parte de estudiantes, sin que haya un disfrute de estos, es permitiendo la devolución de los mismos, máxime cuando el estudiante no recibe efectivamente la contraprestación.

No obstante, para valorar la procedencia de las devoluciones, en consonancia con el principio del enriquecimiento sin causa se debe evaluar si el estudiante hizo uso de servicios tales como, bienestar, servicio de salud estudiantil, bibliotecas, póliza, entre otros de carácter administrativo, que impliquen una devolución proporcional en la matrícula.

3. CASOS DE APLICACIÓN DE DEVOLUCIÓN DE VALOR DE MATRÍCULA

La sufragación de los costos de matrícula, como lo expresó el Acuerdo 8 de 2008 del Consejo Superior Universitario -Estatuto Estudiantil-, es uno de los requisitos que se debe cumplir para entenderse matriculado y, en esa medida, para adquirir la condición de estudiante. Éstos están compuestos tanto para pregrado como para posgrados por:

1. Pregrado: Matrícula, bienestar, sistematización y póliza de seguro de accidentes6

2. Posgrado: Derechos administrativos, derechos académicos, bienestar y póliza7

A pesar de existir diferencias en ambos casos, la naturaleza de estos costos sigue siendo la misma, es decir, buscan retribuir el servicio de educación prestado por la Universidad.

Debe aclararse que cuando no se cumplen las demás condiciones establecidas en el Estatuto Estudiantil, como entregar la documentación correspondiente o realizar la inscripción, aún cuando esos costos se cancelen, no se configura la matrícula inicial. Así mismo, se presentan casos en los que a pesar de ser pagados, se hace viable la devolución, sin que ello establezca una pérdida de la condición de estudiante.

En estas últimas situaciones, lo que se busca es devolver esos valores de matrícula o de derechos académicos que no se causaron, es decir, por los cuales la Universidad no prestó el servicio.

En consecuencia, se hace necesario presentar el panorama normativo de estos casos y de los procesos establecidos para su devolución.

Cancelación de periodo académico

La cancelación de periodo académico tiene la finalidad de interrumpir las actividades por situaciones particulares, sean éstas de fuerza mayor, caso fortuito o por traslado entre programas curriculares, sin que se pierda la calidad de estudiante. Esta figura se encuentra prevista en el artículo 18 del Acuerdo 8 de 2008 del Consejo Superior Universitario -Estatuto Estudiantil-.

En esta figura, al no causarse los derechos académicos para posgrado y para pregrado de matrícula, es procedente la devolución de estos valores cancelados. Sin embargo, al no perderse la calidad de estudiante, no se da lugar al reintegro de los demás costos de matrícula, como póliza, sistematización y bienestar para pregrado y derechos administrativos, bienestar y póliza para posgrado. Esta opción fue dispuesta en el Acuerdo 32 de 2010 del Consejo Superior Universitario y, anteriormente, al no existir reglamentación, se daba aplicación a la interpretación realizada por el Concepto 23 de 2010 de esta oficina.

Este Concepto 23 estableció que, en vista de que no existía reglamentación para estas devoluciones, con fundamento en la inadmisibilidad del enriquecimiento sin causa, el estudiante que cancelaba el periodo académico por razones de fuerza mayor o caso fortuito podía solicitar la devolución del valor de matrícula, por lo que sería el Comité de Matrícula el encargado de definir si existiría restitución del dinero, en su calidad de cuerpo colegiado encargado de "establecer los criterios y políticas para resolver las situaciones especiales relacionadas con la liquidación y el pago de los derechos de matrícula"8 .

Con la expedición del Acuerdo 32 de 2010 del Consejo Superior Universitario se autorizó a los Decanos de Facultad y Directores de Sede de Presencia Nacional para ordenar la devolución de los derechos académicos para posgrado o de matrícula para pregrado, de manera proporcional al avance del semestre y hasta el momento en que se autoriza la cancelación del periodo académico con un límite del 100% de lo pagado en pregrado y hasta por el monto del 75% de lo cancelado para posgrado.

Este acuerdo fue reglamentado por la Resolución 1416 de 2013 de Rectoría, que se encargó de definir las tablas de devolución según las semanas transcurridas a la presentación de la solicitud de cancelación del semestre.

Reserva de cupo

La reserva de cupo es una situación que es automática a la ausencia de renovación de la matrícula. Se encuentra consagrada en los artículos 19 y 20 del Estatuto Estudiantil y es una figura que garantiza que el estudiante no pierda el cupo y pueda renovar su matrícula en los períodos académicos siguientes.

Este caso, ante la eventualidad de que se hayan cancelado los costos de matrícula y no se adquiera la calidad de estudiante, es viable que se efectúe la devolución de la totalidad de éstos.

Sobre las reglas para la devolución por reserva de cupo, se tiene que el artículo 9º de la Resolución 2146 de 1993 de Rectoría, modificada por la Resolución RG - 24 de 20129, es aplicable a este caso, debido a que su definición guarda relación directa con el reintegro de los valores cuando se cancelaba de manera anticipada y no operara la renovación de la matrícula, estableciendo:

"Artículo  9. Texto original subrayado fue modificado por art. 1, Resolución Rectoría RG 24 de 2012. El alumno que hubiere cancelado anticipadamente los derechos de matrícula para un período académico determinado y que no pueda matricularse en el mismo, tendrá derecho a la devolución del valor pagado.

"Así mismo se harán las devoluciones de los pagos ocasionados por claro error en la tabulación, en el cálculo de los indicadores o en la interpretación de la información suministrada.

"Parágrafo. Los estudiantes que habiendo cancelado anticipadamente los derechos de matrícula para un semestre determinado no puedan matricularse o que efectuaron pagos ocasionados por claro error en la tabulación, en el cálculo de los indicadores o en la interpretación de la información suministrada, deben presentar la solicitud de devolución ante los Directores de Bienestar de Facultad o quien haga sus veces y en las Sedes de Presencia Nacional ante el Director de Bienestar de la Sede o quien haga sus veces, durante el periodo académico para el cual efectuaron el pago.

"Los Decanos de Facultad y a los Directores de Sedes de Presencia Nacional son los encargados de ordenar dichas devoluciones a través de acto académico administrativo". (Subrayado y negrita fuera de texto).

Estas reglas fueron, a su vez, precisadas por la Circular 3 de 2012 de Rectoría, de la siguiente forma10:

"La devolución de sumas pagadas por concepto de matrícula generada por las situaciones mencionadas así como el trámite respectivo, fue establecida por el artículo 9 de la Resolución de Rectoría 2146 de 1993 y la Resolución RG-024 del 26 de marzo de 2012 de la Rectoría que la modificó, debiéndose tener en cuenta que:

"a. Los estudiantes de pregrado que se encuentren en alguna de las situaciones descritas deben presentar su solicitud ante los Directores de Bienestar de Facultad o quien haga sus veces y en las Sedes de Presencia Nacional ante el Director de Bienestar de la Sede o quien haga sus veces.

"b. La solicitud debe presentarse durante el periodo académico para el cual efectuaron el pago.

"c. Los Decanos de Facultad y los Directores de Sedes de Presencia Nacional son los encargados de ordenar dichas devoluciones a través de acto académico administrativo". (Subrayado y negrita fuera de texto).

De lo anterior se observa que para que opere la devolución debe mediar una solicitud previa del estudiante en un término perentorio, que corresponde al periodo académico para el que se efectuó el pago. La solicitud se presenta ante la Dirección de Bienestar de Facultad o el Director de Bienestar de la Sede de Presencia Nacional y la devolución es ordenada por los Decanos o los Directores de Sede de Presencia Nacional, mediante acto administrativo11 .

A pesar de que ésta regulación no señala expresamente que aplique para el caso de posgrados, sus reglas se pueden hacer extensivas para estos estudiantes, ya que no existe diferencia entre los estudiantes de pregrado y posgrado en cuanto a los costos de matrícula por pagar y se cumplen las condiciones de la analogía previstas anteriormente, así:

a. No hay una norma dentro de la Universidad aplicable al caso

b. La especie reglamentada corresponde a estudiantes de pregrado que ostentan la misma calidad que los de posgrado, por lo que ambos son en idénticas condiciones estudiantes de la Universidad.

c. La razón para aplicar la disposición es que en igualdad de condiciones, tanto los estudiantes de pregrado como los de posgrado, pueden de manera automática acceder a la reserva de cupo, por ende, en los dos casos pueden cancelar los costos de manera anticipada, dando origen a que se pueda solicitar su devolución.

Por tanto, en atención a la analogía y en cumplimiento de las condiciones descritas, las demás normas que regulen estos aspectos para pregrado también pueden ser aplicables para el caso de posgrados y viceversa.

Claro error en la tabulación, el cálculo o la interpretación de la información entregada por estudiantes de pregrado - Reubicación Socioeconómica

El error en la tabulación, el cálculo o interpretación de información entregada por el estudiante de pregrado al momento de la matrícula para determinar el Puntaje Básico de Matrícula inicial (PBM) es una situación reglada por el artículo 3º literal d) de la Resolución 240 de 1998 de Rectoría.

Así las cosas, la norma establece que en caso de considerarse que el PBM no corresponde a la situación económica planteada por el estudiante, se debe presentar la solicitud de reubicación socioeconómica ante el Comité de Matrícula de Sede, expidiéndose por el Vicedecano de Bienestar de la Facultad o quien haga sus veces un recibo temporal por el 30% del valor de los derechos de matrícula mientras se decide.

De esa forma, de resolverse favorablemente la solicitud del estudiante y verificada la existencia de un saldo a favor de éste producto de la disminución del PBM por debajo del 30% inicialmente pagado, hay lugar a la devolución del valor restante. Este evento está sujeto a las mismas reglas expuestas para la reserva de cupo, contenidas en el artículo 9º de la Resolución 2146 de 1993 de Rectoría, modificadas por la Resolución RG - 24 de 2012 y aclaradas en la Circular 3 de 2012 de Rectoría12, debido a que las mismas normas así lo consagran.

Exenciones de pago de matrícula o derechos académicos como estímulos a estudiantes de pregrado y posgrado

La exenciones de pago de matrícula o derechos académicos a estudiantes de pregrado y posgrado son estímulos que se otorgan a quienes cumplan determinadas condiciones. Estos estímulos están previstos en el artículo 58 del Acuerdo 8 de 2008 del Consejo Superior Universitario y han sido reglamentados por la Resolución 121 de 2010 de Rectoría, los artículos 30 a 33 del Acuerdo 70 de 2009 del Consejo Académico13 y el Acuerdo 60 de 2012 del Consejo Superior Universitario.

Estas exenciones, en algunos casos, dan origen a la devolución de los derechos de matrícula14, como sucede por ejemplo cuando el beneficiado del incentivo se encuentra cursando último semestre.

Al respecto, la Circular 3 de 2012 de Rectoría fijó las reglas mínimas para la realización de devoluciones, estableciendo que para el caso especial de los estímulos consagrados en el artículo 58 del Acuerdo 8 de 2008 del Consejo Superior Universitario será el Consejo de Facultad o quien haga sus veces el encargado de conceder y ordenar la devolución; mientras que para el caso de actividades deportivas se acude a la Dirección de Bienestar de Sede o quien haga sus veces, dependencia encargada de proceder a su otorgamiento y a ordenar la respectiva devolución.

Aspirantes seleccionados que adquieren la calidad de admitidos y que cancelan anticipadamente los costos de matrícula sin hacer uso de la matrícula inicial

Para que un aspirante adquiera la calidad de admitido a un programa curricular de la Universidad, debe cumplir con las condiciones que se encuentran previstas en el artículo 15 de la Resolución 2 de 2014 de la Vicerrectoría Académica, por lo que de acuerdo con la norma, para adquirir la calidad de admitido debe haberse inscrito en debida forma, presentado las pruebas, obtenido un puntaje que lo ubique en el cupo disponible y no tener inhabilidades, prohibiciones o sanciones disciplinarias vigentes.

Existen circunstancias en las cuales a pesar de que el admitido paga los costos de matrícula, no puede hacer uso de la misma y no adquiere la calidad de estudiante, dándose lugar a la devolución de los valores pagados, dado que no existió una contraprestación para el admitido por parte de la Universidad.

Estos casos no se encontraban previstos en el Estatuto Estudiantil ni en ninguna otra reglamentación de la Universidad, por ello el Concepto 45 de 2011 de esta oficina planteó que a la luz del numeral 18 del artículo 14 del Acuerdo 11 de 2005 del Consejo Superior Universitario - Estatuto General- y del artículo 122 de la Ley 30 de 1992, el Consejo Superior Universitario tiene la función de establecer el valor de los derechos pecuniarios por motivos académicos que se pueden cobrar y, por tanto, también es el encargado de decidir la devolución de los pagos efectuados por los admitidos que no hacen uso del derecho de matrícula inicial.

Posteriormente a este pronunciamiento, se expidió el Acuerdo 104 de 2013 del Consejo Superior Universitario que estableció:

"ARTÍCULO 1. Autorizar a los Jefes de las Divisiones de Registro de las Sedes o quien haga sus veces en las Sedes de Presencia Nacional, para ordenar la devolución de los valores cancelados por los aspirantes admitidos, de pregrado y posgrado, y que no completen el proceso de matrícula inicial en las fechas establecidas por la Universidad Nacional de Colombia.

"ARTÍCULO 2. Para la devolución autorizada se adelantará el siguiente procedimiento:

"1. El aspirante admitido y no matriculado, o quien lo represente por ser menor de edad, deberá realizar la solicitud ante la División de Registro de la Sede o quien haga sus veces en las Sedes de Presencia Nacional, anexando:

"a. Fotocopia legible del documento de identificación del aspirante admitido y no matriculado.

"b. Fotocopia legible del recibo de consignación.

"1. El Jefe de la División de Registro o quien haga sus veces en las Sedes de Presencia Nacional, previa verificación de la información entregada por el solicitante, mediante resolución ordenará la devolución del cien por ciento (100%) de los valores pagados por el aspirante admitido de pregrado o posgrado, según el respectivo recibo de matrícula cancelado.

"2. De acuerdo con el acto administrativo expedido la Tesorería correspondiente realizará la devolución autorizada." (Subrayado y negrita fuera de texto).

Esta norma otorgó a los Jefes de División de Registro de Sede o quienes hagan sus veces en las Sedes de Presencia Nacional la competencia para ordenar la devolución de los valores correspondientes a la cancelación de la matrícula inicial de los aspirantes admitidos que no hicieron uso de la misma.

Así mismo, estableció el procedimiento para realizar dicha devolución, el cual consiste en la presentación de una solicitud a la División de Registro de Sede acompañada de copia del documento de identidad y del recibo de pago.

Becas con apoyo externo u otro tipo de convenios

Este tipo de becas están reglamentadas en los artículos 35 y 36 del Acuerdo 28 de 2010 del Consejo Superior Universitario y se originan en la celebración de acuerdos de voluntades o convenios específicos entre la Universidad y otras entidades externas, siendo conocidas, por ejemplo, las becas ofrecidas por Colciencias. Tal como lo prevé la norma, estas becas se rigen por las reglas fijadas entre las partes al momento de la celebración de los acuerdos de voluntades, por lo que el pago de los valores por conceptos de matrícula es uno de los aspectos allí definidos.

Dado que se generan eventos en los cuales el estudiante cancela con recursos propios los costos de matrícula y, posteriormente, el tercero con el que la Universidad celebró un convenio previo para el otorgamiento de becas con apoyo externo hace el pago directo por el mismo concepto a la Universidad, se puede generar doble pago, presentándose la posibilidad de que se realice una devolución del valor entregado por el estudiante.

En este caso, la Universidad puede dar lugar a aumentar su patrimonio sin justificación, configurándose un enriquecimiento sin causa. Por ende, es viable dar aplicación a lo dispuesto en el Concepto 45 de 2011, bajo el entendido de que al no existir norma expresa que regule la situación y en vista de que los valores que se pretenden reclamar hacen parte de los costos pecuniarios que puede cobrar la Universidad, está dada la posibilidad de que se acuda a las devoluciones por parte de las autoridades que la Universidad ha delegado para esta materias.

CONCLUSIONES

Se precisa que las siguientes conclusiones se ajustan a la línea argumentativa del documento en su integridad y, por ello, deben leerse de forma articulada con aquella. Así, de acuerdo con el anterior análisis, se puede concluir lo que sigue:

1. La aplicación analógica de las normas es considerada como una función integradora de la ley, con la que se busca aplicar normas a casos semejantes. Para su aplicación se deben cumplir tres condiciones: que no exista una norma específica que regule el caso, que la especie reglada sea similar a la que carece de norma y que la razón de la aplicación de la disposición atienda al mismo interés de la situación que sí se encuentra prevista. En vista de lo anterior, es viable que se devuelvan los costos de matrícula para aquellas situaciones particulares en las que no se ha reglado con exactitud la devolución o alguna particularidad respecto de ésta.

2. El enriquecimiento sin causa resulta cuando en una relación económica una de las dos partes agranda su patrimonio mientras que la otra se empobrece, sin que la parte que lo disminuye reciba una contraprestación por ello y sin razón alguna. Esta figura tiene unos requisitos para que sea aplicada, que corresponden a que haya un enriquecimiento en un patrimonio, que exista un empobrecimiento correlativo en otro, que el enriquecimiento y el empobrecimiento presentando no tenga una causa jurídica que lo sustente, que el empobrecido no tenga medio para reclamar y obtener compensación de su detrimento frente al enriquecido y que no se intente desconocer o burlar una disposición imperativa de la ley. En vista de lo anterior, es viable que se devuelvan los dineros por concepto de costos de matrícula, con el fin de evitar que se configure un enriquecimiento de la Universidad sin justificación.

Estas apreciaciones sobre el enriquecimiento sin causa fueron expresadas por esta oficina mediante los Conceptos 23 de 2010 y 45 de 2011.

No obstante, para valorar la procedencia de las devoluciones, en consonancia con el principio del enriquecimiento sin causa se debe evaluar si el estudiante hizo uso de servicios tales como, bienestar, servicio de salud estudiantil, bibliotecas, póliza, entre otros de carácter administrativo, que impliquen una devolución proporcional en la matrícula.

3. En la Universidad existen casos en los que se ha autorizado la devolución de los costos de matrícula, por lo que es claro que no existe un vacío normativo en general sobre el tema. De esta forma, se describen los casos de devolución que se prevén en la normativa de la Universidad, además de aquellos que han sido previstos en circulares o que pueden seguir las reglas fijadas en otras cuerpos normativos:

- Para la devolución por la cancelación de periodo académico, la normativa aplicable se encuentra contenida en el Acuerdo 32 de 2010 del Consejo Superior Universitario y la Resolución 1416 de 2013 de Rectoría, que establece que estas decisiones deben ser tomadas por del Decano de la Facultad o los Directores de las Sedes de Presencia Nacional, de manera proporcional.

- El reintegro de los dineros por la reserva de cupo se realiza de acuerdo a las normas previstas en la Resolución 2146 de 1993 de Rectoría, modificada por la Resolución RG-24 de 201215 ambas de Rectoría, en las que se indicó que la autorización está a cargo del Decano de la Facultad o los Directores de las Sedes de Presencia Nacional.

- La devolución por claro error en la tabulación, cálculo o interpretación de la información presentado para el Puntaje Básico de Matrícula tiene su origen en las mismas reglas previstas para la reserva de cupo, tal y como lo prevé la Resolución 2146 de 1993 de Rectoría16.

- Para las exenciones de pago, cuando tenga cabida la restitución de los valores pagados por concepto de matrícula, se llevarán a cabo por los cuerpos colegiados o las autoridades que se prevén en la Circular 3 de 2012 de Rectoría, pudiendo ser aplicadas las reglas de la Resolución 2146 de 1993 de Rectoría.

- Frente a la situación de los aspirantes que adquieren la calidad de admitidos y que pagan los costos de matrícula, pero no hacen uso de ella, cabe la devolución de estos valores, en aplicación del Acuerdo 104 de 2013 del Consejo Superior Universitario, que dispuso que la competencia se encuentra en cabeza de la División de Registro y Matrícula de la Sede o quien haga sus veces en la Sedes de Presencia Nacional, mediando solicitud del interesado con los correspondientes soportes.

- Finalmente, para las becas con apoyo externo u otro tipo de convenios y la devolución de los derechos académicos en caso de doble pago, son las autoridades dispuestas en la normativa interna delegadas para la devolución quienes tramitan y autorizan la solicitud, en aplicación del criterio de analogía.

Es de advertir que, de acuerdo con el artículo 9º del Acuerdo 70 de 2012 del Consejo Superior Universitario, los conceptos jurídicos emitidos por esta Dirección cumplen una función orientadora, por lo que el interesado tiene la opción de acogerlos o no.

Cordialmente,

NANCY STELLA CRUZ GALLEGO

Directora

 

 

 

 

NOTAS PIE DE PÁGINA

1 Vale la pena aclarar que la Resolución RG-24 de 2012 de Rectoría fue derogada por la Resolución 1248 de 2015 de Rectoría, constituyéndose esta última en la nueva normativa para devolución de derechos académicos de aquellas personas que la cancelaron estos, pero no hicieron uso del derecho de matrícula y en el caso de "claro error en la tabulación, el cálculo o la interpretación de la información".

2 Vale la pena precisar que el Acuerdo 70 de 2009 del Consejo Académico fue modificado por el Acuerdo 117 de 2016, de este mismo cuerpo colegiado, en lo que se refiere a la Beca de Posgrado.

3 CORTE CONSTITUCIONAL. Sala Plena, Sentencia C-083 de 1995 M.P. Carlos Gaviria Díaz.

4 CORTE CONSTITUCIONAL. Sala Plena, Sentencia SU-975 de 2003, M.P. Manuel José Cepeda Espinosa.

5 CONSEJO DE ESTADO, Sala de lo Contenciosos Administrativo, Sección Tercera, Sentencia de 22 de julio de 2009, C.P. Enrique Gil Botero, Radicación 35026, también Sentencia de 1 de octubre de 2008, C.P. Ruth Stella Correa Palacios, Radicación 16849 y CORTE CONSTITUCIONAL, Sala Tercera de Revisión, Sentencia T-219 de 1995, M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz.

6 CONSEJO SUPERIOR UNIVERSITARIO. Acuerdo 100 de 1993, artículos 1º a 13 y Acuerdo 7 de 2010, articulo 14 parágrafo 1º.

7 Ibídem. Acuerdo 29 de 2010, artículos 2º a 6º.

8 DIRECCIÓN JURÍDICA NACIONAL. Concepto No. 23, Memorando 565 de 28 de mayo de 2010.

9 Cabe agregar a lo que ha dicho esta Dirección que mediante la Resolución 1248 de 2015 de Rectoría se derogó la Resolución RG-24 de 2012 y se modificó el artículo 9º de la Resolución 2146 de 1993, ambas también de Rectoría, eliminando la competencia de los Decanos y los Directores de Sede de Presencia Nacional de autorizar la devolución de los derechos de matrícula de aquellos estudiantes que no pueden matricularse o por claro error en la tabulación. Por ello, es la División de Registro en las Sedes Bogotá, Palmira, Medellín y Manizales, quien recepciona las solicitudes y verifica el cumplimiento de los requisitos, trasladando posteriormente la misma a la Dirección Financiera y Administrativa de la respectiva Sede para que mediante Resolución autorice la devolución. En las Sedes de Presencia Nacional, el trámite se adelanta por la Secretaría de Sede y la devolución se autoriza por la Dirección de Sede.

10 Ibídem.

11 Esta competencia para recibir y autorizar las devoluciones, de acuerdo con la Resolución 1248 de 2015 de Rectoría, cambió de la Dirección de Bienestar de Facultad o el Director de Bienestar de la Sede de Presencia Nacional y los Decanos o Directores de Sede de Presencia Nacional a la División de Registro en las Sedes Bogotá, Palmira, Medellín y Manizales y la Secretaría de Sede de Presencia Nacional y a la Dirección Financiera y Administrativa de la respectiva Sede y a la Dirección de Sede de Presencia Nacional.

12 Cabe agregar a lo que ha dicho esta Dirección que mediante la Resolución 1248 de 2015 de Rectoría se derogó la Resolución RG-24 de 2012 y se modificó el artículo 9º de la Resolución 2146 de 1993, ambas también de Rectoría, eliminando la competencia de los Decanos y los Directores de Sede de Presencia Nacional de autorizar la devolución de los derechos de matrícula de aquellos estudiantes que no pueden matricularse o por claro error en la tabulación. Por ello, es la División de Registro en las Sedes Bogotá, Palmira, Medellín y Manizales, quien recepciona las solicitudes y verifica el cumplimiento de los requisitos, trasladando posteriormente la misma a la Dirección Financiera y Administrativa de la respectiva Sede para que mediante Resolución autorice la devolución. En las Sedes de Presencia Nacional, el trámite se adelanta por la Secretaría de Sede y la devolución se autoriza por la Dirección de Sede.

13 Vale la pena precisar que el Acuerdo 70 de 2009 del Consejo Académico fue modificado por el Acuerdo 117 de 2016, de este mismo cuerpo colegiado, en lo que se refiere a la Beca de Posgrado.

14 DIRECCIÓN JURÍDICA NACIONAL. Concepto No. 45, Memorando No. 1301 de 29 de noviembre de 2011.

15 Cabe agregar a lo que ha dicho esta Dirección que mediante la Resolución 1248 de 2015 de Rectoría se derogó la Resolución RG-24 de 2012 y se modificó el artículo 9º de la Resolución 2146 de 1993, ambas también de Rectoría, eliminando la competencia de los Decanos y los Directores de Sede de Presencia Nacional de autorizar la devolución de los derechos de matrícula de aquellos estudiantes que no pueden matricularse o por claro error en la tabulación. Por ello, es la División de Registro en las Sedes Bogotá, Palmira, Medellín y Manizales, quien recepciona las solicitudes y verifica el cumplimiento de los requisitos, trasladando posteriormente la misma a la Dirección Financiera y Administrativa de la respectiva Sede para que mediante Resolución autorice la devolución. En las Sedes de Presencia Nacional, el trámite se adelanta por la Secretaría de Sede y la devolución se autoriza por la Dirección de Sede.

16 Ibídem.

 

Fecha de impresión: 19 de agosto de 2016

Preparó: Angy Gallo - Asesora

Adaptación a concepto: Angy Gallo - Asesora

Revisó: Doctoras Damaris Lagos - Jefe Grupo y Nancy Stella Cruz Gallego - Directora

Archivo: Reparto de la Dirección 20 de 2015